fotonoticia 20210423143010 1024


Concluye unánimemente que estuvo “consciente del asesinato en todo momento” con traición y crueldad

BARCELONA, 23 de abril (EUROPA PRESSE) –

El jurado del delito de una niña de 13 años en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) en 2018 declaró por unanimidad a la imputada culpable de haberla asesinado y violado.

El Tribunal Popular publicó este viernes su veredicto, en el que sumó los elementos agravantes de traición (por unanimidad) y crueldad (con ocho votos a favor y uno en contra) al asesinato.

Asimismo, ha negado unánimemente que el hombre estuviera ebrio y drogado, lo que le impidió tomar conocimiento de sus actos, como ha sido alegado y alegado por la defensa al intentar utilizar una medida atenuante de la que estaba “informado en todo momento” de la situación. hechos que hizo ese día. “

Los nueve miembros del jurado negaron que la niña ingresara voluntariamente a la casa del imputado, según argumentó, y al dar razones que consideran probada la violación, señalaron que cuando encontraron el cuerpo, no se encontró con Pantalones, señalando que “El acusado se los quitó con la intención de agredirlos sexualmente”.

Los únicos dos ítems del veredicto que no fueron aprobados por unanimidad pero con ocho votos positivos son la asfixia como causa de muerte y la crueldad -le causó mucho más dolor del necesario al ser golpeada y apuñalada- como factor agravante del asesinato.

“La muerte por asfixia no es inmediata. Se necesita un tiempo para que la persona se dé cuenta del ataque”, recordó el jurado con base en el testimonio del forense, y cuando emitieron el veredicto, indicaron que la asfixia era la causa que un medio es para matar la agonía, consciente y cruelmente.

SOLICITAR PRISIÓN PERMANENTE REVISIBLE

La fiscalía y el fiscal privado que representa a la familia de la niña han reiterado su llamado a que el imputado sea condenado a prisión permanente y verificable por homicidio a la patria y crueldad del menor tras violación, además de una pena de 10 años por actos sexuales.

La ley establece penas de prisión permanente revocable por asesinatos de menores de 16 años y por delitos relacionados con un delito contra la libertad sexual, y el juez evaluará la pena impuesta al imputado en la sentencia que siga a esa sentencia.

Al reafirmar el pedido de condena, el fiscal señaló “la personalidad revelada por el imputado, que se manifestó como una persona fría, que no mostró empatía y que manipuló las pruebas a su favor a lo largo de la investigación y el juicio”.

Ha señalado que no se dio cuenta de los hechos, “solo reconoció parcialmente las circunstancias que podrían beneficiarlo”, y lo calificó como una especie de delincuente difícil de socializar y rehabilitar.

Por su parte, el abogado defensor ha pedido al juez que tenga en cuenta “la pena mínima que está considerando” y la reparación del daño, que el jurado consideró unánimemente probado por el hecho de que el acusado entrega 30 euros mensuales de los 100 que la familia gana en la cárcel como compensación.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *