La Guardia Civil pone fin a las subastas de armas

La Guardia Civil pone fin a las subastas de armas

Subasta celebrada el día 15 en la Comandancia de Badajoz, la última de su historia. / HOY DIA

El desinterés por esta fórmula para adquirir fusiles y una modificación legal hacen que en tres meses, en Cáceres, se celebre el último de la comarca

Celestino J. Vinagre

Después de más de cuatro décadas, sale la subasta de armas de la Guardia Civil. Desaparece. El lunes 15, en la Comandancia de Badajoz, se celebró la última en la provincia de Badajoz. La última de la comarca tendrá lugar en la sede del instituto armado de Cáceres, presumiblemente el próximo febrero. Un cambio normativo, pero también evidencia de que han perdido interés como fórmula para la adjudicación de fusiles y carabinas, ha llevado a su abolición.

“Eran como una especie de tradición pero, en verdad, no atraían a mucha gente, sobre todo a cazadores que querían comprar buenas armas a buen precio”, resume José María Gallardo, presidente de la federación extremeña de caza (Fedexcaza) sobre un oferta surgida para liberar a los tribunales de las armas incautadas por orden judicial.

A lo largo de los años básicamente han dado lugar a un procedimiento de compra y venta de escopetas y escopetas para cazadores que han venido en busca de negocio. «Últimamente habría habido, no digo que no, pero realmente no hubo más oportunidades», concluye Gallardo.

Lo habitual en este tipo de citas era subastar armas de personas con licencia de tiro caducada que no fue renovada, y de cazadores activos fallecidos y cuyos familiares no querían continuar con la práctica de la caza y querían deshacerse de ellos.

En menor medida, aunque también se les ofreció, portaban armas confiscadas en operativos contra el crimen.

Resultado

El resultado de cómo tuvo lugar la última subasta celebrada en el Comando de Badajoz consolida una tendencia de los últimos años. Inicialmente habría 763 armas por las que se podría pujar, pero finalmente se redujo a 588 porque desde que se anunció la subasta y hasta que se llevó a cabo, los propietarios que habían entregado el arma para venderla la retiraron para entregarla. a un familiar.

De esos 588 solo hubo 73 pujas y compras, el 12,5% del total. Por ellos se obtuvieron 7.200 euros. El resto de los 515 no asignados van a la destrucción.

“La realidad es que la gran mayoría de las armas que se han subastado ahora se han quedado sin comprador y han ido directamente a la fundición, para ser destruidas”, dijo el presidente de Fedexcaza.

El último en el mando de Badajoz fue de 15. Se pudieron licitar 588 armas y solo se adjudicaron 73.

Todos los que vienen de Extremadura y de las provincias de Las Palmas de Gran Canaria y Tenerife confluyen en la Siderúrgica Balboa, Jerez de los Caballeros. Entre 2015 y 2019, el Grupo Gallardo fundió 82,357 armas, un promedio de 16,400 por año. 61.000 en Corrugados Getafe y el resto, 21.357, en la acería de Jerez.

Desde la década de los 80, la Guardia Civil subasta fusiles que quedaron almacenados en sus armeros porque sus propietarios habían perdido el carnet o porque habían sido incautados durante operativos policiales.

Unas pujas que se realizaban todos los años, una vez fueron dos, y que reunían a cazadores y algunos recolectores.

“Ya no están interesados ​​por dos razones principales. Tiene que ver con lo que se ofrecía, generalmente “armas viejas, en uso desde hace más de varias décadas, con algún desperfecto o desperfecto aunque estuvieran en buen estado. Esto siempre es un desincentivo ”, especifica José María Gallardo.

alternativas

La segunda y principal razón, subraya, es que ya existe un mercado de segunda mano muy consolidado a precios muy razonables. También muy atractivas primeras marcas, incluso a buen precio, de escopetas y escopetas en la armería que hacían poco atractivo ir a las subastas de la Guardia Civil ”.

Junto a esta realidad, un cambio regulatorio ciertamente ha llevado a la eliminación de esta modalidad. El año pasado se publicó un real decreto que modifica la legislación de armas de 1993, derogando la circular que regulaba el remate de armas en la Comandancia de la Guardia Civil.

Armas en los puntos de su fundición en Siderúrgica Balboa, Jerez, tras no haber sido premiadas en subastas. /

HOY DIA

Se ha establecido que no habrá subastas pero las armas se seguirán trayendo al servicio de Intervención Benemérita. Permanecerán allí durante un año y serán destruidos después de este período. A partir de ahora quedará reducido a chatarra salvo aquellos que demuestren ser valiosos como patrimonio histórico. Si es así, saldrán a la venta al público.

Antes también venía gente de fuera de la región en busca de algo específico pero ahora ni siquiera se acercan a los coleccionistas porque los encuentran en Internet ”, concluye un guardia civil.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *