Abdominoplastia, ¿cómo se hace?

Abdominoplastia, ¿cómo se hace?

La abdominoplastia es una intervención quirúrgica con fines estéticos. Su duración puede variar entre 3 y 4 horas, por tal, es considerada un poco compleja. Siendo así, es necesario tomar en cuenta varios factores antes se someterse a una cirugía de tal magnitud para garantizar los mayores resultados.

No solo es indispensable conocer el procedimiento, sino hacerse del mejor cirujano de abdominoplastia, y, por supuesto, estar al tanto de todos los cuidados necesarios antes y después de la operación. Para conseguir dicha información no hace falta ir muy lejos, en este artículo te informaremos de todo.

¿Cuál es el procedimiento de la operación?

Cómo se dijo anteriormente, el procedimiento es bastante complejo, sin embargo, no es imposible de explicar. A continuación, se muestran cada uno de los pasos.

Anestesia

Para empezar, es primordial hacer el uso de la anestesia. Normalmente se utiliza anestesia general para mantener al paciente dormido durante toda la ópera y sin dolor. Los casos en que se utiliza anestesia local son muy pocos.

Incisión

La incisión se realiza en la parte más baja del abdomen, donde esté lo suficientemente debajo para quedar escondida dentro de la ropa interior y el bikini, bien sea en hombres o mujeres. Se realiza con un bisturí caliente para evitar el sangrado, y va desde un extremo de la cadera hasta el otro.

Procedimiento

Al estar lista la incisión, se empieza separar la piel de la pared abdominal, desde abajo hacia arriba. Al estar totalmente separada se procede a unir los músculos abdominales separados generalmente motivo de una diástasis, muy frecuente en las mujeres luego de haber estado embarazadas.

Esta unión se realiza con suturas permanentes, imposibilitando así una futura reabsorción por el cuerpo y por consecuente, la nueva pérdida de tensión. La única manera en estos casos de volver a sufrir una diástasis abdominal proviene de un nuevo embarazo.

Al finalizar la sutura de los abdominales se procede a halar hacia abajo la piel sobrante, para lograr eliminar el exceso por debajo de la incisión con la medida adecuada.

Sutura

Al haber determinado la cantidad de piel que se queda dentro del cuerpo se procede a suturar la en la incisión previamente realizada mediante la sutura de tres capas. Una más profunda un plano medio y la superficial para finalizar. Una buena sutura es determinante a la hora de una correcta cicatrización.

Características del mejor cirujano

Aunque en teoría todos los cirujanos deberían tener los mismos conocimientos, la realidad es otra. Siendo así, es necesario tener en cuenta ciertas características para poder identificar al mejor cirujano de abdominoplastia.

La calidad de su atención

El cirujano debe tener la paciencia y tiempo necesario de explicar lo más conveniente para el paciente con toda la calma requerida. Si un médico no tiene tiempo para atender una cita, probablemente tampoco tengo tiempo para atender correctamente durante y después de la operación.

Claridad sobre la operación

Es vital en un cirujano el hecho de ser honesto en cuanto las expectativas del paciente. No todos tienen los mismos tipos de cuerpo y no todos pueden obtener exactamente los mismos resultados.

El cirujano no solo debe ser honesto en cuanto al procedimiento de la operación, sino, además, debe ser sincero sobre qué tanto alcance hay en la cirugía a realizar.

Evaluaciones antes de la operación

Si el cirujano advierte sobre la cantidad de estudios necesarios para poder proceder con la intervención y en realidad aparecen muchos, puede ser el cirujano ideal.

Siempre es muy preferible optar por un cirujano preocupado por el estado de salud del paciente, a sabiendas de que no todos reaccionan igual ante el mismo procedimiento, ante la misma anestesia y cualquier otro medicamento.

Certificaciones y experiencia previa

Por supuesto la experiencia es un valor determinante a la hora de elegir a cirujano. Debe haber realizado muchas abdominoplastias, durante mucho tiempo, para poder sentirse medianamente seguros.

Sin embargo, la experiencia no es sinónimo de los mejores conocimientos. En ese sentido, es indispensable verificar su titulación como cirujano plástico. Aunque le puede hacer pedido directamente durante la primera cita, para estar más seguros, se vale informarse en el Colegio Oficial de Médicos.

Diferencias entre abdominoplastia y miniabdominoplastia

Aunque por excelencia, la abdominoplastia es más solicitada, la miniabdominoplastia no se queda atrás. Ambas son bastante eficientes para obtener un abdomen plano.

La abdominoplastia es un procedimiento requerido para eliminar exceso de piel muy notorio como en mujeres embarazadas, quienes perdieron la elasticidad en su piel o personas con una baja de peso excepcional.

Por otro lado, la mini abdominoplastia es requerida cuando la cantidad de piel sobrante es mucho menor. Es decir, aunque la flacidez y piel colgante es notable, no es para nada algo muy exagerado.

El ombligo marca otra diferencia entre una y otra. En la miniabdominoplastia normalmente no se requiere prestarle mayor atención al ombligo debido a que no es necesario llegar hasta esa parte. Sin embargo, con la abdominoplastia, debe realizar de manera obligatoria una reconstrucción completa del mismo.

Otra de las diferencias más destacadas respecto a la abdominoplastia y la mini-abdominoplastia, radica en el largo de la cicatriz. La primera, como ya se mencionó requiere de una cicatriz de cadera a cadera. Mientras, la segunda, suele tener una incisión apenas del tamaño de la de una cesárea.

Teniendo en cuenta las tres diferencias mencionadas, no es para nada difícil concluir la variación del tiempo entre una cirugía y otra. La mini abdominoplastia suele durar entre una hora y media y 2 horas. Mientras la abdominoplastia, por lo general, ronda entre las 3 y 4 horas.

¿Cómo es la recuperación?

Al terminar la operación, el paciente permanece 24 horas dentro de el hospital o clínica. Al llegar a su casa debe guardar reposo, de ser posible absoluto, durante una semana.

Probablemente de esa semana tenga más movilidad y comodidad. Sin embargo, es hasta después de un mes o dos meses cuando puede retomar sus actividades laborales. Lo mismo sucede con la realización de ejercicios, siempre deben ser consultados con el cirujano.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.