«Es un crimen y una traición»

«Es un crimen y una traición»


Pide a Sánchez que no «caiga en los chantajes de Marruecos» en relación al Sáhara

BARCELONA, 18 de marzo (EUROPA PRESS) –

El diputado del CS, Jordi Cañas, ha asegurado que los supuestos contactos del jefe de Gabinete del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, Josep Lluís Alay, y del entorno de Puigdemont con Rusia para conseguir apoyo al proceso independentista son, a su juicio, muy grave: «Esto es un crimen y una traición».

Lo dijo en declaraciones a los periodistas este viernes ante el crimen «La invasión rusa de Ucrania y los vínculos del separatismo catalán con el Kremlin», en las que aseguró que, a su juicio, estos presuntos vínculos no eran nuevos: «Sr. Alay ya el 24.3. declara que no irá a Rusia a hablar de caviar o vodka, hablará de construir un estado independiente para Cataluña con Rusia».

Cañas ha asegurado que esta conducta está tipificada en el Código Penal y que «incluso hay actas del caso Wolhov, donde también queda claro: se reunieron con oligarcas, gente muy cercana al Kremlin, con hombres a los que acusaba el atentado». de asesinar gente en Europa».

“Estamos hablando de un contexto en el que el independentismo se dio cuenta de que quería incidentes graves en Cataluña. Buscaban muertes y una declaración unilateral de independencia respaldada por naciones como Rusia”, agregó.

Ha insistido en que el problema para él no es lo que dijo el ponente del Congreso, Gabriel Rufián, sobre Puigdemont, ni si este episodio «significa una nueva guerra entre ERC y junts, sino que el señor Puigdemont y su Gobierno están negociando con Rusia el Reconocimiento de una Cataluña independiente a cambio de la presencia rusa en Cataluña».

Por otro lado, respecto a la subida de los precios de la electricidad y los combustibles, Cañas ha dicho que no se trata de un fenómeno nuevo, recordando que «en Ucrania se han producido subidas de precios de antes de la guerra» y pide al Gobierno que tome medidas para reducirlos el precio golpea.

SÁHARA

Preguntado por el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que recomendaría el plan de autonomía del Sáhara Occidental propuesto por Marruecos en 2007 como vía para resolver el conflicto, Cañas pidió a Sánchez que explique «si él y su Gobierno las han retirado de las resoluciones de la ONU, porque de ser así, hay un problema grave».

Para él, estas declaraciones de Sánchez podrían significar «caer en el chantaje de Marruecos», algo que cree que está afectando los derechos del pueblo saharaui, debilitando al Gobierno y afectando las relaciones con Argelia en materia de gas, según sus palabras.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *