El Ayuntamiento expropia el terreno en el que se ubica el depósito de Turuñelo

El Ayuntamiento expropia el terreno en el que se ubica el depósito de Turuñelo

El Ejecutivo extremeño no ha llegado a un acuerdo en las negociaciones llevadas a cabo con los propietarios

La Junta de Extremadura expropia por la fuerza el terreno en el que se ubica el yacimiento arqueológico de Casas del Turuñuelo, en Guareña, para permitir la contemplación de este Bien de Interés Cultural, y ante las fallidas negociaciones con los propietarios.

El Consejo de Administración de la Junta de Extremadura aprobó este miércoles el decreto por el que se declara la adquisición con fines de expropiación forzosa de los terrenos donde se ubica esta joya arqueológica de la cultura tartésica, y la necesidad de la ocupación urgente de los bienes en cuestión.

También incluye la adquisición de los derechos necesarios para permitir la contemplación de este Bien de Interés Cultural, facilitar su conservación, eliminar las circunstancias que atenten contra sus valores o su seguridad y asegurar un uso compatible con sus valores, según el Ejecutivo Regional. .

Según explica, las intervenciones arqueológicas en Casas del Turuñuelo revelaron «la importancia histórica y arqueológica del enclave y su excepcional estado de conservación», tanto en cuanto a arquitectura como a la riqueza de los materiales recuperados, «permitiendo documentar las técnicas constructivas hasta ahora desconocidas. a la cultura tartesiana, muchas de las cuales se atribuyen a períodos posteriores.

Sin embargo, el Colegio subraya que las actuaciones realizadas en el enclave y el tiempo transcurrido desde los descubrimientos «también evidenciaron la vulnerabilidad de las estructuras y materiales que lo constituyen».

UEx ayuda a aclarar cómo se domesticaron los caballos de hoy

Ante esta situación, denunció las «infructuosas negociaciones» realizadas con la propiedad para la adquisición del terreno y su negativa desde hace varios años a facilitar el acceso al sitio para realizar investigaciones, conservación y mantenimiento del sitio.

A ello hay que añadir los «graves daños provocados por la infiltración de agua de lluvia» que, en los últimos años, ha provocado la destrucción de aceras y muros, además de acelerar la degradación del sitio y de algunos de sus restos más preciados. sacrificio de animales o revestimiento decorativo de paredes del edificio.

El sitio también sufrió algunos actos vandálicos que dañaron el techo que lo protege, agrega.

Estas circunstancias son las que determinan la necesidad de actuar perentoriamente con el fin de garantizar la conservación del sitio promoviendo acciones de conservación, pero también para garantizar la protección del Área Arqueológica, evitando que sea objeto de saqueo o vandalismo y adecuar el área arqueológica. para garantizar la seguridad, concluye.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *