El modelo ‘Soria ya’ prueba suerte en las provincias andaluzas

El modelo ‘Soria ya’ prueba suerte en las provincias andaluzas


Participantes en la protesta de ayer en Huelva. / alberto diaz

El retraso de la inversión en Huelva, Granada y Jaén incentiva la creación de plataformas, algunas con perspectivas electorales

Héctor Barbotta

Unas 6.000 personas se manifestaron este viernes en Huelva para reclamar infraestructuras para la provincia. La protesta, bautizada «¿Y Huelva cuándo?» por la plataforma, reflejaba el malestar por el retraso en la ejecución de unas obras que consideran imprescindibles y que, según los organizadores, llevan 30 años de retraso.

Los organizadores aseguran que estimando la inversión media por habitante en España de las últimas tres décadas, el déficit de inversión en Huelva alcanzaría los 3.000 millones de euros. El portavoz de la plataforma, Juan José García del Hoyo, expresidente del Consejo Económico y Social de la provincia (CESP) y catedrático de Economía, ha señalado que la provincia va rezagada en inversiones en zonas como Soria o Teruel.

La comparación no era inocente. Soria y Teruel son dos provincias de la llamada “España vacía” donde las formaciones provinciales han obtenido rotundos éxitos en los últimos procesos electorales bajo la bandera de la Queja.

El sentimiento de abandono que se manifestó durante las protestas de este viernes no es exclusivo de Huelva. En otras provincias, este tipo de plataformas también han proliferado, llevando a ciertas áreas a un nivel de agravio con otras y desafiando la capacidad de las organizaciones políticas tradicionales para representar y canalizar este sentimiento.

El resultado de las últimas elecciones castellano-leonesas de la plataforma “Soria ya”, sumado al de “Teruel existe” en las elecciones generales de 2019, ha planteado el interrogante de si en alguna de las provincias andaluzas podrían aparecer ciertas perspectivas de éxito. fórmulas similares. Plataformas políticas sin filiación ideológica aparente, capaces de explotar selectivamente este malestar.

Desde la transición ha habido facciones en la Cámara de Diputados que no tienen otro objetivo que representar políticamente determinados territorios, y la duda es si esta fórmula, que ahora ha sido trasladada a las Cortes de Castilla y León, tiene posibilidades de presentarse en el Parlamento de Andalucía.

De momento no hay visos de que el movimiento ciudadano onubense se traduzca en una propuesta electoral, pero no es así en Jaén, donde no hay una sino dos plataformas reivindicando la marca de la España vacía para sus iniciativas políticas. En febrero de 2017 se formó Jaén Merece Más, integrado por 60 agrupaciones de la capital, para reclamar más inversión pública y privada que permitiera, por ejemplo, frenar la lenta pero paulatina pérdida de población iniciada en los peores años de la crisis de 2008 . Tras el éxito de sus primeras manifestaciones, amplió las solicitudes de infraestructuras a toda la provincia, inició contactos con otras plataformas provinciales y participó en encuentros con la España vaciada, que cristalizó en la manifestación de marzo de 2019 en Madrid en la llamada “revuelta” de la España vaciada’.

Ese año se crea una coordinadora provincial de plataformas cívicas denominada Levanta Jaén, en contra de la decisión del Ministerio de Defensa de elegir Córdoba, en lugar de Jaén, como sede de la base logística del ejército. Ambas plataformas se han separado y van por caminos separados.

Granada es otra provincia donde ha echado raíces la idea del agravio. Los retrasos en la infraestructura o las interrupciones del ferrocarril han monopolizado el debate público durante las últimas dos décadas. Ha habido varias plataformas e intentos localistas, pero hasta ahora sin elección de reflexión. Desde el asociacionismo y las organizaciones, la sociedad civil ha tenido un papel protagónico en la vida de la capital y la provincia.

La última iniciativa es Juntos por Granada, que ya ha anunciado que participará en las próximas elecciones. Surgió por primera vez hace cinco años con la demanda de que el capital judicial no se fragmente y se mantenga vivo detrás de las demandas que surjan. El principal actor visible es César Girón, un exconcejal socialista que optó por liderar el grupo del PSOE en la capital. En torno a él se reunían conocidos profesionales de la ciudad con diferentes trayectorias. Unidos por Granada defiende lo que denomina “Granadexit” y la reordenación territorial del Estado. Pertenece a los movimientos que defienden la identidad de Andalucía Oriental.

Con información de:
Quico Chirino (Granada) y
José M. Liébana (Jaén)


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.