Los misterios de Head the Cow

Los misterios de Head the Cow

¿Turistas en Cabeza la Vaca? El hombre de la visera cruza la plaza del pueblo, frente a la iglesia, y mira al forastero con recelo, como si no pudiera creer que el chico que se le acerca sea el turista que dice ser. Le preguntamos por el cerro de la Buitrera y el hombre de la visera nos indica el camino, pero cuando comentamos que este cerro se hundió en 1755, salió una gran cantidad de agua y el fenómeno abrumó a la gente, el hombre de la visera se inclina. levanta las cejas con escepticismo y nos mira como si estuviéramos locos. “Nunca salió agua de ahí, eso es mentira”, dice. Respondemos: «Bueno, Wikipedia lo dice». Y nuestro desconfiado amigo pone en su lugar la enciclopedia virtual: “Eso se puede llamar misa”.

Estamos en Cabeza la Vaca y nos atrajo la lista de maravillas que acumula la historia de la ciudad. Está el cerro que se derrumbó y se convirtió en agua por el terremoto de Lisboa, están los géiseres que se dice que salen cuando llueve mucho y alcanzan la altura de un olivo, está el bimotor Heinkel-111 de la alemana Legión Cóndor, que el 18 de abril de 1938 se estrelló contra el famoso cerro de agua a causa de la neblina…

«Eso es cierto para el avión», interrumpe nuestro amigo. “Los seis pilotos murieron y mantuvimos sus cuerpos en la ciudad hasta que vinieron por ellos. Luego erigieron un monumento allí. El hombre de la visera revela otro prodigio de este sorprendente país: “Aquí hay un lugar que llamamos La Pisada del Caballo porque allí estaba marcada la herradura del caballo blanco de Santiago, un clavo agujereado y brotó agua. La fuente todavía existe.

Ahora los escépticos somos nosotros: «¿Santiago caminó hasta Cabeza la Vaca?» Nuestro amigo no se inmuta y da información: «Él y su caballo estaban aquí en el momento de la batalla de Tentudía, para ayudar en la guerra contra los moros». Luego se toca la visera con un gesto elegante y se despide: «Me voy, es hora de comer».

Cabeza la Vaca, un pueblo con temas para una crónica: la montaña que se ha derrumbado, el Heinkel que se ha caído, el caballo que ha abierto un manantial… Y por si fuera poco, el señor de la visera vuelve sobre sus pasos. pasos y agrega morbosamente: «Se me olvidó que un caballo entero se hundió en la zona de Las Murciélagas hace cien años».

Estos pueblos blancos del sur de Badajoz son hermosos y apacibles, al menos en nuestros tiempos. Terrazas en la plaza a pleno sol, entorno montañoso de encinas y olivares, cerdos ibéricos en libertad, buenos caminos, restaurantes que justifican el viaje. Pero, ¿por qué se llama Cabeza la Vaca? Aquí hay otro misterio. Descartamos como origen al célebre maestro Cabeza la Vaca porque medio siglo antes de su existencia ya se llamaba así la ciudad, que era famosa por la forma en que sus vecinos gritaban en las cacerías. Esta habilidad les llevó al ‘Libro de montería’ de Alfonso XI antes de 1350.

Los vaivenes demográficos de la villa (1.298 habitantes en 2021) dependían de circunstancias particulares: si en 1430 hubo peste en la zona, muchos vecinos se refugiaron en Cabeza y la ciudad creció, pero si hubo guerra con Portugal, la gente se fue a Andalucía en busca de tranquilidad y la población disminuyó. La iglesia es hermosa, las calles son hermosas y hablaremos de su arena. Y así, entre maravillas y bellezas, partimos de Cabeza la Vaca, pero en la siguiente ciudad nos enteramos que a los cabezavaqueños los llaman brujos para acortar el gentilicio y por unas señoras que se ataban a los muertos. Habrá que volver otro día para escuchar la versión del hombre de la visera.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.