El rechazo del Gobierno a la financiación autonómica une Cataluña, Madrid y Valencia

El rechazo del Gobierno a la financiación autonómica une Cataluña, Madrid y Valencia
  • Los tres gobiernos denunciaron que el nuevo método de cálculo de la población ajustada supondría perder ingresos

De diferentes maneras y posiblemente con distintos objetivos finales, el presidente popular de Madrid, Isabel Díaz Ayuso su homólogo socialista valenciano, ximo puigy el «presidente» independentista Pere Aragonés En una cosa coinciden: su rechazo absoluto a la propuesta del Gobierno de abrir el baile de un nuevo modelo de financiación autonómica para actualizar un sistema que lleva ocho años obsoleto. Ambos gobiernos se sienten particularmente perjudicados por el cálculo del ejecutivo en la asignación de recursos. Son cifras basadas en el cambio en el cálculo de la población «ajustada» de cada autonomía.

La “población ajustada” es crucial porque determina la distribución del 75% de la financiación autonómica entre los diferentes municipios. A partir de los datos iniciales de población real, el sistema calcula las necesidades de gasto de cada municipio en función de variables geográficas y demográficas, tales como: B. la extensión del territorio, la dispersión de la población, la insularidad o los grupos de edad de la población.

El principio organizador

Según la Comunidad de Madrid, la diferencia entre la población real y la ajustada en el actual modelo de financiación autonómica es superior al 3%, «lo que corresponde a una pérdida de financiación de más de 200.000 habitantes», según fuentes de la Comunidad Autónoma. Con la propuesta de Hacienda, la diferencia ascendería a unos 250.000 habitantes y eso, según los cálculos de la Comunidad, podría suponer una pérdida final del 4% en el reparto de la financiación autonómica, sin conocimiento de posibles cambios en el resto de las partes que componen existe el sistema, más allá del criterio de población ajustada. Cataluña también cree que el criterio que debe primar es el de población real.

Ayuso reivindica el principio de orden reivindicado por varios gobiernos de la Generalitat

Además, el Gobierno de Madrid critica que la propuesta que ha puesto encima de la mesa el Ministerio de Hacienda es «pobre e incompleta» porque aplaza las reformas que podrían afectar a los Fondos de Convergencia, que pretenden igualar el reparto de recursos. Entre otras cosas, Madrid exige el cumplimiento del llamado “principio de orden”. Madrid es el municipio con mayor capacidad tributaria por habitante, pero si se aplica el actual sistema de financiación, el municipio cae al 9º lugar en recursos por habitante ajustado. Según el principio de ordenanza, que también exigían los gobiernos catalanes de diversas tendencias políticas, la solidaridad con los demás municipios debería considerarse el límite de que ninguna autonomía se viera mermada por los niveles de renta del sistema por habitante ajustado.

En camino a la “plena soberanía fiscal”

Por su parte, el gobierno ha presentado un documento muy duro al Ministerio de Hacienda, en el que cuestiona por completo los criterios propuestos por el gobierno. El “consejero” de Economía, Jaume Giró, no puede ser más contundente en el documento remitido al Gobierno al término -en un sentido similar al del Gobierno de Madrid- que lo que está haciendo el Ministerio de Economía María Jesús Montero no es «ni una propuesta de reforma del sistema de financiación». Como el propio Giró en una entrevista con EL PERIÓDICO, la «conselleria» rechaza el concepto de población ajustada recaudados por Hacienda y «busca y trabaja para lograr la plena soberanía tributaria». Giro de vuelta advierte, como Ayuso, que a partir de la revisión del modelo de financiación con una propuesta de población ajustada sugiere que el modelo global propuesto «no mejorará la autonomía financiera de las comunidades autónomas».

Giró acusa al Ministerio de Hacienda de actuar contra el federalismo y reclama plena soberanía fiscal

En el documento, el “conseller” afea a Montero por mostrar intenciones contrarias a una mayor autonomía fiscal y una visión federal del Estado: “Un modelo en el que la necesidades de gasto en lugar de considerar imprescindible la capacidad tributaria de cada comunidad autónoma. Un modelo de financiación basado en las necesidades nos aleja de los modelos de financiación de los países federales más desarrollados”.

El Valencia también rechaza el criterio de la despoblación

Madrid y Cataluña también rechazan el criterio de la despoblación. Giró pide que se apliquen medidas correctoras fuera del modelo, y el municipio liderado por Ayuso apela al factor de concentración de población asociado a los costes de movilidad. Los expertos valencianos ya han concluido que no se debe incluir en el cálculo la despoblación y que la diversificación no genera más gasto sino menos, y que en cambio Hay que tener en cuenta la insularidad ya que encarece los servicios.

Noticias similares

Si Cataluña considera que el modelo de Hacienda le perjudica porque su población real es mayor que la ajustada, esto también pasa con la población valenciana, unos cinco millones, pero cuenta menos. El Gobierno del socialista Ximo Puig ha manifestado su oposición a través de una comisión de expertos apoyada por partidos, patronal y sindicatos e integrada en la plataforma «Per un finançament just», con el apoyo del presidente del PP valenciano Carlos Mazón, informa carlos alos.

Al menos otras tres comunidades autónomas del PSOE -Islas Baleares, Castilla-La Mancha y Asturias- y otra del PP -Galicia- han mantenido sus críticas a la propuesta del Ministerio de Hacienda en las reclamaciones que han presentado al Gobierno central este lunes, cuando terminó el mandato.

Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.