Nochebuena para los que tienen menos

Nochebuena para los que tienen menos

Son las doce en punto del 22 de diciembre. Solo quedan unos minutos para que El Gordo salga del extraordinario sorteo de la lotería de Navidad. En la muy céntrica Plaza de San Juan, los niños de San Ildefonso y el lindo número parecen pasar desapercibidos en la intensa actividad que se registra en la sede de la ACISJF (Asociación Católica Española de Servicios a las Mujeres Jóvenes). Aquí hay un gran equipo de voluntarios con otra tarea más importante en sus manos y el tiempo se acaba: distribuir lotes especiales de comida para estas fiestas a 316 familias carentes de la ciudad.

Al frente de la troupe está Corazón Rosado, el líder incombustible de una organización que este año celebró su medio siglo de vida. “No descansamos todo el día. Estamos repartiendo comida hasta las ocho de la tarde ”, dice.

Las filas a las puertas de la casa Acisjf, con su corredor lleno de macetas abiertas a la calle, no son nada nuevo, ya que el reparto de alimentos se realiza periódicamente a las personas que aquí son referidas por los servicios sociales del municipio de Cáceres. Lo extraordinario es el contenido de los lotes entregados en estas fechas.

Reservas y control de aforo, entre las medidas de las barras para las cañas en Nochebuena en Cáceres

Este año, explica Rosado, la colaboración privada ha sido generosa y nos ha permitido preparar una canasta muy digna. Cada usuario lleva una preparación especial de paella, besugo, perdiz y venado, turrón, chorizo ​​y huevos. La idea es que tengan reservaciones para la cena de Nochebuena y Nochevieja. En total alimentamos a 900 personas ”, asume el responsable de Acisjf.

No lejos de aquí, en la calle Obras Pías de Roco, en pleno corazón monumental, comienzan a llegar los primeros usuarios del comedor social. El centro, dirigido por las Hijas de la Caridad de San Vincenzo de ‘Paoli, ha estado cerrado desde el inicio de la pandemia. Pero no ha dejado de dar comida diaria a todas las personas que llaman a su puerta. Lo dan en sobres, que incluyen un primer y segundo plato (más postre) para el mediodía y un bocadillo para la noche.

“Con la pandemia atendemos tres veces más personas”, subraya la hermana Teresa, quien desde hace tres meses gestiona una estructura donde viven 15 hermanas y trabajan 13 personas. Los usuarios de hoy se sorprenderán al elegir el menú, bromea el director. Esta noche no habrá bocadillos para cenar. En cambio, se repartirán 120 bolsas con surtido de jamón ibérico, queso de la tierra, una nata, carne, postre y dulces navideños.

Queremos que en Nochebuena sientan que somos muchos con ellos y que nos preocupa su situación ”, dice sor Teresa, precisando que la Diputación es el organismo responsable de sufragar los gastos del menú especial que degustarán. en sus hogares.

En Caritas

Mientras tanto, en el albergue que gestiona Cáritas cerca de la estación de tren, los controladores también hicieron todo lo posible para que una noche como la de hoy sea especial. “Para nosotros el centro es un hogar y, como tal, montamos nuestro belén y nuestro árbol y preparamos la cena de Nochebuena”, dice Pedro Garvi, uno de los operadores del Centro Vida. En la mesa del salón habrá entremeses, sopa de marisco, solomillo en salsa de champiñones, tarta de queso y postres navideños. Y el día de Navidad, añade, la carne de cerdo se ha convertido en un clásico del albergue, ya que cada año una persona dona desinteresadamente dos lechones picados que los usuarios y monitores degustan en un día diferente.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.