Muere el arquitecto Ricardo Bofill a los 82 años

Muere el arquitecto Ricardo Bofill a los 82 años


Ricardo Bofill, en una imagen de archivo

Ricardo Bofill, en una imagen de archivo -IMÁGENES FALSAS

BARCELONA, 14 de enero (EUROPA PRESS) –

El arquitecto Ricardo Bofill Levi, impulsor de obras como el edificio Walden 7, la T1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat y el Hotel W de Barcelona, ​​ha fallecido este viernes en Barcelona a los 82 años.

Nacido en Barcelona el 5 de diciembre de 1939, el arquitecto deja una amplia y variada producción arquitectónica y numerosos proyectos en curso, habiendo realizado a lo largo de su carrera alrededor de un millar de obras en 40 países.

En 1963 fundó el Taller de Arquitectura con un equipo multidisciplinar compuesto no solo por arquitectos sino también por otros profesionales y artistas, como el crítico literario Salvador Clotas, el poeta José Agustín Goytisolo y la economista Julia Romea.

Entre sus obras destacan la Muralla Roja de Calpe (Alicante); el proyecto Villes Nouvelles en Francia; el Santuario de Meritxell en Andorra; el conjunto formado por el edificio Walden y La Fábrica en Sant Just Desvern (Barcelona), sede catalana de su Taller de Arquitectura; el Teatro Nacional de Cataluña (TNC); el Palacio de Congresos de Madrid; la remodelación del Aeropuerto de Barajas en 1997 y el Edificio Shiseido en Tokio.

El mundo cultural y político ha reconocido la trayectoria de Ricardo Bofill y lo recuerda como uno de los arquitectos barceloneses más internacionales.

La arquitecta y decana del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya (COA), Assumpció Puig, ha lamentado su muerte: «Deja un gran legado y es y será siempre un referente».

El arquitecto Jordi Garcés (del estudio Garcés-de Seta-Bonet), en declaraciones a Europa Press, también ha elogiado la «rara riqueza formal y libertad compositiva» que caracteriza la obra de Bofill.

El Teatro Nacional de Cataluña (TNC) también lamenta el fallecimiento del arquitecto, autor de su «edificio emblemático», ubicado en Barcelona e inaugurado en 1996.

INSTALACIONES

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha destacado que «su actitud cosmopolita y su legado arquitectónico serán siempre recordados en casa y en el extranjero», y la consejera de Cultura Natàlia Garriga ha declarado que el arquitecto dejó una huella imborrable.

El ministro de Cultura, Miquel Iceta, lamentó el fallecimiento del arquitecto y aseguró: “Su obra lo mantendrá siempre vivo en nuestra memoria”.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, recuerda a Bofill como «uno de los grandes arquitectos contemporáneos» y autor de edificios icónicos, entre los que menciona el Walden-7 y el TNC.

El Ayuntamiento de Sant Just Desvern ha destacado que Bofill fue un «arquitecto de renombre internacional» y que deja como legado su taller de arquitectura y uno de sus edificios más emblemáticos en el municipio.

El teniente de alcalde de Barcelona, ​​Jaume Collboni, ha destacado que Bofill fue «un arquitecto brillante, un referente del urbanismo cosmopolita» y que ha convertido la ciudad en un referente de la arquitectura moderna y contemporánea, asegurando que su legado está en la memoria colectiva y perdurará.

Òmnium Cultural ha llorado su muerte calificándolo como «uno de los arquitectos catalanes más internacionales» que creó obras de referencia en Cataluña.

La Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), donde Bofill inició sus estudios como arquitecto y que le otorgó el doctorado honoris causa el pasado mes de septiembre, ha destacado que es uno de los «más influyentes y reconocidos» de Cataluña en su disciplina.

Studio Ricardo Bofill Taller de Arquitectura ha anunciado que para despedir a Bofill, los días 26 y 27 de enero se celebrará un acto en el que amigos, familiares y admiradores podrán acudir a la sede del estudio para rendir homenaje al arquitecto.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *