Extremadura tiene uno de cada cuatro megavatios instalados en España

Extremadura tiene uno de cada cuatro megavatios instalados en España

Extremadura alcanzó una potencia instalada de 3.804 megavatios (MW) de energía solar fotovoltaica a finales de 2021, a la espera de que Red Eléctrica Española contabilice otros 254 ya en marcha, que alcanzarían de hecho los 4.058 MW. Con esta cifra lidera al país, con uno de cada cuatro megavatios instalados, precisamente el 26%.

La región también lideró la puesta en marcha de nuevas plantas y capacidad instalada en 2021, con 1.235 MW, lo que representa el 43% del total instalado en el conjunto del país el año pasado.

De esta forma, la potencia instalada de esta tecnología ha crecido en la región un 46 por ciento, y ya representa el 42,7 por ciento del mix energético regional (en 2019 fue del 9,8%), situándose por delante de la hidroeléctrica, con 2.229 MW, y de la nuclear. de potencia, con 2.017 MW.

Los 1.235 MW puestos en funcionamiento el pasado año corresponden a 21 plantas, a las que se suman otras diez, por un total de 254MW, ya en funcionamiento pero aún contabilizadas por Red Eléctrica Española (REE).

Así lo ha indicado en rueda de prensa la ministra para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, en la que ha destacado que esta tecnología avanza «constantemente» en la región, alcanzando los objetivos marcados en el Plan Integrado de Energía y Clima Extremeño 2021-2030 (Peec).

Así, Extremadura cuenta en la actualidad con 160 plantas de marca, con una potencia entre 1 y 500 MW, y de ellas siete de más de 50 MW, ubicadas en 87 municipios, y que ocupan 10.470 hectáreas de superficie, es decir, el 0,25% del total. territorio de la comunidad autónoma.

183 proyectos

A todo ello hay que sumar los 183 proyectos adicionales que el Ministerio tiene “en cartera” con posibilidad de conectarse a la red, por una potencia total de 5.860 MW. De este total, el 96% se encuentra en trámite administrativo, correspondiente a 164 proyectos.

De ellos, 21 están en construcción, con una potencia de 1.134 MW, doce en Badajoz (410 MW) y nueve en Cáceres (720 MW). Además, hay 39 con una potencia de 865 MW que ya tienen la autorización administrativa, a la espera de que los promotores la lleven a cabo. Asimismo, hay otros 104 proyectos con una capacidad de 3.643 MW en trámite de autorización administrativa.

Cifras que demuestran, ha dicho el ministro, la «perspectiva positiva» de la implantación de la fotovoltaica en los próximos años, fruto de un «fuerte proceso inversor».

La ministra también ha destacado que los proyectos autorizados y en curso van desde pequeñas plantas de 2,2 MW, como en el caso de Lobón, hasta la mayor de Europa, la planta Francisco Pizarro, en Torrecillas de la Tiesa, con 503 MW, y que entrará en operación durante todo el 2022.

Una energía que, además de sostenible, por ser “más limpia, es económicamente rentable, dejando una huella positiva, que actúa como palanca de crecimiento económico y de creación de empleo”.

900 millones y 700 empleos

Las 21 plantas puestas en marcha, además de las 10 pendientes de contabilizar, en 2021 supusieron una inversión de 900 millones de euros, que dejan ingresos fiscales a los municipios por 15 millones. Estos generan «energía limpia» para alimentar el consumo de 828.000 hogares y evitar la emisión de 585.000 toneladas de CO2 al año.

Además, y aunque ha afirmado que es posible dar cifras exactas sobre el empleo generado, ya que afecta a varios sectores, ha estimado 700 nuevos puestos de trabajo directos en operación y mantenimiento. Así, Sexpe registró el año pasado 2.214 contratos de instaladores de paneles solares.

Además, estimó en más de un 30 por ciento el incremento de la contratación registrado en municipios donde se construyeron el año pasado nuevas plantas solares, como Solana de los Barros, Tiétar, Valdecaballeros o Fregenal de la Sierra, entre otros, todos ellos, dijo. señalado, en las zonas rurales.

García también se refirió al valor añadido que deja el sector en la región y el beneficio que produce en otras, así como el incentivo que supone para la investigación, como demuestra la instalación en la región del Centro Ibérico de Investigación en Almacenamiento de Energía.

El comisario indicó que la energía solar es “la más barata” de producir, por lo que estima que su creciente presencia en el mix energético nacional supondrá una reducción de la factura eléctrica, reduciendo la dependencia de fuentes de energía fósil.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.