Quien gana y quien pierde sin Casado

Quien gana y quien pierde sin Casado

«Estaban obsesionados con la renovación y se olvidaron de respetar la opinión de los que llevaban más tiempo allí y les facilitaron la transición». Así habla uno de los militantes más importantes del PP extremeño ante los cambios que vive su partido.

El maremoto que arrasó con Pablo Casado y Teodoro García Egea también seguirá con su núcleo duro y aplastará a Extremadura. Arrastrará a los que se han convertido en sus escuderos a cada territorio. Y, por extensión, permitirá que quienes han sido ignorados durante el último año y medio respiren de nuevo. “El que sale reforzado es Monago”, coinciden varias voces consultadas por este diario. «Dependiendo de con quién y cuánto lo ‘jodieron’, ahora verán qué pasa». Nadie oculta que la política es un ejercicio de oportunidad, cuando no de venganza. En el mejor de los casos mantendrán sus posiciones, pero dejarán de ser “el ungüento”.

El más afectado será Alberto Casero. El diputado nacional, secretario de organización del PP y mano derecha de García Egea, vive pocas horas después de su error en la votación de la reforma laboral. Ahora se supone que dejará Génova. Tampoco ayuda que próximamente la Corte Suprema de Justicia decida sobre un presunto delito de abuso continuado durante su etapa como alcalde de Trujillo. Perderá su puesto como «fontanero» del partido.

Arriba: Alberto Casero, Fernando Manzano y Laureano León. Abajo: Elena Nevado, Fernando Pizarro y Víctor Píriz. /

HOY DIA

El segundo que podría caer en desgracia es el diputado nacional por Badajoz Víctor Píriz, que hasta el estallido de la crisis del PP por el enfrentamiento entre Casado y Díaz Ayuso se presentaba como parte del núcleo duro y en algunas ocasiones actuaba como extraoficial. Portavoz de Génova en Extremadura. Pero no todos creen que tuviera un poder decisivo. «Víctor intentó vender algo en Extremadura que no es real, pero es cierto que tenía capacidad para integrarse en el grupo de jóvenes en la época de Rajoy y le ha valido la pena en los últimos tiempos. Atención, no sólo Víctor pierde -golpean-, sino también todo lo que arrastra». Entre ellos, los dos presidentes provinciales, Manuel Naharro y Laureano León, o el alcalde de Fregenal de la Sierra. Esta última, Tina Rodríguez, ha ganado dos veces las elecciones de su ciudad y esto es garantía para repetir. Pero participó en la actual convocatoria para renovar la formación en la provincia de Badajoz, aunque muchos recuerdan que era una joven senadora y que lleva seis años como alcaldesa.

El martes, 14 cargos extremeños participarán en la mesa nacional del PP

Aquel discurso de ruptura con lo anterior caló en Badajoz y se llevó al que fuera presidente de la provincia, Francisco Fragoso, exalcalde de Badajoz, en el cargo durante 14 años y otros cuatro como secretario general. “Fran estaba completamente destrozada. Resultó que era necesaria la renovación del partido, pero hay un presidente provincial en Cáceres que existe desde la época de Fraga”, cuenta uno.

«Se vendió que era necesaria la renovación, pero el presidente del PP en Cáceres lo está desde los tiempos de Fraga»

De hecho, Laureano León ocupa el cargo desde 2004, aunque anteriormente ocupó otros cargos orgánicos y es presidente de la Diputación Provincial de Cáceres y diputado autonómico desde 1991, escaño que ocupa en la actualidad. «¿Cómo era posible que volviera a suceder en 2021? Casero lo salvó. Son íntimos. Y así ahora está a punto de caer en desgracia con Casero y Naharro».

Este último es alcalde de Valencia del Mombuey desde 2015 y concejal desde 2007. Génova ha acometido la renovación de cheques por parte de los cuadros provinciales y ha establecido una línea directa que saltaba constantemente al presidente autonómico, José Antonio Monago. Naharro no era su favorito para presidir el partido en la provincia de Badajoz, pero acabó asentándose y comenzó su renovación: técnico local en Mérida y nuevo coordinador, Cavacasillas, en Badajoz.

Sin embargo, el PP sigue siendo un partido jerarquizado, donde los barones regionales eran considerados dueños indiscutibles de sus territorios antes que Casado. “Por eso, quien sale más fortalecido de estos cambios es Monago, que volverá a ejercer de presidente y podrá negociar su futuro una vez que deje la presidencia del PP antes de las próximas elecciones”.

Guerra Subterránea: Manzano vs. Laureano

Los desacuerdos ocurrieron verticalmente. De arriba a abajo. En el segundo paso, Fernando Manzano, el número dos de Monago como secretario general, “hace una guerra clandestina y despiadada contra Laureano León”. Y así se lo transmitió también a los dos candidatos a sustituir a Monago al frente del partido y como manifiesto electoral en 2023.

Casado con sus barones:

Manzano se une a Fernando Pizarro, que el Génova no quiso ser presidente del PP extremeño tras un primer periodo de vítores, pero tras los cambios inesperados vuelve a ser el favorito. Los controles iban dirigidos a la concejal de Cáceres María Guardiola, que a su vez contaba con el apoyo de León y el resto de ‘genoveses’ extremeños. Siendo la elegida, las demás se orientaron a su favor. Ya no está tan claro que se mantengan todos los medios. A favor de Guardiola juega a que fue una política prudente y que mostró respeto público a la figura de Monago como presidente autonómico que sigue siendo hoy. Lo mismo que su compañero en el Ayuntamiento de Cáceres, Rafael Mateos. Por tanto, no se descarta del todo que en un futuro gane peso en el PP autonómico.

«La prudencia de María Guardiola hace que no quede excluida y pueda ganar peso en el PP»

Lo mismo ocurre con otros nombres que los cuadros provinciales han puesto encima de la mesa en los últimos meses, como el citado Antonio Cavacasillas como alcalde de Badajoz o Carlos González Jariego en Almendralejo. Aún no habían sido ratificados por Madrid. De ahora a 2023, ya veremos.

Mientras que algunos pueden ahogarse en el tsunami, otros pueden montar la ola nuevamente. El PP recuerda cómo Elena Nevado, que se presentó por primera vez como candidata en Cáceres en 2019, y un mes antes de las elecciones fue destituida sin contemplaciones, fue destituida de la noche a la mañana. El feo se compensó con un puesto de salida en la Asamblea de Extremadura, donde es portavoz de Sanidad del grupo popular.

Sí, parece haber consenso en que Feijóo ejerce una autoridad moral en todos y un liderazgo que consideran indiscutible para aunar todas las sensibilidades. Si acorrala a Vox y llega a la Moncloa, «ganamos todos», dicen.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.