La Ley de Riegos de Doñana continúa sin un ápice de consenso

La Ley de Riegos de Doñana continúa sin un ápice de consenso


Compareciendo en la comisión parlamentaria el pasado martes. / Sur

Unidas Podemos exige que se paralice la tramitación y al PSOE que se amplíe para llegar a un acuerdo

Héctor Barbotta

El proyecto de ley, que pretende introducir una nueva regulación de los regadíos en la corona norte de la provincia de Huelva, en el entorno del Parque Nacional de Doñana, continuará su labor sin la menor posibilidad de consenso. Un día después de las comparecencias de los representantes de los distintos sectores implicados en la comisión parlamentaria, los grupos políticos dejaron al descubierto el abismo que separa las posiciones de uno y otro.

La presencia de representantes de organizaciones agrarias -que apoyan el proyecto- y grupos ecologistas en el Parlamento y del presidente del Consejo de Participación, Miguel Delibes -con un tono fuertemente crítico- han reafirmado a los grupos políticos en sus posiciones anteriores. Tras escuchar a todos los que se consideren interesados, el proceso para la aprobación de la ley continuará, aunque el grupo parlamentario Unidas Podemos por Andalucía (UPA) propondrá rechazar el proceso.

La formación de izquierda ha enviado una carta al presidente de la Junta Directiva, Juanma Moreno, en la que asegura que el mero anuncio de los cambios previstos en el proyecto de ley ha provocado graves reacciones tanto de las autoridades económicas como de las sociedades científicas e incluso de los Grupos de la comunidad empresarial. En la carta, UPA recuerda que varias cadenas de supermercados europeas han anunciado que dejarán de comprar fresas si no se producen de forma sostenible, lo que podría tener un impacto negativo en todas las explotaciones de la provincia de Huelva, provocando pérdida de empleo y prestigio.

La portavoz de esta formación, Inma Nieto, también ha señalado la ruptura abierta y el aumento de las tensiones en la región y la necesidad de defender a los productores cuyas fincas están legalizadas.

Ante esta postura, el portavoz del PP, José Antonio Nieto, hizo un llamamiento al diálogo y al consenso, asegurando que en las actuaciones del martes se apreciarían distintas visiones de una misma realidad, pero que coinciden en que el problema de Doñana data de muchos años y la consecuencia del mal gestión de los gobiernos socialistas.

Para Nieto, la solución pasa por quitar la presión a la que están sometidos los acuíferos. Al igual que la portavoz de Ciudadanos, Teresa Pardo, Nieto criticó el pasado martes la ausencia de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en la Comisión, criticando que, según ella, falta una posición clara en el PSOE sobre este tema.

Los socialdemócratas, que se abstuvieron de votar durante todo el debate, solicitarán una ampliación de los plazos de tramitación. La viceportavoz del PSOE, María Márquez, indicó que era necesario buscar un espacio de acuerdo y diálogo, para lo que pidió que «se abra un espacio de prórroga, si es necesario, en los tiempos y plazos que dé el propio Parlamento». .


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.