El periodista que se reafirma en la poesía

El periodista que se reafirma en la poesía

Hay un perfume literario que siempre ha envuelto a ABC y ahora su director, Julián Quirós (Guareña, 1969), es el responsable directo de esta tradición. El periodista que afina cada día su prosa para exponer su pequeña y compasiva «Sala de máquinas» en la página 2 de este diario de Vocento acaba de publicar una íntima colección de poemas.

Manuel Pacheco escribió que ser poeta es luchar contra el muro de niebla que las palabras ponen entre los hombres. El periodismo, que a menudo encuentra su camino a través de cortinas de humo, no es ajeno a esta empresa. Julián Quirós vive en el presente, pero supo resucitar el pasado y para ello recurrió a la poesía. “Creo que es una actividad muy sugerente como complemento alternativo al periodismo porque la poesía también se basa en la palabra corta y precisa, aunque en este caso es necesario salir de la rutina y bajar el tono”, reflexiona Julián Quirós. , por lo que este libro dejó «en un estado de aceptación».

‘Ganancias y pérdidas. Cuenta los años que huyen ‘(Ed. Ars Poetica, 2021) es una colección de poemas en su mayoría ilustrados durante su estancia en la región como director de HOY (2007-2009). Fue cuando volvió al verso a los 38 años en un momento de su vida, luego de una brillante trayectoria profesional en el Diario SUR, que reunió varios factores, como el regreso a su tierra natal, la reciente muerte de su padre y la entonces fragilidad de tres niños pequeños., contexto en el que han cristalizado sensaciones que sintió que tenía que sacar a la luz.

El enamoramiento, la diversión del Madrid de joven, los recuerdos rurales de su infancia, la experiencia de ser padre … «El 90% es autobiográfico, no cómo fueron las cosas, sino lo que recuerdo. Todo es fiel a mi imagen mental, aunque esto no nació para ser publicado sino como una necesidad de hacer un inventario, como si a esa edad tuviera que hacer una cuenta ”, dice este periodista que encontró una etapa de paz en Extremadura. y cada vez que guardaba una foto que había tomado, la imagen evocaba una imagen de la que tiraba del hilo hasta que quedaba enterrada en las palabras.

Con todos ellos estaba componiendo un grupo con música propia y directa: el beso largo en un piso de estudiantes, el metro de Madrid, el gin tonic en un tubo de vidrio o el amigo con el que iría a Londres pertenecen a la primera. parte, titulada «Ayer». ‘Antes de ayer’, donde el primer poema – ‘Ahí pertenecíamos’ – da pistas inequívocas de su infancia en Extremadura: «A los campos abiertos de trigo y vivencias, a las manos cuidadosas que nos condujeron, al penetrante olor a sábanas lavadas». y fuente de otros recuerdos donde recogían nuestras primeras ansiedades, sin miedo y con la certeza del acabado. Estábamos allí en una época que ya no vive entre nosotros ”, escribe Quirós, que dedica otro poema – ‘Queda la siembra’ – al poeta extremeño fallecido en 2008 Ángel Campos.

Haz las matematicas

‘Domani’ es la tercera parte de ‘Pérdidas y ganancias’, donde está muy presente la salida de los niños, que empiezan a convertirse en adultos, antes de afrontar el epílogo, escrito mucho más tarde, ya en 2019 y que inicialmente no iba por para formar parte de este volumen que precedió a Carlos Aganzo, que cuenta cómo «los relámpagos del pasado nos asaltan y, en ocasiones, nos denuncian».

Las últimas páginas son dos pasajes, uno de los cuales es una elegía a Majo Grimaldo, el subdirector que tuvo Quirós cuando estuvo a cargo de Las Provincias, fallecido a los 48 años y con quien salda las cuentas en un intenso poema. “Me dicen que he averiguado demasiado, pero no quería esconderme. Lo escribí nueve meses después para hacer las paces con ella », especifica el autor, que cierra su primer poemario con una clara introspección que admite que se trata de un autorretrato. Lo tituló «Servicios prestados». «Traté de ser fiel a cómo me veía a mí mismo y permanecí en un estado de aceptación», revela con tono de alivio.

En esta última pieza se desplaza a través de algunas líneas – yo era un soldado entusiasta en una profesión sangrienta – sobre cómo se ve a sí mismo como periodista. Admite que estaba contento con cómo le fue en la vida cuando aún no había sentido el vértigo de dirigir un periódico nacional como ABC, que describe como una «aventura» en la que trabaja día y noche para las necesidades de Internet. Es una etapa en la que reconoce que sería imposible encontrar los puertos de paz que le permitieron escribir este poemario. Le advierte al principio con una cita de Juan Ramón Jiménez: «No dejes que nada me invada desde fuera, déjame oír sólo por dentro».


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *