Marruecos exige un nuevo estatus a España para sus trabajadores en Ceuta y Melilla

Marruecos exige un nuevo estatus a España para sus trabajadores en Ceuta y Melilla


Noticias similares

Cuando Marruecos fronteras terrestres abiertas con España, y la vista está fijada para marzo de 2022, como ha avanzado EL ESPAÑOL, los pasos fronterizos aprobados (Tarajal I y Beni Ensar) serán nuevamente utilizados por los ciudadanos de Nador y Tetuán que cruzan Ceuta y Melilla para trabajar todos los días.

Entre los cambios que se producirán en estas fronteras, Rabat exigirá al ejecutivo español que revise la situación del 8.500 nacionales en Ceuta y Melilla En muchos casos no tienen contrato de trabajo, pagan cotizaciones a la seguridad social pero no reciben prestaciones por desempleo, son despedidos sin indemnización o no se les paga por accidentes de trabajo.

Conocido como Viajeros transfronterizos Son empleados marroquíes en las ciudades autónomas españolas sin permiso de residencia. No tienen derecho a pernoctar en Ceuta y Melilla, solo les dan permisos de entrada y salida en el día.

De esta forma no gozan de los derechos de un trabajador extranjero en España. De hecho, son tratados de forma diferente a los marroquíes que trabajan en las Comunidades Autónomas españolas en la península.

Desde 2011, la tarjeta transfronteriza se renueva anualmente y para un tipo de trabajo. «Si te despiden o la empresa cierra, no tienes otro lugar para trabajar con esta tarjeta», se queja a EL ESPAÑOL. Marouan Chakib, el sindicato marroquí (UMT) y portavoz de los trabajadores fronterizos en la región de Tetuán.

El impuesto transfronterizo se agrega al impuesto sobre el Ingresos de no residentes (IRNR), eso es un 24% del salario no reembolsable si la cuenta de pérdidas y ganancias no está archivada en España.

Estas condiciones son el resultado de la Ley de inmigración de 2011, que proporciona algunas exenciones para estos trabajadores que viven al otro lado de la frontera. Algo que el gobierno de Pedro Sánchez necesita revisar cuando entre en funcionamiento la nueva frontera inteligente.

Sin contrato

Naima y su amiga Saida han sido maestras en un centro cultural islámico durante más de una década, enseñando a niños y adultos. “No tenemos contrato, ni seguridad social, no tenemos vacaciones pagadas. Si te enfermas, llaman a tus familiares y te tienen que buscar porque no hay ayuda médica ”, dice Naima, enumerando las irregularidades laborales. Además, trabajan más tiempo que la normativa porque imparten los cursos en dos centros, por un subsidio de 320 euros al mes para viajes y comidas.

No son dos casos aislados; Un centenar de profesores marroquíes en Ceuta no tienen papeles ni derechos. Por ejemplo, si les pasa algo en el trabajo, no están asegurados.

Rachid de Castillejos Sufrió un accidente laboral en 2013, una caída desde una altura de tres metros mientras cotizaba en una empresa constructora durante 12 años. La empresa se hizo cargo de los meses de rehabilitación y seguro médico, luego él permaneció desempleado y sin sueldo. Lo denunció y un abogado español le trajo el caso, quien le aseguró que tendría que indemnizarle con 36.000 euros.

«Buscamos la vida»

Con Covid-19 y el cierre de los pasos fronterizos en marzo de 2020, a los problemas habituales se unirá el empobrecimiento. Desde entonces, miles de marroquíes de las regiones del norte del país vecino no han podido entrar en Ceuta y Melilla, por lo que no trabajan. «Buscamos vida aquí y allá“Dijo Ali a EL ESPAÑOL en una reunión con un grupo de 25 trabajadores transfronterizos en la sede del Sindicato de Trabajadores de Marruecos (UMT) en Tetuán.

Kais de Castillejos «ha perdido el interés por todo». Lleva dos décadas pagando cotizaciones a la Seguridad Social, pero lamenta «haberse ido -Ceuta- sin sueldo ni ayuda. Un año y medio sin un céntimo del gobierno español ni de la empresa -una mueblería-«. Recuerda que «trabajamos igual que los españoles, pero tenemos que afrontar cada día el duro cruce de la frontera, donde un bastón puede caer sobre tu cabeza. Nos tratan como perros, pero aguantamos por nuestras familias».

«Nuestra vida ha terminado. Estamos sin trabajo, sin ayuda, sin médico, sin nada», se queja Zhora. Esta vecina de Castillejos, a tres kilómetros de Ceuta, lleva más de 32 años trabajando como empleada doméstica en la ciudad española, pero no tiene acceso a sus médicos porque la frontera está cerrada y no puede cruzar la península en avión Visa.

«Nos sorprende que el país vecino no nos ayude», dice otra trabajadora del hogar. Tiene 28 años asegurada en Ceuta y actualmente se encuentra de baja por cirugía de columna.

Todos se quejan de que no recogieron el ERTE. «Trabajamos aquí y allá. Hace año y medio que no pagamos», recuerda Loubna de Tetuán. El secretario general de la UMT en Tetuán, Abd Lhay Lamrani, se pregunta en voz alta: «¿Por qué no renunció a sus derechos en Ceuta? Eso está regulado por el derecho internacional».

Involucrado

Por otro lado, los trabajadores que se quedaron en las ciudades autónomas están atrapados irregularmente en España porque sus papeles caducaron cuando se cerró la frontera y no pudieron renovar sus pasaportes ni el registro en su lugar de residencia en Marruecos. Es asi trabajar «en negro», cuéntanos sus compañeros de Marruecos.

El artículo 183 de la Ley de inmigración exige los mismos requisitos para obtener un permiso de trabajo que para una visa de residencia y de trabajo.

«Muchos son rechazados por falta de documentos. Tienen el pasaporte caducado, el censo o lo entregan fuera de plazo», explica. Abderraman El Fahsi, Secretario General de UGT-FICA Melilla. Actualmente hay 364 renovaciones en Melilla, según el sindicato.

Explicaciones sobre Sánchez

Durante los últimos meses, los trabajadores se han manifestado para conseguir que Rabat acceda a abrir los pasos fronterizos y regresar a sus lugares de trabajo, pero también han grabado en vídeo al presidente Pedro Sánchez para pedir explicaciones.

los UMT hizo contacto Comisiones de trabajadores, y ha «enviado una carta a España para solucionar la situación de estos trabajadores», explica el secretario. Además, «nos uniremos a la UGT cuando entremos en Ceuta», dice Marouan Chakib.

La semana que viene, los representantes de los viajeros transfronterizos se reunirán en el congreso de Rabat, según ha podido saber EL ESPAÑOL. En cualquier caso, hicieron frecuentes viajes a la capital durante ese año y medio para explicar su situación al gobierno.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *