La investigación por supuesta prevaricación contra Alberto Casero, en el Supremo

La investigación por supuesta prevaricación contra Alberto Casero, en el Supremo

El juzgado número 2 de Trujillo ya ha concluido por ahora el proceso seguido contra el exalcalde de Trujillo, Alberto Casero, por un presunto delito de prevaricación continuada cuando era concejal. También envió un escrito motivado a la Corte de Casación para decidir sobre este caso. Cabe recordar que este Tribunal es el competente porque Casero es el delegado nacional del PP y por tanto está habilitado. Las partes implicadas también fueron informadas del nuevo paso dado, según ha podido saber este diario.

Alberto Casero ha sido noticia nacional en las últimas semanas porque su error al votar electrónicamente en el Congreso de los Diputados ha permitido aprobar la derogación parcial de la reforma laboral, a la que se ha opuesto el PP.

La investigación abierta, que duró varios meses, se centró en la contratación de varios servicios que el Consistorio de Trujillo realizó durante el mandato de Casero como concejal (2011-2018), sin cumplir teóricamente con los requisitos legales necesarios para la contratación pública.

Fuentes del TSJEx confirman que este miércoles el caso ya ha sido enviado al Tribunal Supremo. “Tras las diligencias previas practicadas tanto en documentos como en testimonios, para el supuesto de la declaración de Alberto Casero como sospechoso, pasamos al Tribunal Supremo para que se respete su derecho a la defensa como persona registrada”. Asimismo, se insiste en que este paso no significa que exista prueba de delito, sino que el juzgado de Trujillo no es competente para recoger la declaración del investigado.

Ya, en noviembre del año pasado, fuentes del Tribunal Supremo de Justicia de Extremadura (TSJEx), aclararon que lo único que se estaba haciendo era recabar la información necesaria para comprobar si había o no indicios de delito.

Un juzgado investiga al exalcalde de Trujillo por un presunto delito de prevaricación

El actual alcalde, José Antonio Redondo, tras declarar en los tribunales por este caso a finales del año pasado, recordó que la investigación se debió a que conocían en su momento de la existencia de varios contratos de servicios, suscritos en el precedente legislativo. , que no había sido inscrito en el registro municipal, y no había sido aprobado en sesión plenaria, ni por la Junta Directiva. “Son situaciones muy irregulares que tanto Secretaría como Intervención recomiendan poner a disposición de la Justicia para que pueda decidir quiénes son los responsables”, dijo en ese momento. Asimismo, indicó que la reiteración de este tipo de hechos motivó la apertura de la investigación.

Asimismo, en octubre de 2020, Redondo anunció que llevaría a la Fiscalía del Tribunal de Cuentas las reclamaciones económicas que varias empresas habían realizado en los tribunales. Uno de estos rondaba los 30.000 euros de la Cámara de Comercio del Perú en España. También hubo algo más de 56.000 euros de la Asociación Cultural ‘Bon Vivant’ para la celebración de los premios PopEye en el municipio de Trujillo.

Con la instrucción ya enviada, el Tribunal Supremo debe ahora decidir si continúa con la causa ya en Madrid, la archiva o la devuelve al juzgado de Trujillo para que el magistrado titular pueda realizar más diligencias. Por ahora Casero nunca ha sido llamado a declarar.

El archivo aún no se abrirá.

Los estatutos del PP establecen que cuando un miembro ha sido llamado a declarar como sospechoso (cosa que no ocurrió con Casero) se procederá a «abrir un expediente de información» que pasará a ser disciplinario si se abre un juicio.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.