Se busca una silla de ruedas «como Dios manda» para que Cristina pueda practicar atletismo adaptado

Se busca una silla de ruedas «como Dios manda» para que Cristina pueda practicar atletismo adaptado

manuel morenomanuel moreno

Actualizado:

Guardar en la computadora

Una silla de ruedas diseñada por Dios para el atletismo adaptado. Es la construcción que está valorada en unos 7.000 euros porque hay que hacerla a medida Cristina Adrados Artal Hay que progresar en esta disciplina deportiva. El de esta toledana de 27 años es un caso único en España al ser la única atleta con parálisis cerebral en la categoría T34.

Sin embargo, lleva meses entrenando con una silla de ruedas prestada que no se adapta a su cuerpo y es demasiado ancha. «Tiene una silla vacante», admite sin dudarlo. Antonio Javier Ranchal, Director Deportivo de la Federación Española de Deportes para Personas con Parálisis Cerebral (Fedpc). “Es un problema que tenemos con los deportistas cuando empiezan; no existe la accesibilidad universal”, admite.

“Tengo parálisis cerebral desde que nací”, dice Cristina, que practica deporte desde “que tengo memoria” y lleva un año adaptando el atletismo. “Desde el Comité Paralímpico Español acudieron a mí al Hospital de Parapléjicos y me propusieron que eligiera entre varios deportes para competir a nivel nacional e internacional. Elegí el atletismo porque siempre me ha llamado la atención. Y me dijeron que tenía muchas oportunidades porque en mi categoría solo viajaba por toda España”, explica en un descanso del trabajo.

Por las mañanas, Cristina trabaja como administrativa en el área de cobros del Ayuntamiento de Bargas, donde terminará en diciembre. Por la tarde entrena con el velocista Lucas Búa en Toledo en la pista de atletismo del antiguo gimnasio. Los dos comparten entrenador. Juan Antonio Rosaquequien a menudo bromea con ella durante las sesiones.

“Un día vi a Cristina en la pista y recordé que era la niña que veía todas las mañanas en la avenida Europa de camino al colegio con una mochila enorme. Me despertó una gran admiración. Así que le pregunté si quería hacer algo y empezamos la relación, que para mí es muy satisfactoria y enriquecedora”, explica su entrenador. “También sirve de referencia ante cualquier adversidad y cuando un deportista se queja de una pequeña tendinitis, un clavo…”, pone ejemplos de fingir una voz quejumbrosa. «Humanamente muy bien; Como deportista, tendrá que demostrarlo porque todavía no hemos competido”, se sincera Rosique.

“Me gusta esta foto”, dice Cristina de esta instantánea. En el video de uno de sus entrenamientos – asignado

Este sábado Cristina intentará hacer precisamente eso la nota mínima en Leganés (Madrid), en las pruebas de 100 y 200 metros para poder competir en el Campeonato de España de Atletismo Adaptado por Clubes que se celebrará en Gijón el último fin de semana de junio.

Será una hazaña de fuerza cuando logre en la silla de entrenamiento que le ha cedido el Proyecto de Relevos Paralímpicos de la Comunidad Valenciana. «Llamé a muchos lugares y no había forma de que pudiera conseguir otro»., cuenta Cristina, que viajó a Valencia a recogerlo. “Lo hicieron de muy buena fe”, concede Ranchal, que aventura: “Si sacas el aprobado en esta silla, ¡qué no vas a sacar cuando tengas la correcta!”.

Por eso, donde no tienen sillas hechas a medida, buscan en su asociación financiación para comprar una «como Dios manda» para Cristina. «Se metió entre ceja y ceja»asegura su director técnico.

Han presentado una propuesta al Consejo Superior de Deportes (CSD), aunque Ranchal amplía el campo y lanza el guante: “Sería fantástico que una empresa privada aportase el dinero, unos 7.000€. Y nosotros como asociación estamos abiertos a facilitar los retornos publicitarios que el negocio necesita.

solicitud de favores

cristina que Todos tus gastos están pagados, viaja a Madrid al menos una vez al mes para entrenar con su equipo “Corre por ti” en el estadio de Vallehermoso. No se atreve a ir a la capital con el coche de su madre, que no ha sido convertido, y tiene que pedir favores a la gente de su club, que apuesta por el atletismo integrador. Un compañero de la capital española conduce hasta Toledo para recogerlos y traerlos de vuelta a casa después del entrenamiento. Un total de 320 kilómetros en una tarde.

Luego se pregunta por qué las instituciones públicas no la están ayudando económicamente ahora que está comenzando. «Entiendo que como todavía no he comenzado como tal o he llegado a un mínimo, no recibiré ninguna ayuda. Pero lo hacen al revés: si quieren que practique, me pueden ayudar.«, el explica. «De acuerdo con ella al 100 por ciento», aplaude Ranchal.

Hasta conseguir una silla adecuada, la atleta toledana seguirá entrenando con la prestada en la pista de atletismo y haciendo ejercicios de fuerza con su entrenador personal Pedro Tomé.

“Cris es la persona con más energía positiva que conozco; Es trabajadora, responsable y te da un amor invaluable. Siempre la encontrarás con una sonrisa y súper motivada. Así que es bonito entrenarla y consigue todo lo que se propone», dice un animoso Tomé desde Lanzarote. El sábado competirá en el Ironman de Canarias; Precisamente el día que Cristina intenta llegar a la mínima con una silla no apta para viajar a Gijón para el Campeonato de España.

Los ves
Observaciones

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.