El descenso de Valdecañas saca a relucir los restos de un antiguo convento

El descenso de Valdecañas saca a relucir los restos de un antiguo convento

Tiempos descubiertos del antiguo convento de Santa Cruz de Alarza, cuyas ruinas no emergen en Valdecañas desde hace 55 años. / PABLO ALFONSO RECUERO

Celestino J. Vinagre

Pocos ejemplos llamativos como el de la cuenca de Valdecañas para ilustrar la escasez de agua en los embalses de la cuenca del Tajo, que siempre es más abundante que la del Guadiana. Hace dos años fue noticia porque de las aguas emergió el ya famoso dolmen de Guadalperal. Desde principios de julio pasado vuelve a ser visible porque la presa tiene el nivel más bajo desde 1966. Es decir, desde que se terminó la construcción.

La presa de Valdecañas es la cuarta mayor de Extremadura y se encuentra al 20,5% de su capacidad. Con la bajada del nivel del embalse en el noreste de la provincia de Cáceres, frente a Los Mármoles, en la orilla de la Peraleda de la Mata, el barco de Talavera la Vieja que se utilizaba para el transporte de personas, animales y mercancías. de Talaverilla por la otra orilla, donde comenzaba la carretera de Peraleda.

De hecho, Valdecañas muestra más imágenes de las que son imposibles con un pantano medio lleno. Entre ellos, un edificio histórico cubierto por agua durante casi seis décadas. Ahora es visible. Es una casa señorial, antiguo convento y alquería medieval.

Fachada ya visible de la casa de Alarzaen Valdecañas, que el agua de este embalse del Tajo había cubierto desde 1966.

Es la de los propietarios de la Vega de Alarza, y se llama la casa grande de Alarza. Hasta la desamortización de Mendizábal, en el siglo XIX, fue convento, el de Santa Cruz de Alarza. Se encuentra en el término municipal de Peraleda de la Mata y no fue posible entrar en sus ruinas ya que fueron inundadas por la presa de Valdecañas.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *