«La Plaza Juan de Loaisa de Plasencia ha dejado de ser pública por la ocupación de las terrazas»

«La Plaza Juan de Loaisa de Plasencia ha dejado de ser pública por la ocupación de las terrazas»

Algunas de las terrazas instaladas en la plaza Juan de Loaisa. / DAVID PALMA

Los vecinos de Cañada Real denuncian que «sus bancos ya no se pueden usar, los niños no pueden jugar y nadie puede caminar»

Ana B. Hernández

Este es el otro lado de la expansión de las terrazas de los bares. Una situación que se da en buena parte de la ciudad, pero en el caso de la plaza Juan de Loaisa, más conocida como plaza Sirimiri, hizo estallar a los vecinos.

El año pasado, el Ayuntamiento decidió ayudar al sector de la hostelería local permitiéndole instalar nuevas terrazas o ampliar las existentes, para poder superar mejor las consecuencias económicas de la pandemia.

En unos momentos, además, en los que no se puede ni se debe consumir en interiores. Con el mismo propósito, ha suprimido temporalmente el pago del impuesto por ocupación de suelo público. Una disposición que también se amplió en 2021 y que, como anunció recientemente el alcalde, Fernando Pizarro, será revisada con los hoteleros para 2022, para determinar si su continuidad o no.

«Pedimos una solución para que el barrio pueda volver a disfrutar de su plaza»

Sin embargo, más allá del pago o no del impuesto, es la ocupación de suelo público lo que ha llevado a protestar a los habitantes de Cañada Real, “porque la Plaza de Juan de Loaisa ya no es pública; Lo ocupaban tres establecimientos de restauración que se lo repartían ”, subrayan los propietarios e inquilinos de las fincas ubicadas en los números 4 y 6 de Cañada Real en la carta que remitieron al Ayuntamiento. Y eso viene después, aclaran, de la reunión que los representantes de ambos bloques -en los que residen 32 familias- mantuvieron hace dos meses con la concejala de Gobernación «sin que hasta la fecha se haya decidido nada». Tanto es así que, dicen los afectados, «que ahora son los representantes de todas las manzanas de la Plaza de Juan de Loaisa que quieren celebrar una reunión para tomar una acción común».

Porque aseguran que el problema de las terrazas les afecta a todos. “Los bancos ya no se pueden usar, los niños no pueden jugar y nadie puede caminar; Además, los dueños de los bares han transformado la plaza en un lugar de almacenamiento permanente, con sillas atadas entre sí o con árboles día y noche.

Asimismo, denuncian los ruidos que soportan. “Instalaron chiringuitos de plástico que convirtieron en terrazas cubiertas, con música a todo volumen; también han montado de forma permanente una alfombra para relajarse de día y con luces de colores por la noche, y cuando llueve, todos los muebles se apilan y se cubren con una lona ”.

Nos aseguran que por estos motivos «hemos acumulado hasta ahora más de 14 llamadas a la Policía Local». Pero la situación no ha cambiado «y los apartamentos se están depreciando». De ahí la nueva carta al Ayuntamiento, «para denunciar la situación que tenemos y pedir un remedio, para que el barrio pueda disfrutar de su plaza y vivir en paz».


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *