Vacunas Covid: Extremeños no vacunados e indicados

Vacunas Covid: Extremeños no vacunados e indicados

52.000 personas mayores de 12 años no han sido vacunadas contra el coronavirus en Extremadura. En la mayoría de los casos no lo han hecho porque no creen en las dosis que se han vacunado en todo el mundo durante casi un año contra una enfermedad que ha matado a millones de personas. Casi 2.000 han perdido la vida en esta región.

En Extremadura no existe un perfil homogéneo que incluya a todos aquellos que no quieren recibir la picadura contra este virus. Tampoco se centran en grandes grupos o plataformas que afirman que no se vacunan como en otras zonas de Europa.

En este rincón del continente hay de jóvenes a mayores, pasando por personas de mediana edad que no quieren vacunarse. Jubilados, guardias de seguridad, autónomos o incluso profesionales de la salud que no confían en la vacuna.

Con quienes ha hablado este diario, no se consideran negacionistas del virus. Huyen de las teorías relacionadas con los chips y Bill Gates y sobre todo desconfían de una medida que ya ha demostrado su eficacia en la reducción de hospitalizaciones y muertes. Pero como se ha verificado HOY, también hay quienes en esta región defienden teorías que vinculan esta pandemia con la contaminación de ondas electromagnéticas provocada por las antenas 5G. Suelen mostrarlo en las redes sociales.

El perfil de los no vacunados es heterogéneo en esta región y no hay tendencia a organizar grupos como en otras partes de Europa.

Más allá de los diferentes perfiles, hay algo que todos comparten. Dicen sentirse elegidos, sobre todo en las últimas semanas cuando hay voces exigiendo que paguen el tratamiento en caso de enfermedad.

Llaman a la situación de falta de libertad, cuando en casi toda Europa se exige el certificado COVID que acredita el calendario completo de vacunaciones para entrar en un restaurante, un bar, un cine … En definitiva, en cualquier establecimiento.

En el caso de Extremadura, el consejero de Sanidad, José María Vergeles, ya ha dicho que no le resulta útil solicitar un pasaporte covid para acceder a determinados locales, como ya han planteado algunas comunidades autónomas. Aquí asegura que no tiene sentido dada la alta tasa de personas vacunadas, que es del 93% de los mayores de 12 años.

En esta región, significaría que solo alrededor del 10%, los no vacunados, no tendrían acceso a ningún local, y Vergeles no cree que con ese porcentaje se eviten las reuniones dentro de las plantas. Él cree que ni siquiera sería una forma de que las personas no inmunizadas cambien de opinión.

Tendría sentido, según la concejala de Sanidad, si hubiera un porcentaje del 40% de personas sin vacunar. «Afortunadamente, somos una de las tres comunidades más vacunadas de Extremadura». Por delante están Asturias y Galicia.

Hay casi 888.000 personas con la guía completa, el 83,4% de la población total. Sin embargo, la cobertura de vacunación ha aumentado muy lentamente durante el último mes, lo que sugiere que el límite máximo se ha alcanzado o está a punto de alcanzarlo.

Jesús Chacón, guardia de seguridad

«Parecemos una amenaza, pero tomo mis precauciones»

Jesús Chacón en Badajoz. /

Pakopi

Jesús Chacón dispone de carnet de vacunación completo contra enfermedades. Según el informe, no falta nadie. Sin embargo, el covid prefirió no usarlo.

“Sospecho de esta vacuna en particular. Se hizo muy rápido y puede ser una forma de control de la población ”, dice este guardia de seguridad de 44 años de Badajoz.

Si bien no lo usaría ahora, no descarta usarlo en el futuro. «Dentro de un rato y veamos cómo va», dice antes de asegurar que «vivimos en una época en la que ya no sabemos distinguir entre lo que es verdad y lo que no lo es ante tanto bombardeo de contenido» .

Este guardia de seguridad sospecha de esta vacuna en particular porque, entre otras cosas, dice que «se hizo muy rápido».

No se considera un negador del virus y asegura que no forma parte de ningún grupo con intereses económicos, políticos, religiosos o mediáticos. «El covid está ahí, no lo niego», dice Jesús.

Reconoce que cuando afirma en su entorno social que no ha sido vacunado, generalmente no se siente muy bien. “A veces tuve que esconderlo para no sentirme elegido. Parece que somos una amenaza, pero tomo mis precauciones. Me pongo la máscara y mantengo la distancia, entre otras medidas.

Cree que la sociedad no puede polarizarse entre las personas vacunadas y las que no han recibido dosis contra este virus.

