Así llegan los partidos al 19-J

Así llegan los partidos al 19-J


COLPISA

El millón de voces como barrera psicológica

«Probablemente Juan sea mejor candidato de lo que ha demostrado en esta campaña», oscilan desde la dirección federal del PSOE. El exalcalde de Sevilla fue nombrado secretario general de los socialistas andaluces en noviembre, cinco meses después de ganar las primarias a Susana Díaz con el apoyo de Pedro Sánchez. En Ferraz siempre supusieron que no podría vencer a Juanma Moreno en aquellas elecciones, pero confiaban en que su lento liderazgo ayudaría al PSOE-A a empezar a ascender después de que en diciembre de 2018 tuviera su peor resultado que la Historia había registrado en algunas autonómicas: apenas más de un millón de votos, el 27,9% del total de votos y 33 escaños; una victoria insuficiente para reinar. Hoy sería un éxito alcanzar esa marca. La idea de que se podría sumar el medio millón de diferencia en votos que se llevó Sánchez Díaz en abril de 2019 se ha convertido en una quimera. Espadas está agobiado por un nivel de conocimiento inusualmente bajo para un candidato socialista y la campaña tuvo un efecto limitado para revertir la situación.

El reto de atesorar el voto útil para superar los 50 escaños

Hay sondeos que ya elevaban la candidatura de Juanma Moreno a más de 50 escaños la noche del viernes, al término de la campaña electoral. Pero los populares no están dejando que el optimismo que traicionan sus expectativas antes de estos 19 años se convierta en una satisfacción anticipada. Ocho provincias en juego son muchas, y los cálculos se pueden desbaratar dada la notable fragmentación partidaria cuando la participación y la intención de voto fluctúan unas décimas. Así lo recuerdan en Génova, para ser prudentes, aunque los sondeos electorales que están realizando en las sedes de los principales partidos apuntan a una conjunción mágica para ellos: no solo ganan, sino que superan los ansiados 50 parlamentarios -cinco de la mayoría absoluta-. – cuando el PSOE cae por debajo de 30. El PP cree que la campaña ha jugado a su favor, no solo porque ha reforzado la creencia de que «no hay alternativa» al Gobierno de Moreno. También porque ha atraído muchas voces moderadas útiles al partido, de derecha e izquierda, para frenar la influencia de Vox.

La lucha agónica por no ser borrada también del mapa andaluz

No hay precedentes de que los partidos pasen de la vicepresidencia de un gobierno a cero escaños en sus colegios electorales casi de la noche a la mañana por su peso de voto. Pero eso es exactamente lo que sucedió hace 13 meses con Ciudadanos en la Asamblea Nacional de Madrid y estaba por cumplirse en Castilla y León, donde Francisco Igea retuvo por poco su escaño de los 12 que atesoran los naranjas. Este es el escenario de descomposición acelerada de Cs, en el que la candidatura de Juan Marín, que parte con 21 poderosos escaños en el Parlamento andaluz y acaba rozando posiblemente la insignificancia más absoluta, libra este domingo su particular batalla. La lucha entre quedarse en la “nada” y conquistar “algo” está lejos de ser baladí, y no solo porque lo primero agregaría un nudo más a la cuerda ahogando el partido de Inés Arrimadas. Si el PP no logró barrer por completo a los liberales en su toma de posesión electoral, su contención en forma de escaños, por mínimos que sean, puede calmar el corazón de Moreno porque no depende de Vox.

De la euforia inicial a la “mano tendida” hacia Moreno

Para Vox, Andalucía es el origen de todo lo que vino después. Los de Santiago Abascal han recibido representación institucional por primera vez en su historia gracias a los 12 diputados cosechados en las elecciones autonómicas andaluzas de 2018. En esta ocasión intentan doblar su apuesta llevándose como cabeza de cartel a una de sus primeras espadas a nivel nacional: Macarena Olona. Pero la extrema derecha ha pasado de la euforia inicial a un cambio de estrategia después de que las encuestas la ubicaran en un rango de 13,6% a 15,8% de apoyo. Ahora mira al Palacio de San Telmo con la intención de ligar su destino al del PP y reforzar a Olona como vicepresidenta, como sucedió con Juan García-Gallardo en las elecciones autonómicas de Castilla y León el pasado mes de febrero. La candidata ha advertido en reiteradas ocasiones a Juanma Moreno que su apoyo no es gratuito y que los «asesores» pagarían honorarios a cambio. Abascal y Olona confían en una sorpresa como la que sacudió el cuerpo hace cuatro años cuando nadie auguraba su fuerte bajón en el Parlamento andaluz.

La opción andaluza que busca desligarse de Madrid

teresa rodriguez aa L

Proceder y.

11 diputados

teresa rodriguez aa M

Proceder y.

11 diputados

teresa rodriguez aa S

Adelante

Andalucía

11 diputados

teresa rodriguez aa XS

Adelante

Andalucía

11 diputados

La relación de Teresa Rodríguez con Podemos terminó abruptamente cuando ella y otros ocho compañeros de ideas afines fueron expulsados ​​de la facción que dirigía en la cámara andaluza. Se enteró por la prensa cuando estaba de baja por maternidad y las heridas siguen abiertas. Este domingo, apartada de los morados, vuelve a la carga con una opción de izquierda que recupera las consignas andaluzas y que mantiene «independientemente de las decisiones que se tomen en Madrid». En su programa quiere que «las andaluzas y los andaluces retomen las riendas de sus vidas». Un proyecto que se materializa en propuestas de “una nueva economía para la Andalucía por venir” basada en valores feministas y ecológicos. En 2018, Rodríguez lideró la candidatura conjunta y ganó 17 diputados, pero esta vez el optimismo es menor. Todas las encuestas le asignan escaños, aunque ninguna encuesta augura que la suma de las dos formaciones a la izquierda del PSOE se acerque al número logrado en la elección anterior.

El regreso de los errejonistas para revertir la sangría electoral

inmaculada nieto L

Por Andalucía

PUxA (6 inmersiones)

inmaculada nieto M

Por Andalucía

Como UPxA (6 inmersiones)

inmaculada nieto S

Por Andalucía

como PUxA

(6 diputados)

inmaculada nieto XS

Tras superar el trauma inicial que supuso la exclusión de Podemos por presentar tarde su inscripción en la coalición Por Andalucía, los Morados se reencontrarán este domingo con Izquierda Unida, Alianza Verde y Más País, la escisión liderada por Íñigo Errejón a nivel nacional tras la escisión del partido en el convulso II Congreso de Vistalegre de 2017. La alianza supondrá además el bautismo de fuego del «frente amplio» que la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz prepara para oponer a la campaña castellano-leonesa de febrero, esta vez cuando se involucró de lleno en los archivos de la formación e incluso reprodujo una foto conjunta con la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, seis meses después. Los principales objetivos de la candidata Inma Nieto (IU) este domingo son superar la ruptura con Adelante Andalucía, que partirá en dos el apoyo de un electorado de izquierda similar y cambiar la tónica que viene castigando las confluencias desde 2016 en términos de sangrado de votos en la urna. El último CIS le otorga el apoyo del 5,9% de los votantes.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.