«Esta es tu carta de presentación»

«Esta es tu carta de presentación»
  • Denuncian el «pacto de vergüenza‘, convirtiendo a Castilla y León en la ‘primera región de Europa’ gobernada por la extrema derecha

  • «Este nuevo PP es ese más antiguo de todosel juez Lastra, que recuerda que el barón gallego dirigirá el PP por su acuerdo con Ayuso para «encubrir la corrupción».

El acuerdo entre el PP y Vox en Castilla y León, que otorgará al ultraderechista la presidencia de las Cortes regionales, tres ministerios y la vicepresidencia del Gobierno regional, se ha convertido automáticamente en el primer argumento de ataque en el Ejecutivo y en el PSOE contra el nuevo líder popular Alberto Núñez Feijóo. No tomará las riendas hasta que el Congreso extraordinario del 1 y 2 de abrilpero ya es el líder “de facto”.

Para el Ejecutivo y el PSOE, la decisión de permitir a Vox formar parte de un Gobierno regional, que los socialistas señalan como «la primera vez ‘que ocurre en Europa’,carta de presentaciónde Feijóo. Aseguran a este diario fuentes de Moncloa. Esto, subrayan, «demuestra quién es» y que «no hay renovación en el PP». viejo PP para siempreque ahora abre las puertas a la extrema derecha». Se trata de un «pacto de última hora», en alusión a que se alcanzó esta mañana «in extremis», pero que, según señalan, supone un retroceso de décadas. y eso se cocinó, usted entiende, mucho antes de eso, y advierten que «el gobierno será alerta para que ningún derecho ganado sea revocado».

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ya apuntó esta mañana en los pasillos del Congreso que este jueves habrá un «Dia importanteno sólo para Castilla y León, sino para toda España, porque «sabremos si el PP permitirá que esta región europea sea la primera en ser gobernada por la extrema derecha». Para un partido como Vox, que apoya la europea, contraria a los valores constitucionales y a la igualdad entre hombres y mujeres”, dijo. “Esperamos que el PP siga el camino del resto de partidos conservadores de Europa”.

“El que firmó el pacto es Mañueco, pero es Feijóo quien apoya y ratifica el acuerdo, traicionando la democracia y 40 años de consenso democrático”, dice Lastra.

No fue así, y muy poco tiempo después se confirmó el pacto. «Ya es una realidad», es «una día triste para Castilla y León y por la democracia española”, “la extrema derecha vuelve al gobierno 40 años después, de la mano del PP de Feijóos”, atacó la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, que desde el primer momento miró al presidente de la Xunta manifestándose: “ Abre su mandato, abre su liderazgo en el PP abrir las compuertas a los gobiernos de extrema derecha. Traicionaron, comercializaron los derechos de los ciudadanos de Castilla y León y de las mujeres en particular».

«Quien haya firmado el pacto, es [Alfonso Fernández] Mañueco, pero es Feijóo quien nos apoya confirmación del acuerdoDemocracia y 40 años de consenso democrático traicionados”, dijo el diputado. Argumentó que el PP era un partido “totalmente vertical” y no un “Reino de Taifas”, por lo que la decisión de Mañueco fue “compartida” por el jefe de la Xunta El Popular no fue una “falta de liderazgo”, subrayó, quien “ ya ejerce Feijóo al final».

«posición fija»

España está participando, prosiguió Lastra, del «pacto de la vergüenza» que «ya está hecho» como había «advertido» el PSOE y como ya advirtieron ayer ellos y el líder autonómico del partido, Luis Tudanca. «Este nuevo PP es el más antiguo de todos‘, denunció. El número dos ha recordado que Feijóo también «acordó» con la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, «encubrir la corrupción» por su pacto para derrocar a Pablo Casado para conseguir su apoyo y acceder a la dirección del PP. La líder asturiana ya ha anunciado que ni los ciudadanos «ni el Gobierno» pueden «contar» con los partidos populares, aunque no descartó que en el futuro se puedan cerrar pactos de Estado.