«El miedo en las masas es lo peor que hay y ha tardado demasiado», lamenta temiendo que no estar inmunizado signifique una pérdida de libertad. «Por ejemplo, el pasaporte del covid me parece muy malo», concluye.

Eva Perea, auxiliar de enfermería en residencias de ancianos

“Tuve que vacunarme aunque no quería; si no, no pude encontrar trabajo «

Eva Perea durante un turno en una residencia de ancianos. /

HOY DIA

Eva Perea es auxiliar de enfermería y no está a favor de vacunarse contra el covid. Sin embargo, según su relato, tenía que hacer esto para poder seguir trabajando. “Al final tuve que vacunarme aunque no quería; si no, no podría encontrar trabajo ”, cuenta a este diario esta malagueña, que vive en Extremadura desde hace más de una década.

“Mi experiencia es que si no estás vacunado, no te contratan. Dicen que no te obligan, pero cuando te hacen la entrevista te preguntan si has recibido las dosis y, cuando dices que no, te dicen que te llamarán y no te llamarán », dice Perea.

Dice que en tres entrevistas de trabajo para centros de personas mayores le preguntaron si estaba vacunada

Asegura que esta pregunta se hizo en tres entrevistas de trabajo. “Al final te están obligando a hacer lo que quieren. Si no lo usas, te ven como un monstruo. Además, hay gente que se pregunta si soy auxiliar de enfermería y tiene dudas sobre la vacuna ”, añade.

Dicho esto, dice que esta medida «se eliminó en unos meses y, sin embargo, hay otras enfermedades que han estado en estudio durante varios años y no tienen una vacuna o medicamento para tratarlas».

Señala que se siente incómoda desde que le administraron la segunda dosis. Le inyectaron Moderna. “He tenido fiebre bastante alta durante tres días y todavía tengo fatiga y apatía. Lo atribuí a la vacuna ”, dice.

No soy un negador. El virus existe y lo he visto de cerca; Trabajé en la residencia Arroyo de la Luz al principio de todo »

Ahora Eva no está trabajando, pero hasta hace poco trabajaba como auxiliar de enfermería en una residencia en Pinofranqueado. Si vuelve a inscribirse en un centro para personas mayores, será parte del grupo para el que está indicada la tercera dosis. «La verdad es que no quiero ponérmelo», añade.

Confiesa que se sintió elegida por no haber sido vacunada. No soy un negador. El virus existe y lo he visto de cerca desde el principio. Estaba trabajando en la residencia Arroyo de la Luz en la primera ola, cuando todo explotó. Entonces empezó la campaña de vacunación y no quise recibir las dosis, pero se rescindió el contrato y no me renovaron ”, se queja.

En ese momento, este periódico la contactó y ya le dijo que no la vacunarían hasta que un médico le dijera que era seguro para ella.

Antonio Barquilla, periodista jubilado

«Hay gente que quiere mostrarnos lo mismo que hizo Hitler con los judíos»

Antonio Barquilla, 66 años, en Badajoz. /

Pakopi

Antonio Barquilla nació en la ciudad de Zorita en Cáceres y trabajó toda su vida como periodista. “Me gustaría vacunarme, pero para eso me gustaría encontrar un médico que me recete la vacuna, es decir, que alguien se responsabilice de lo que pueda pasar”, comenta este jubilado de 66 años que vive en Badajoz y no ha ‘ Ha sido una dosis de covid.

Se escapa por unanimidad y por eso desconfía de una vacuna que, según él, «todos los políticos, médicos y medios de comunicación han vendido como buena, bonita y barata». Dice que «en este país somos del Barcelona o del Real Madrid, de derecha o de izquierda, pero ahora de repente todo el mundo es unánime sobre lo útil que es la vacuna».

Pasa por alto el hecho de que «explica cuestiones como los efectos secundarios» y dice sin rodeos: «No me gusta que me engañen y que los medios de comunicación no les den voz a los disidentes».

Considera que no ha habido tiempo suficiente para investigar esta vacuna y sospecha del «deseo que de repente entró en todos por salvarnos la vida». Considera que «los grandes beneficiarios de todo esto son las empresas farmacéuticas».

Además, por tu forma de pensar, sientes que has sido elegido. «Nos dicen que somos negadores y que no es verdad. Solo quiero seguridad. De hecho, tengo tres hijas y están vacunadas porque así lo han decidido y no seré yo quien les diga que no se vacunen. Lo que debe prevalecer es la libertad del individuo, pero el problema es que ahora hay gente que quiere mostrarnos cómo le fue a Hitler con los judíos.

Concluye que vivimos en una era oscura. «Por ejemplo, con el pasaporte de Covid, están tratando de enfermarnos».


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *