Diario24horas | La actualidad diária de todas las comunidades de España

Mantente actualizado con las noticias de tu zona al instante

b20d7e76 f85b 4136 823e b7fbba25ec16 16 9 aspect ratio default 0
Asturias

El Fontán, lugar de duelo, a dos semanas de la tragedia que conmocionó a la ciudad

La pregunta da paso a la apertura de la boca, las manos en la cabeza y algunas blasfemias repentinas. La reacción de los “vecinos” de Secades sigue encogiendo los corazones y produciendo lágrimas. Te remontas quince días y recuerdas con pesar ¿Qué pasó hace quince días en la céntrica calle Jovellanos de la capital asturiana?

Era un miércoles normal. Loli, de 66 años, que trabajaba por cuenta propia durante más de tres décadas, había terminado su enésimo turno matutino en su punto de venta fuera del área cubierta. Su primo lo había ayudado a recogerlo y hacia las dos de la tarde ambos se dirigieron a la calle Rosal. Allí los esperaba al volante Mohammad Khalil Khan, otro histórico vendedor ambulante de Fontán, ahora felizmente jubilado.

Khalil llegó a Oviedo desde Pakistán hace más de 40 años en busca del sueño europeo. Rápidamente se ganó la simpatía de los asturianos. Su puesto de ropa se convirtió gradualmente en una parte integral de las citas comerciales de Fontán. Pasó por diferentes lugares, pero su peculiar rostro moreno, nariz grande y extrema amabilidad lo hicieron retirarse como una institución.

Tras un primer matrimonio con una asturiana que tenía dos hijos, “Miguel” encontró el amor por segunda vez, ya en una edad muy avanzada en el lugar donde tantas horas había pasado frío y regateando con los clientes. Esta hechicera de flores, que se encontraba a unos metros de él en la plaza, logró romperle el corazón. Su relación, tan hermosa como discreta, era un pequeño secreto a voces.

Lo que casi nadie sabía es que ambos Se casaron el 12 de marzo. La pareja, él de 70 y ella de 66, vivió una segunda juventud tras el matrimonio. “Miguel estaba eufórico”, dicen algunos amigos cercanos sobre un hombre que estaba encantado por su segundo matrimonio y por la compra de un hermoso BMW blanco cuatro metros detrás de él.

Fue en este vehículo donde se fraguó la tragedia. Miguel había tenido molestias en el pecho durante varios días. A pesar de su malestar, pudo recoger a su amada esposa y familiar. Cuando subieron al coche, sonó la alarma. La condición del vendedor empeoró y tomó la decisión voluntaria de ir al hospital de inmediato.

El conductor se sentía cada vez peor y decidió pisar el acelerador con la esperanza de llegar al tratamiento a tiempo. Sin embargo, mientras el auto circulaba por la calle Jovellanos, las luces se apagaron y los efectos de un presunto infarto le impidieron detenerse a tiempo. Chocó con un automóvil frente a él cuando intentaba esquivarlo, rebotó en un poste de luz y la parte delantera derecha del vehículo quedó completamente destruida.

Loli quedó atrapada en la masa de hierro. Eran alrededor de las dos de la tarde y minutos después llegaron los baños al lugar. Sacaron a Miguel del vehículo y lo llevaron a una sucursal bancaria cercana. Ya estaba descolorido e intentaron sin éxito renovarlo.

Sin darse cuenta del fatal resultado, la floristería fue liberada por los bomberos y trasladada a HUCA un día después, el 18 de marzo.fue despedido con varios golpes en el cuerpo con negligencia. Su prima, que estaba en la parte trasera del auto, apenas tenía algunos rasguños, pero desarrolló un miedo que difícilmente olvidará.

El cuerpo de Miguel fue retirado directamente por una funeraria casi dos horas después del accidente. La tragedia terminó. La comunidad islámica asturiana que se instaló en la mezquita de Florida le dedicó un rito en su memoria. “Fue pionero para muchos musulmanes en Oviedo”recordaban.

A pesar del cariño, Loli Secades sigue conmocionada. Desde la tragedia “se está recuperando gradualmente”dice su círculo más cercano, pero ella ya no es la misma. El rincón de un Fontán que sigue de luto y forma parte integrante de él desde hace más de 30 años sigue esperando su regreso. “No es lo mismo sin sus flores”, dicen los clientes de la Plaza Oviedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *