De perdido al río | Hoy dia

De perdido al río |  Hoy dia

Dejando atrás el caserío de Las Huertas de Cansa, aparece una empinada aleta de tiburón gris en lo alto de un manto verde. Dicha cresta megalítica aparece en el granito que sobresale haciendo que el camino parezca intransitable, todo esto hasta que aparece una grieta en sus dientes dentados que deja pasar el camino. Los árboles, que no parecerían fuera de lugar en las regiones más suaves del Atlántico, se agrupan alrededor de los múltiples arroyos que tallan los valles y alimentan a Avid Rivera mientras, más arriba, los pinos bordean las colinas.

La Sierra Fría, en el extremo occidental de la provincia de Cáceres, es una colosal formación rocosa que atrae instintivamente. Es un hito prehistórico que resuena en algún lugar profundo de nuestro ADN, respondiendo de alguna manera a nuestros deseos evolutivos de entornos ricos en recursos que prometen comida, refugio, comodidad y, por supuesto, belleza. Pero al estar a sus pies, parece más una pared. Mi cuñado Juan se vuelve hacia mí y me dice con una nota de preocupación en su voz: «¡Dijiste usar zapatos cómodos, pero no mencionaste arneses y cuerdas!»

Una hora antes estábamos sentados en la Montería de Aliseda disfrutando de la tradición civil de un segundo desayuno. Bajo el zumbido de la televisión en la esquina, comenzamos a delinear nuestro día. El bar estaba inusualmente tranquilo, sin contar a los tres señores mayores que discutían los méritos de los jamones de Valencia de Alcántara, Aliseda o Sierra de Montánchez. Nuestro plan inesperado era dirigirnos hacia el oeste y viajar hacia arriba siguiendo el curso del río más largo de la península mientras trazamos la frontera con Portugal a través de la Reserva Natural Internacional del Tajo. Pero primero quería escalar esa montaña.

Se trata de la Raya, una singularidad geológica que ha atraído a la gente desde que los homínidos abandonaron África, dejando atrás abundantes grafitis y dólmenes prehistóricos. Aquí, escondido entre estos pliegues rocosos, se encuentra el arte de algunos de los primeros europeos, y el macizo que tenemos frente a nosotros es una de las paradas de los itinerarios de arte rupestre prehistórico del Consejo de Europa.

El sendero de 400 metros comienza inmediatamente a subir a través de un denso grupo de pinos. Aunque el sendero está bien arreglado, rápidamente queda claro que a veces tendremos que usar nuestras manos a lo largo del camino mientras sube el muro de piedra en zigzag. La vista se vuelve más espectacular cada 20 metros hasta llegar a unas cuerdas guía que nos ayudan a subir aún más alto. «Es hora de tomarse otra selfie», bromea Juan mientras ambos luchamos por recuperar el aliento. A continuación, nos enfrentamos a un aparente callejón sin salida hasta que vemos una escalera de metal fijada a la roca que nos ayuda a superar el obstáculo. Unos senderos estrechos y empedrados nos obligan a usar las manos para escalar, pero si bien parece un desafío, empecemos a pensar en cómo ayudaremos a mis hijas de ocho y diez años en nuestra próxima visita.

El paseo por el arte rupestre desde abajo. /

troy nahumko

En menos de media hora llegamos a un refugio de piedra con todo Portugal frente a nosotros. Al igual que los de los pueblos cercanos de Santiago de Alcántara y Alburquerque, las pinturas esquemáticas aquí representan motivos simbólicos, representaciones de animales y, lo que es más interesante, personas. Es imposible saber con certeza lo que intentan decir. Es un pasado en el que podemos entrar, pero que ya no podemos leer. El tiempo que nos separa de él se mide con mayor precisión en términos geológicos que en imperios y religiones fugaces, pero lo que pude ver es que la belleza era igualmente importante para ellos.

Tras un descenso algo complicado, paramos en Valencia de Alcántara para dar un paseo por el Barrio Gótico y descansar en la terraza de La Serrana bajo el cálido sol y, por tanto, plantearnos nuestras opciones. Durante los meses de noviembre y diciembre hay una serie de actividades gratuitas como show cooking, astroturismo, fotografía y ecoetnografía en todo el parque para celebrar el mes de la Reserva de la Biosfera, pero no habíamos reservado con anticipación. Otra opción era seguir uno de los muchos senderos de dolmen que conectan los sitios de enterramiento megalíticos que salpican la zona, pero aunque los paseos son relativamente cortos y de fácil acceso, mis piernas todavía me temblaban. Fue el turno de mi cuñado de salvar el día: «¿No era el plan original ver el río?»

El Tajo puede ser el río más largo de la península, pero en Extremadura escapa a los grandes asentamientos hasta que, como lo llamó Cervantes, besa las murallas de Lisboa. O eso, o que las ciudades se le escaparon adrede, ya que antes de que fuera domesticado, era un río salvaje e impredecible. Ahora, lo único que queda de su pasado indomable es el profundo surco que recorre la provincia. A medida que los grandes afluentes como el Salor y Almonte aumentan de peso, el río fluye perezosamente de un embalse a otro como un elefante cautivo dormido, rara vez insinuando el poder potencial violento escondido debajo de su alfombra verde oscuro.

Representaciones humanas bajo el refugio de piedra. /

troy nahumko

Llegamos demasiado tarde para coger los barcos que remontan el río desde Cedillo, Ceclavín o Alcántara y coincidimos en que lo mejor es acercarse al río desde otro punto, Herrera de Alcántara. Juan se ríe: «Quizás no traje equipo de escalada, pero comí unos fiambres para un picnic junto al río, aunque lo que falta es el pan del pueblo».

Entrando en la ciudad nos encontramos con un pueblo fantasma. Las calles están vacías y las contraventanas están cerradas en casi todas las casas. Paneles informativos de las diferentes rutas de senderismo bordean la Plaza del Ayuntamiento, pero no hay ninguno. Después de la iglesia de aspecto portugués y la torre del reloj en la Plaza de España, finalmente divisamos a dos mujeres.

Los pastos y pliegues de los valles se acentúan cuando el valle se abre y las aguas del Tajo aparecen a lo lejos

Cuando nos acercamos parecen más sorprendidos que nosotros al encontrar a alguien en la calle. Juan los saluda: «Buenos días, ¿hay alguna tienda donde podamos comprar pan? Queremos hacer un picnic junto al río. El menor de los dos responde: «No sé si Pepi está abierto, aunque no soy de aquí, soy de Guadalajara. Estoy con mi suegra mientras todos los demás están cazando. Prueba su tienda cerca de la entrada del pueblo. Regresemos y comprobemos que tenía razón, la tienda está cerrada. «Bueno, al menos tenemos el río», dice Juan con optimismo al salir de la ciudad.

Iglesia de Nuestra Señora de Rocamador, en el Barrio Gótico de Valencia de Alcántara /

troy nahumko

Bajando por la calle del Tajo, finalmente hace su aparición el imponente río. Los pastos y pliegues de los valles se acentúan cuando, de repente, el valle se abre y las aguas espumosas del río aparecen a lo lejos. Bajando la cuesta hacia el Mirador del Tajo, el indicador de gasolina se enciende y me dirijo a mi cuñado: «Quizás me olvidé de hablarte de los arneses, pero te olvidaste de la gasolina». Juan sonríe y dice: «Mira la maravilla frente a nosotros, ¿importa si nos quedamos estancados aquí por un tiempo?»


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *