Menos temperaturas externas para recoger fruta.

Menos temperaturas externas para recoger fruta.

Viaje de ida y vuelta entre Campomayor, al otro lado de la frontera portuguesa, y Arroyo de San Serván. Todos los días. El equipo de trabajadores portugueses que vendrán vendiendo uva un año más en la finca Miguel Monterrey comenzará a caminar los casi 70 kilómetros que separan las dos ciudades cada mañana a principios de septiembre.

Son una muestra de trabajadores temporeros de otros países que encuentran empleo en el campo agrícola extremeño. Son cada vez menos. El número de filiales extranjeras en el sector agrícola en la región ha disminuido en los últimos años, impulsado principalmente por el aumento de la fuerza laboral local y la situación de la pandemia.

Entre las causas está también el aumento del nivel de vida en los países de origen, por lo que es menos rentable para los jornaleros de estos lugares ir a trabajar a España. Ocurre en la evolución de los datos de las filiales extranjeras en el régimen agrario. En 2018 venían en el 49% de los casos de la Unión Europea -donde los países han crecido en los últimos años- y ahora son el 43%.

13,539 sucursales extranjeras

en el régimen agrario hubo en los meses de mayo, junio y julio en Extremadura. Representan el 31,7% del total, cuando hace tres años eran el 42,8%

43% de las filiales extranjeras

en la región proceden de países de la Unión Europea (principalmente Rumanía y Portugal); en 2018 fueron 49%

“Hay otras zonas de producción donde se paga mejor salario que en Extremadura”, añade Natalio Caballero, gerente de El Escobar, la frutícola que sufrió un incendio en sus plantas de Mérida que destruyó una bodega con cinco millones de ají de fruta.

Ignacio Huertas, secretario general de Upa-Uce en Extremadura, aclara: «Las características de nuestras fincas hacen que no podamos traer contingentes de trabajadores extranjeros porque no podemos ofrecer tres o cuatro meses de trabajo continuo, que otras regiones pueden hacer, por lo que al final los temporeros ganan menos si vienen a Extremadura ».

La caída de la mano de obra extranjera es más evidente en algunos períodos del año que en otros. Por ejemplo, es más pronunciado en los meses de mayo, junio y julio, cuando se recolecta la mayor parte de la fruta de hueso, que en septiembre y octubre, cuando le toca el turno a la uva de mesa y la aceituna.

“Mucha menos gente viene de fuera; tenemos uno o dos extranjeros por banda y normalmente son personas que ya se han asentado aquí »

Natalio Caballero

Gerente de El Escobar

«Las condiciones laborales han mejorado mucho en el campo, con seis horas y media de jornada laboral y mayor seguridad jurídica»

Ignacio Huertas

Secretario General de Upa-Uce en Extremadura

Los datos muestran que estos son los dos períodos en los que más trabajadores extranjeros están inscritos en el régimen agrario en nuestra región. Hasta 13.539 en los últimos tres meses de este año. Son 2.800 menos que en el mismo período de 2018. Un descenso del 17,9%. “Viene menos gente de fuera, como máximo tenemos una o dos por tripulación; Los trabajadores de la zona están ganando impulso ”, dice Caballero.

Sabe de lo que está hablando. En los momentos más fuertes de la temporada de frutas, su empresa cuenta con hasta mil trabajadores temporeros en el campo. Ahora, poco más de la mitad. «Todavía hay trabajadores extranjeros, pero en muchos casos son personas que ya se han asentado aquí», agrega el gerente de El Escobar.

El martes, en la finca La Adelantada, a menos de diez kilómetros de Badajoz, unos 60 jornaleros se apresuraron a las últimas semanas de campaña. Recolectan ciruelas, y entre ellas solo hay una persona extranjera. “Casi todos son de la zona: de Higuera de Vargas, La Parra, Olirsi, Valverde de Leganés”, explica Esteban Valero, gerente de la empresa y gerente de los trabajadores. “Tenemos gente normal que viene todos los años; lo ideal es cambiar lo menos posible ”, dice.

Origen

En el norte de Cáceres, en la cosecha de cerezas que finalizó hace aproximadamente un mes, hay más temporeros extranjeros. «Especialmente portugueses y rumanos», dice el líder de la Upa en la región. Aunque las características de estas pequeñas empresas familiares hacen que la necesidad de mano de obra sea generalmente baja.

Por supuesto, la pandemia es una de las razones por las que ha habido una disminución en el volumen de trabajadores temporeros extranjeros en la región. Las restricciones de movilidad han provocado la llegada de menos trabajadores de fuera de España en 2020. «Y este año también está afectando», según Huertas.

“Tenemos personal permanente que viene todos los años; lo ideal es cambiar lo menos posible »

Esteban Valero

Director de la finca La Adelantada

No es la única causa. “Con el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI), el campamento resulta atractivo para los trabajadores españoles”, apunta el gerente de El Escobar, como una de las razones para facilitar la búsqueda de mano de obra local.

Actualmente, el salario es de 48 euros por jornada laboral.

Al respecto, el trabajo que se ha realizado en la negociación colectiva también es importante para la ejecutiva de la Upa: “No todo es el salario, las condiciones de los trabajadores han mejorado mucho y es muy bueno que tengan seguridad al respecto, En referencia, entre otras cosas, a las seis horas y media diarias incluidas en el convenio de campo.

Estos avances han llevado a los trabajadores de otros sectores que más han sufrido la crisis económica derivada de la pandemia a volver la mirada hacia la agricultura en busca de empleo.

En 2018, los extranjeros representaron el 42,8% del total de miembros del régimen agrario entre mayo y julio. En 2021 eran el 31,7%.

Finalmente, el aumento de la mecanización hace que el volumen de trabajadores requeridos sea cada vez menor. Es algo que ya ha sucedido con el tomate – «pasamos de hacerlo a mano a recolectar el 90% a máquina en solo cuatro años», recuerda el líder Upa – y que está avanzando en uvas y aceitunas. Los cultivos en espaldera son cada vez más comunes y las granjas están dimensionadas para trabajar con tractores.

Próximas campañas

Estas son las próximas campañas en la región. “De aquí muchos nos vamos a las aceitunas verdes”, dice José Antonio Lima, de Higuera de Vargas, mientras vacía un balde de ciruelas en los grandes cajones azules donde se transporta la fruta al almacén. El enverdecimiento tarda unos 40 días. «Es un trabajo a destajo – pagas según lo que cobras – y puedes ganar dinero», agrega otro trabajador temporal.

Al final, entre una temporada y otra, estos jornaleros están activos unos diez meses al año, porque algunos incluso trabajan como podadores cuando no hay cosecha.

En la uva, en particular, y en la aceituna verde, sigue habiendo un alto porcentaje de trabajadores de otros países

Lo que no hacen es la campaña de la uva. Para ella, agricultores como Monterrey están recurriendo a mano de obra extranjera. Lo consideran un trabajo más difícil. Los racimos se cortan casi al nivel del suelo. «Tienes que estar agachado la mayor parte del día», explican. También dura unas tres semanas como máximo, por lo que los ingresos son bajos.

Máximo de la Rosa, de Olirsi, recoge ciruelas en la finca La Adelantada. /

Arnelas

En 2020, último dato de este período, las filiales extranjeras representaron el 34,5% del régimen agrícola total en septiembre y octubre. Tres años antes eran del 40,6% y en 2019 del 41,1%.

Es decir, hasta la llegada del coronavirus, el porcentaje se mantuvo estable. Esto significa que todavía hay una mayor presencia de mano de obra extranjera tanto en la uva como en la aceituna.

Así lo confirman los propietarios de las fincas. Para Huertas, la diferencia de presencia de extranjeros entre unos campos y otros se debe también a que hay colecciones de diferentes productos que se superponen y muchos temporeros se desplazan desde otros países con la intención de aprovechar al máximo el tiempo en el que se encuentran. están lejos de sus hogares, por lo que rotan debido a las diferentes campañas y viajan por la geografía española en función de cómo puedan trabajar más.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *