«Las mujeres afganas no pueden hacer nada, si salen de casa las matan»

«Las mujeres afganas no pueden hacer nada, si salen de casa las matan»

Sadaf Rahimi llegó a España en 2016 con su hermana Shabnam. Vinieron a promocionar ‘Boxing for Freedom’, el documental dirigido y producido por los extremeños Antonio Moreno y Silvia Venegas que cuenta lo difícil que es ser una mujer afgana y una boxeadora.

Sadaf pronto se dio cuenta de que tenía derechos y libertades aquí de los que no disfrutaba en Afganistán y decidió quedarse. Ahora vive en Madrid y todos sus esfuerzos son para traer a su familia.

– ¿Cómo estás viviendo lo que está pasando en tu país?

–He comido muy poco desde hace días, ¿cómo puedo comer tranquilamente sabiendo cómo es mi familia? Es muy difícil. Hablé con mi hermana hace dos días. El teléfono de mis padres no tiene batería y no pueden cargarlo porque se ha cortado la luz. A veces, los de mi hermana tampoco funcionan porque cortan la señal del satélite y me resulta difícil comunicarme con ellos.

Tampoco tienen mucho para comer porque en el campo todo está cerrado y la poca comida a la venta cuesta mucho dinero.

Tengo mucho miedo, los talibanes, que no debería decirse así, pero han hecho una lista donde está el nombre de mi hermana. Jugó al fútbol con la Selección Femenina Internacional de Afganistán, luego se convirtió en directora del Departamento de Fútbol Femenino de mi país y por eso está en esa lista, si la encuentran la matan.

– La milicia talibán se creó en Afganistán y ha estado allí durante muchos años. ¿Cómo era la vida antes de la captura de Kabul?

Tuvimos momentos, en 1997, cuando tenía dos años, mi padre, mi madre nos llevaron a mí y a mis cuatro hermanos a vivir a Irán. Mi padre decidió que era mejor irse porque los talibanes ya estaban en Afganistán y no podías vivir.

Ocho años después regresamos a mi país, la situación había mejorado y las mujeres iban ganando espacio en la sociedad, de hecho, cuando regresé, comencé a boxear. Mi maestra de escuela quería organizar un equipo de chicas y les dije a mis padres que quería boxear.

–¿Por qué el boxeo, qué es lo que más te gusta de este deporte?

Es un deporte que veía en la televisión y me gustaba, pero en Afganistán, las mujeres no hacían esas cosas. Por eso fue una oportunidad para mí cuando me lo ofrecieron en la escuela. Mis padres me dijeron al principio que era un deporte peligroso para una niña, pero funcionó bien. Viajaba para participar en concursos y allí también tuve que afrontar la parte difícil de ser mujer y ser afgana fuera de mi país.

– ¿Es entonces difícil para una mujer afgana viajar fuera de sus fronteras?

Es difícil ahora que han cerrado todo y no tenemos gobierno, ministerio ni embajadas.

Viajar al extranjero para competir fue difícil porque una vez me preguntaron si era terrorista. ¡Y todo porque soy afgano! Hay terrorismo en mi país, pero no todos somos terroristas. Le dije a la gente que quiero la paz, por eso boxeo, que luche por mi país desde otra perspectiva y que desde fuera de Afganistán vean que las mujeres quieren y pueden.

–Pero el documental que grabaste no se vio en tu país.

Mis padres me permitieron registrarlo siempre que no se venda en Irán, Pakistán y Ubekistán porque es peligroso. Lo que puedes ver es mi vida, cómo voy a entrenar, cómo una mujer puede salir de casa y coger el coche. Que en este momento es impensable que se pueda hacer allí.

Ahora una mujer no puede poner un pie en la calle …

No pueden hacer nada, quedarse en casa, tener hijos y cuidar a sus maridos. Si salen a la calle, los matan directamente. Incluso si los talibanes quieren mostrar a la población que han cambiado. Cuando la televisión está encendida, no amenazan a la gente, pero mis amigos me han dicho que cuando no hay medios, traen niñas o viudas para casarlas.

Una amiga mía está ahora en casa, tuvo que dejar la universidad porque estaba prohibida. Ella, como todas las mujeres, no lo sabemos, no sabemos qué hacer, yo las quiero ayudar y no sé cómo y las mujeres de mi país solo quieren estudiar, ser libres y vivir en paz. .

¿Quieres que tu familia venga a España?

Sí claro, no los he visto desde hace cuatro años y estoy muy angustiado. Ellos también quieren venir pero ahora no pueden porque no hay forma de salir del país.

A mi marido le pasa lo mismo, está en Irán y necesita visa para viajar pero no sabe qué hacer porque las embajadas están cerradas. Me dijo que ahora pagará $ 29 a la policía iraní para que no lo lastimen porque no puede poner sus documentos en orden.

No sabemos qué pasará, pero la situación no mejorará, hay miedo a los talibanes y lo que la gente quiere es salir de allí.

El gobierno ha enviado un avión a Kabul para rescatar personas, se han realizado demostraciones de apoyo en muchas ciudades, ¿te sientes abandonado?

Creo que estas expresiones de apoyo son muy buenas, esperan que la gente de fuera allane el camino para las mujeres que no pueden hablar allí. Pero el apoyo que hay dentro del país con el presidente en fuga, no lo tenemos.

Solo pido que venga mi familia, yo vine y me quedé porque aquí tengo más oportunidades. Me costó adaptarme porque no sabía hablar español, ahora trabajo mientras estudio la ESO. En Afganistán hice el tercer año de economía pero aquí no tiene ningún valor y tuve que empezar de nuevo.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *