No hay agua en pleno invierno

No hay agua en pleno invierno

“En muchos países estamos recuperando pozos que no se han utilizado durante años. Pero esta no es la solución definitiva. Es una urgencia. Agustín Castelló, alcalde de Casas de Reina (130 habitantes, Campiña Sur) expresa la preocupación de unos 30.000 habitantes de los municipios del sureste extremeño que forman parte de la asociación del agua de Llerena. Tienen agua, con reservas actuales, hasta finales de primavera pero Castelló no está tranquilo. “Parecía que la conexión con la represa Los Molinos nos daría tranquilidad, pero ahora el enchufe del flotador está fallando y tuvimos que conectarnos al embalse Arroyo Conejo, que está al 25%”, dice.

No muy lejos de allí, en los alrededores de Tentudía, 20.000 personas tienen garantizada el agua solo hasta febrero de la presa del mismo nombre. Una realidad, admite la alcaldesa de Calera de León y presidenta de la asociación del agua, Mercedes Díaz, que desvela a los vecinos. “Es necesario que la población y las empresas tomen conciencia ya que estamos ante una situación muy complicada debido a las restricciones que podrían ocurrir si no se recupera el campo”, dice.

Es cierto que el invierno (que llega la semana que viene con el anuncio de las lluvias) y la primavera se anticipan tanto que los embalses se llenan y, aunque no se quiera caer en el alarmismo, la evidencia estadística a estas alturas es inquietante. Extremadura en su conjunto representa el 37% del total de agua embalsada posible. Cuatro puntos menos que el año pasado a estas alturas y 18 menos que la media de los últimos diez años. En la cuenca del Guadiana, donde se concentran los grandes embalses, están al 27,1% de su capacidad.

Ante la preocupante situación en la que se pagan las reservas, y ante la posibilidad de que no se paguen los aportes necesarios durante todo el invierno, el 29 de noviembre se celebró una reunión con las comunidades de regantes para informar de la situación, «para que sus cultivos previsiones para la próxima temporada ”, explica Samuel Moraleda, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana. En cuanto al abastecimiento a la población, está garantizado por dos años, pero se ha informado a los municipios y asociaciones de más de 20.000 habitantes que deben elaborar su plan de emergencia o adecuar el Plan Especial de Sequía vigente al plan. ya lo tengo. y aplicar las medidas previstas.

“Nunca he conocido camiones cisterna en mi ciudad ni siquiera que solo hubo agua durante unas horas porque la lluvia tarde o temprano nos salvó, pero necesitamos certezas”. Díaz agrega, molesto y sorprendido que el gobierno inicialmente aplazó, al menos temporalmente, la construcción de una nueva presa en la zona, cerca de Cabeza la Vaca. Una obra que se había planificado durante décadas pero nunca se llevó a cabo, aunque al menos estaba incluida en los planes hidrológicos aprobados.

La presa de Tentudía se encuentra a varios metros para presentar un aspecto medio razonable. /

ISABELLA AMBRONA.

Esfuerzo

“Es el proyecto más seguro y, por cierto, el menos costoso para asegurar el suministro garantizado. Tener una conexión con el embalse de Los Molinos, en Hornachos, lo vemos como más complicado, lento y caro. De momento no se ha incluido en los nuevos planes hidrológicos y nos lo dicen por motivos medioambientales. Hemos presentado denuncias y también al Ayuntamiento y esperamos que el Ministerio de Medio Ambiente las rectifique ”.

El gobierno regional informa que el cambio climático está complicando la gestión del suministro para ciudades, consorcios, asociaciones y países. Hay servicios conjuntos que ya han tenido problemas estructurales y la falta de lluvia ha agravado su situación de inicio, como Tentudía, las Tres Torres o los Cuatro Lugares. También se señalan los casos de Almendralejo o Valencia del Ventoso.

Además, otras asociaciones sin serios problemas hasta el momento tienen que realizar «esfuerzos extraordinarios para cumplir su misión de abastecimiento a otros municipios», como la Mancomunidad de Nogales, Los Molinos o Siberia I.

El Ayuntamiento está realizando 16 obras enmarcadas en el Plan de Infraestructuras 2016-2030. Nueve son para mejoras en el sistema de combustible. Se encuentran en la Mancomunidad de Tres Torres, Acehúche, Madroñera, La Zarza, Puebla de Sancho Pérez, Malpartida de Plasencia, Losar de la Vera, Villarta de los Montes y Peraleda de San Román. Además, también están contratadas otras 18 obras y algunas adjudicadas, incluso para las infraestructuras de abastecimiento de agua.

Pequeña presa de Las Culebras, en Valencia del Ventoso, cuya agua no se pudo utilizar durante varias semanas el verano pasado. / HOY DIA

El Ayuntamiento destinó 6 millones a obras de emergencia el año pasado

Si bien son las mancomunidades y sus empresas gestoras las que nominalmente se encargan de asegurar el abastecimiento de las poblaciones, el Ayuntamiento también contrata una parte importante de los recursos a la hora de ayudar a los municipios, principalmente los más pequeños. Por eso construyó decenas de pequeñas presas y medinas en las décadas de 1990 y 2000 y realiza acciones de emergencia. Las últimas, 14 obras realizadas en 2020, en plena pandemia. Implicaron una inversión de poco más de 6 millones. Los ayuntamientos y diputaciones provinciales, «afortunadamente, cuentan con capacidad suficiente para realizar abastecimientos de agua concretos o realizar pozos», asegura el Ejecutivo extremeño, que está trabajando «a toda velocidad» en la ejecución del plan estratégico plurianual de infraestructuras, una herramienta clave, subraya, para ayudar a las autoridades locales.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *