La junta rechaza las críticas a su política sanitaria y descalifica por politizadas las manifestaciones convocadas para el sábado

La junta rechaza las críticas a su política sanitaria y descalifica por politizadas las manifestaciones convocadas para el sábado


El director general Juanma Moreno en la inauguración del centro de salud de El Puerto de Santa María. / Sur

Los sindicatos UGT y CCOO se manifestarán con el apoyo del PSOE y el resto de fuerzas de izquierda

Héctor Barbotta

El Gobierno de la Junta se ha metido de lleno en el debate abierto sobre la situación sanitaria en Andalucía. Al inicio de la manifestación, convocada para este sábado por los sindicatos y apoyada por todos los grupos de oposición excepto Vox, el presidente, Juanma Moreno, y el ministro de Sanidad y Familia, Jesús Aguirre, se pronunciaron en contra de las críticas para proteger a sus propias para hacer demandas de gestión sanitaria y atribuir las protestas a intereses políticos.

“Nadie puede decir que este Gobierno ha cerrado un centro de salud, un hospital, o restringido la sanidad”, dijo el presidente en la inauguración de un centro de salud en la ciudad gaditana de El Puerto de Santa María. Moreno pidió «tranquilidad, razón y rigor» en materia de salud, y aunque reconoció que se pueden cometer errores, pidió una gestión que, según dijo, «está marcada por más luces que sombras» porque hoy hay más hospitales, más centros Están dando salud, más médicos y más recursos que cuando llegó a la junta y aseguró que su gobierno había invertido más en salud pública.

“No tengo varitas ni recursos ilimitados porque hay que priorizar el gasto”, dijo el presidente, asegurando que está haciendo todo lo posible para tratar de mejorar la salud.

El concejal Aguirre fue más allá al afirmar que las protestas convocadas por los sindicatos están politizadas y no provienen de ciudadanos sino de grupos políticos de oposición que movilizan a sus alcaldes ya los sindicatos para apoyar una demanda política. «Las movilizaciones tienen un corte político muy claro, encabezadas por las diputaciones municipales y provinciales del PSOE», ha asegurado. Para el asesor, es una situación incomprensible que va con los movimientos de elecciones primarias.

En este contexto, Aguirre quiso diferenciar la postura del gobierno. “Aquí estamos en la gestión, ni en el Consejo de Gobierno ni en ningún otro lado estamos hablando de elecciones anticipadas, no estamos hablando más que de trabajo, detrás de la bandera están otros”, se quejó. “¿Que quieren seguir con las pancartas? Que sigan”, desafió la consultora.

Las manifestaciones convocadas para el sábado también fueron calificadas de políticas por el Partido Popular de Andalucía. Su secretario general adjunto, Toni Martín, consideró «doloroso que los sindicatos UGT y CCOO hayan decidido dejar de representar a los trabajadores andaluces y hayan decidido que ahora representen al PSOE-A». Basa esta afirmación en que sustentan lo que considera falsos argumentos que utiliza el PSOE para defender movilizaciones que cree que van contra la salud pública. A Martín le pareció ridículo afirmar que la Junta de Andalucía quiere privatizar la sanidad pública cuando actualmente hay 30.000 trabajadores más que hace tres años, como es ridículo quejarse de la situación de la sanidad pública andaluza «cuando un proyecto fue torpedeado y hundido por presupuestos que supuestamente prometían 1.000 millones de euros más para sanidad».

Respecto a la situación de las infraestructuras sanitarias, el presidente del PP-A ha señalado que «en lo que va de legislatura se han realizado 1.007 obras en el sistema sanitario público andaluz» y que «es prácticamente imposible encontrar una semana en la que la La Junta de Andalucía no dispone de infraestructuras sanitarias inauguradas

El secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, desestimó estas críticas y dijo que si el presidente de la Junta, Juanma Moreno, o el concejal Elías Bendodo «preferirían darles la espalda y cuestionar la legitimidad democrática de dos sindicatos para declarar una movilización es que El PP tiene un problema.

“A ver si el problema es que el señor Bendodo no cree en la legitimidad democrática de las dos uniones de clase para reivindicar un derecho a algo justo como la sanidad pública al nivel que necesita Andalucía”, exigió Espadas.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.