El presidente Sánchez ya había advertido de retratar a Feijóo en Castilla y León, incluso con su apuesta por la lucha contra la corrupción

La número dos socialista ha recordado que su partido había ofrecido al PP «un cordón sanitario» para aislar a Vox y en su lugar «ha elegido y se ha consagrado a la extrema derechapor voluntad propia. Tudanca se sentó con el consejero delegado en funciones, Alfonso Fernández Mañueco, y la reunión duró «quince minutos» porque el líder popular «lo tuvo muy claro desde el principio». Los socialistas ofrecieron un «acuerdo de gobernabilidad» y el Los conservadores dijeron «no» porque su abstención en la toma de posesión de Mañueco fue insuficiente.

En el Ejecutivo ya no esconden sus dudas sobre la nueva relación con el PP de Feijóo tras el duro choque de este miércoles en el Congreso. La portavoz popular Cuca Gamara acusó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de «primero aprovecharse de la pandemia» y «ahora estar dispuesto a aprovecharse de la guerra» para excusar su gestión. Parecía que el relevo de Casado podía favorecer un cambio en el perfil de la oposición, pero las palabras de Gamarra de este miércoles descolocaron al ejecutivo. Fuentes de Moncloa mostraron entonces su «indignación», señalando que esta actitud lleva a suponer que «será imposible pactar nada con el PP» y que con Feijóo «nada cambiará». Esta es también la base del cuestionamiento que el Gobierno y el PSOE están haciendo al presidente gallego es un candidato más temible que Casadocuyo liderazgo político y social nunca se produjo.

Eso sí, el Gobierno lleva días centrado en lo sucedido este jueves, la primera prueba de fuego para el presidente de la Xunta. Lo dijo el propio Sánchez este martes en una conversación informal con periodistas el martes durante el vuelo a Letonia, su capital Riga y la base de la OTAN en Ādaži. La investidura de Mañueco «le afecta» y hay que «marcar arreglar un lugar”, comentó antes de las conversaciones sobre la composición de la Mesa de Tribunales, que finalmente llevó a un acuerdo sobre el gobierno del estado.

«Son indistinguibles»

«Habrá que decidir si el PP se atreve a gobernar con Vox». “Tendrá que Puesto Feijóo, más allá de sus argumentos de que quería un PP descentralizado”, aseguró. Y ante la pregunta de si el barón gallego era un rival muy potente contra él, también señaló que la clave estaba en resolver el misterio con la formación de Santiago Abascal y en su compromiso con la lucha contra la corrupción. Por eso Lastra recordó hoy el pacto de Feijóo con Ayuso e incluso afirmó que él «enfocarSobre el presidente de Madrid «es como las luces de Vigo en Navidad», inevitable.

Lastra recuerda que el PSOE ofreció al PP un «cordón sanitario» para aislar a Vox, pero Mañueco «elige y se rinde a la extrema derecha».

En la misma línea que el PSOE, ha dicho la secretaria general de Podemos, Ione Belarra. “El bloque de la derecha está cimentado en Castilla y León. Tras meses compitiendo en la política del insulto, el odio y la precariedad social, PP y Vox lo demuestran con este finiquito son indistinguibles. El bloque democrático debe luchar para que no lleguen al gobierno del estado”, dijo la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Noticias similares

Las reacciones se produjeron en el Congreso tras conocerse el acuerdo. El líder de Más País, Íñigo Errejón, también aseveró que se trataba de la «carta de presentación» de Feijóo al que irónicamente se refirió como «el moderado». En su opinión, el pacto alcanzado en Castilla y León”hipotecaDe cara al futuro. «Si usted no está de acuerdo, que lo diga él», dijo tras ser preguntado por qué cuestiona al líder gallego si no ha tomado ya las riendas del partido.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.