Solo veo déficits en la atención prestada a la salud mental en Galicia

Solo veo déficits en la atención prestada a la salud mental en Galicia


—Exactamente, estos 16-18 pacientes en una mañana te impiden acompañar al paciente en todo eso, enseñándole cómo lidiar con lo que le está pasando, ayudándole a reducir su vulnerabilidad, a mejorar el funcionamiento de su mente y a habilitarlo. Después del tratamiento, el paciente recupera su independencia. Ese es el trabajo del psiquiatra, pero no podemos hacerlo si no tenemos tiempo para ver a los pacientes porque nuestros horarios están llenos.

– En Galicia hay un tema preocupante del que pocas veces se habla, la alta tasa de suicidios.

—Acabo de participar en un programa comunitario de prevención del suicidio. La incidencia es particularmente alta en algunas áreas. En concreto, la provincia de A Corúa fue la tercera de España en cuanto a suicidios en 2016 tras Madrid y Barcelona. La verdad es que hay muchas teorías al respecto, pero falta poca ciencia o investigación. Está claro que los programas de prevención deben comenzar ahora. Llevan casi diez años contigo en Ourense, y de los 160 suicidios que podemos tener en A Corúa, tienen poco más de treinta. El programa ciertamente puede tener algo que ver con eso. Pero también puede tener algo que ver con el hecho de que tienen camas para acoger a determinados pacientes y tenerlos bajo supervisión unos días, lo que no podemos hacer aquí. Por eso habló de la importancia de los recursos. Porque si vas al dentista con dolor de muelas, te sacarán el diente aunque no pueda llenártelo. Y, por supuesto, si tiene un tumor en la mandíbula, le operarán. Eso es lo que estamos pidiendo, para que al menos podamos intervenir en los problemas que matan a mucha gente cada año. Mi instinto clínico me dice que si tuviéramos más armas podríamos hacer algo.

«¿Son suficientes los dispositivos de atención que tenemos?»

—Hay pocos y cuesta mucho crear nuevos. Hay departamentos de psicogeriatría, clínicas de día … que son muy precarias, que no han crecido en años e incluso han declinado. Tal como está, la creación de nuevos dispositivos de atención es inconcebible. En otros municipios se están habilitando salas para los primeros episodios psicóticos (en Navarra o País Vasco, por ejemplo, ya existen salas donde el psiquiatra puede atender entre tres y cinco pacientes en una mañana, tratarlos con frecuencia y ayudar a asegurar que esto provoca el primer brote no toda la vida de esa persona, generalmente joven), unidades de medicamentos complejas … que brindan resultados y demuestran con hechos científicos que es posible brindar una mejor atención y reducir la gravedad de la enfermedad. Pero no tenemos los recursos para tratar todas las patologías graves, como ocurre en otras partes del país.

– También habló de deficiencias en la protección del paciente.

—Nuestros pacientes no son muy funcionales, muchos padecen graves trastornos mentales que dificultan mucho el trabajo y, a menudo, reciben pensiones. Para mantenerse activos, están condenados a acudir a una asociación familiar para realizar algún tipo de actividad de rehabilitación ociosa, ya sea jugando un juego, haciendo algo de informática … Y si ese paciente consigue un trabajo a pesar de las dificultades, lo pierde. Trabajo, jubilación y la red de seguridad asociada. Entonces la motivación es cero. Y lo que necesitamos es que el paciente se mantenga activo, esa es la mejor cura para mantenerse activo y funcional. Por ejemplo, si consigue un trabajo en el País Vasco y recibe una pensión por una enfermedad mental grave, no se le privará de su pensión, recibirá su salario y pensión, con la que está motivado para trabajar. Esto es impensable en Galicia y provoca que los pacientes queden inmovilizados, aislados de la sociedad. Además, no existe una red de apoyo para los enfermos mentales. Lo realizan asociaciones familiares o fundaciones que quieran colaborar.

—¿Quieres también mejoras en la asistencia jurídica?

– Ahora hay que esperar a que el paciente cometa un delito con responsabilidad penal para obligarlo a someterse a tratamiento, aunque podemos prever que habrá problemas. En otras comunidades existe una protección legal que te permite decir que necesitas recibir tratamiento porque se evidencia por esto, por esto y por esto. Pero ahí vuelven las corrientes bondadosas, que dicen que aunque el paciente desconozca su enfermedad, debe decidir libremente si debe tomar medicación. Es gracioso cuando no sabes algo, ¿eres libre de elegir? Porque es legalmente claro que, por ejemplo, un paciente con esquizofrenia se descompensa, cae en una psicosis aguda y comete un delito, no es penalmente responsable porque en ese momento no pudo elegir su libertad de acción. Sin embargo, quieren defender que eran libres de elegir el tratamiento. Esta falta de apoyo nos dificulta mucho defender la salud de nuestros pacientes. Existen importantes retrasos en el apoyo judicial a la salud mental en Galicia.





Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.