“El sacerdocio es un don, no un contrato”


Desde ayer, tres nuevos sacerdotes se suman al clero diocesano de Santiago, que ha sufrido numerosas víctimas y falta de vocaciones en los últimos años. Y eso frente a los 504 sacerdotes que tenía la Iglesia de Compostela a mediados de 2017; El último balance de la Conferencia Episcopal Española de junio de 2020 establece que este número se habría reducido a 460 en tres años, es decir, 44 sacerdotes menos. 116 de ellos desempeñan sus funciones en la arquidiócesis, 120 en otras parroquias. Además, no menos de 209 han superado ya la edad canónica de jubilación de 75 años.

Por tanto, la ceremonia de ayer es un baile de oxígeno para la iglesia de romeros de Compostela; una jornada de alegría para los católicos gallegos, en la que el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, quiso recordarles que “el sacerdocio es un don y no una función, no es un contrato de trabajo”. Con estas palabras el prelado se dirigió a los tres candidatos que fueron ordenados ayer en la catedral.

En el sermón de la Eucaristía en el que fueron ordenados Carlos Camiño Lema, Javier Carballo Mouzo y Juan Sanjurjo Arias, el titular de la Compostela Mitra señaló que “la delicadeza espiritual te impide convertirte en burócratas pastorales. Habla con todos los que te acompañarán con misericordia en el camino de la reconciliación ”. Junto a monseñor Barrio, su obispo auxiliar, monseñor Francisco José Prieto, y el vicario general, monseñor Víctor Maroño; el decano de la catedral, José Fernández Lago; y el rector del seminario, Carlos Álvarez; junto a numerosos representantes del clero de la diócesis de Santiago.

“Entras en el sacerdocio”, dijo el arzobispo en su sermón, “por el sacramento de la consagración, es decir, por tu entrega a Cristo para que él disponga de ti. El sacerdote no puede retratar al hombre que quiere hacerse importante a través del sacerdocio, que quiere convertirse en una personalidad “, remarcó el prelado, recordando a los candidatos que” ser sacerdote significa vivir para Cristo, y por Él debe vivir para las personas que busca, a las que quiere llevar por el camino de la vida. Saber que Cristo no fallará debe ser motivo de consuelo constante y esperanza inquebrantable para usted, especialmente en tiempos difíciles ”, agregó.

Monseñor Barrio también instó a los laicos y consagrados a “ser sacerdotes con oración y apoyo durante los próximos años, especialmente en apuros, para que cada vez más pastores se conviertan en segundo o corazón de Deus Sex”.

Después del sermón, se llevó a cabo la promesa de los elegidos. Los candidatos al presbiterio han expresado ante el Arzobispo su disposición a recibir el oficio sacerdotal proclamando el Evangelio y celebrando los sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación. Luego, y después de permanecer en el suelo mientras cantaban las litanes de los santos, a los tres candidatos se les concedió el don del Espíritu Santo para su función sacerdotal mediante la imposición de manos por parte del prelado y la oración de consagración. Finalmente sus manos fueron ungidas con el santo crisma y el rito de ordenación concluyó con la presentación del cáliz y la patena.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *