La Junta de Andalucía pone en marcha un plan urgente para evitar el colapso de la obra pública

La Junta de Andalucía pone en marcha un plan urgente para evitar el colapso de la obra pública


Elías Bendodo y Patricia del Pozo, tras el Consejo de Gobierno del martes. / sur

El decreto, que complementa al del gobierno central, permitirá actualizar los precios de los contratos ante el aumento de los consumos intermedios en el sector de la construcción

Héctor Barbotta

Los adjudicatarios de las obras públicas contratadas con la Junta de Andalucía pueden aumentar los precios hasta en un 20 por ciento para hacer frente al aumento de los costes de materiales provocado por la huelga del transporte y las secuelas de la invasión rusa de Ucrania. El consejo de gobierno ha aprobado un decreto de emergencia que le permitirá aumentar los precios pactados, evitando así el colapso del sector. Los costes de la medida ascienden a 71,5 millones de euros.

La junta completa de este modo el decreto ya aprobado por el Gobierno central, que según el portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, es parcial e incompleto, ya que no permite a los adjudicatarios de obras cuya ejecución haya requerido menos de un año para beneficiarse de venir o correr en el último año. Los municipios, los parlamentos estatales y las universidades pueden adherirse a esta medida con una decisión de la junta directiva, que también afecta las futuras listas de cantidades.

Según Bendodo, la implementación de esta medida acordada con la industria, que se mantendrá vigente mientras no amaine la espiral inflacionaria, permitirá que los proyectos sean rentables y ejecutados.

El Gobierno andaluz ya adapta su discurso a la convocatoria electoral de junio

La Junta de Andalucía justificó esta medida diciendo que las empresas que trabajan con las administraciones tienen un grave problema por el cambio inesperado en sus propuestas económicas iniciales.

Así, el decreto legislativo aprobado este martes aumenta la cobertura de muchos contratos relacionados con la medida inicial tomada por el Gobierno central y permite que más empresas se beneficien de esta revisión de precios, para no verse obligadas a parar las obras, lo que pondría en peligro la viabilidad. de estos contratos, empresas y miles de puestos de trabajo.

A diferencia de la regla del Gobierno español, el Decreto Legislativo andaluz recoge en particular las obras que se ejecutarán en 2021 y que estarán finalizadas cuando entre en vigor el Real Decreto Estatal, así como las obras de duración inferior a un año. Además, amplía el filtro de obras con derecho a consultar sus precios e incluye todo tipo de materiales utilizados, y no solo los cuatro incluidos en el real decreto estatal: betún, acero, aluminio y cobre. Asimismo, elimina las penalizaciones derivadas de retrasos por falta de materiales y permite la sustitución de materiales siempre que no afecte a la calidad del producto.

Asimismo, el Decreto Legislativo andaluz amplía la compensación a los contratos de mantenimiento de carreteras y edificios públicos y establece que a partir de ahora todas las especificaciones de los futuros contratos tendrán en cuenta la fórmula de ajuste de precios.

Los costes adicionales se pagarán en la certificación final de la obra, por lo que el impacto en los hogares andaluces se verá reflejado en varias anualidades. El impacto económico en las arcas del Ministerio de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio se estima en 59 millones de euros (con los índices preliminares publicados a diciembre de 2021), pero esta cantidad puede aumentar en función de la evolución de los índices en 2022 y 2023 . Aunque la norma también afecta a otros ministerios con obras como Salud y Familia, Educación y Deporte; agricultura, pesca y desarrollo sostenible; Cultura y Patrimonio Histórico y Turismo, Justicia, Renovación y Administración Local analizando el impacto de la actuación.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.