La vía verde Plasencia-Béjar estará lista en verano y será una de las más largas de España, con 65 kilómetros

La vía verde Plasencia-Béjar estará lista en verano y será una de las más largas de España, con 65 kilómetros

Entrada norte del túnel de San Lázaro, de 180 metros de longitud. El otro es el que está detrás del Colegio de San Miguel. / palmera

El municipio quiere construir una pasarela en la N-630 en el norte de la ciudad, para evitar el cruce de senderistas y ciclistas como cada fin de semana

antonio j armero

Este verano se podrá recorrer en bicicleta la Vía Verde desde Plasencia más allá de Béjar, convirtiendo este tramo de 65 kilómetros de la Ruta de la Plata en uno de los más largos de España, según han anunciado este viernes funcionarios del Estado y de la Junta de Extremadura durante una visita a las obras de el túnel de San Lázaro, que será el acceso oficial desde la ciudad a esta infraestructura. Oficiales porque ya existen otros no oficiales, en teoría no permitidos pero en la práctica utilizados por cada vez más ciudadanos durante semanas, a pesar de su precariedad.

Uno de estos cruza un camino cerca del barrio de San Lázaro, que atraviesa terrenos privados e incluye un terraplén empinado. La otra, sin duda la más popular, es por la carretera vieja de Salamanca, tomándola por una curva situada cerca del pabellón de la ciudad deportiva municipal, cien metros por debajo del cruce con la N-630. Allí se toma el camino viejo, inicio de un área de recreo habitual que finaliza al cruzarse con la N-630, que suele estar muy transitada. Recorriendo esta carretera nacional unos cien metros, caminando por el arcén o pedaleando, y cruzándolo, se llega al monte público de Valcorchero. Una vez allí, basta un paseo de unos cincuenta metros por el campo para llegar al nuevo camino para senderistas y ciclistas. A pesar de estar cercado con vallas porque está en obras, lo cierto es que este punto de la antigua Ruta del Tren de la Plata acoge a ciclistas, senderistas e incluso a niños y adultos que escalan cada fin de semana en un tramo que discurre entre altas paredes verticales de pizarra. .

La solución gestionada por el municipio para evitar el riesgo de cruzar a pie la N-630 es construir una pasarela en esta carretera nacional. De hecho, el Consistorio esperaba financiarlo con el dinero de una convocatoria de fondos europeos para proyectos turísticos a la que presentó iniciativas por valor de seis millones y asignó tres.

El estado de todo el viaje.

En el recorrido de norte a sur, el andén ferroviario ya se ha transformado en vía verde desde Navalmoral de Béjar hasta Jarilla. Desde allí hasta el túnel de San Lázaro en Plasencia hay 24 kilómetros, actualmente en construcción. Sin embargo, en los primeros 18, que van desde Jarilla hasta el puente de la autovía A-66, las obras están casi finalizadas. La plataforma está acabada, es perfectamente ciclable, y ya se han instalado casi todas las vallas (lamas de madera a ambos lados en los puntos donde hay desniveles u otros accidentes del terreno que puedan suponer riesgos para los usuarios).

Interior del pasaje, cerrado desde 2005 por motivos de seguridad y salud. /

palmera

Son seis kilómetros desde el viaducto A-66 hasta el túnel de San Lázaro, sin duda el más bonito de los 24 del tramo Jarilla-Plasencia, ya que atraviesa el paisaje protegido del monte público de Valcorchero. También son las más difíciles para Tragsa, la empresa mixta que está ejecutando la obra. La complejidad se debe principalmente a dos razones. La primera es que hay cinco puentes: uno sobre la N-630, otro pequeño en otro punto del recorrido y dos sobre el río Jerte, uno de los cuales es el famoso del ingeniero francés Gastón Bertier. La segunda razón de la dificultad de las obras en esta etapa de la ruta más cercana a la ciudad es que solo hay una entrada, por lo que los camiones con materiales deben recorrer una distancia mayor a la normal en este tipo de obras.

El punto final del tramo es el túnel de San Lázaro -el barrio más inseguro de la ciudad-, de 180 metros de longitud y cerrado desde 2005 por motivos de seguridad y salubridad, ya que es punto de encuentro habitual de drogodependientes y vertedero descontrolado. Este último sigue en boca más cerca del colegio San Miguel. Por dentro no, ya que el propio túnel ha sido recuperado y su foto actual no parece la de hace quince años. Ya tiene el piso de concreto y la iluminación instalada, solo falta la conexión y la conexión. El puente que la atraviesa aún no ha sido rehabilitado y en esa zona se colocó una red de dos metros de altura sobre un muro de hormigón de 90 centímetros, diseñada para evitar que se arrojen objetos pesados ​​sobre lo que fue durante décadas una vía de tren y ahora será un camino para senderistas y bicicletas.

trabajo de aqui al verano

Lo que queda por hacer de aquí al verano es trabajar desde el túnel de San Lázaro en dos sentidos. Por el norte, acondicionando el andén hasta llegar al puente de la A-66. Hoy esos seis kilómetros están llenos de montañas de grava que se irán compactando en las próximas semanas. Y en dirección sur, es decir hacia la ciudad, hay que limpiar la entrada del túnel, llena de todo tipo de basura -tanto ropa como electrodomésticos- y conectar la salida de ese pasaje con la ciudad.

Unos metros después del túnel reaparece la pista en uso. Esto obligará a los senderistas y ciclistas a continuar su ruta por un tramo urbano marcado. Nada más salir del túnel, tomarán el desnivel hormigonado por detrás del colegio San Miguel, y desde allí seguirán por un camino urbano que discurrirá por la calle Cristóbal de Oudrid hasta llegar a la estación de tren.

«Este tramo es un espectáculo, algo maravilloso, con las dos catedrales al fondo, el río Jerte y un paisaje de prados y bosques»

francesco martino

Director General de Turismo

Los 24 kilómetros entre Jarilla y Plasencia costarán dos millones de euros y habrá tres áreas de descanso: una en cada una de las antiguas estaciones de Villar de Plasencia y Oliva de Plasencia y otra más cercana a la ciudad, en la zona de los dos puentes el río Jerte. En los últimos meses, el proyecto se ha visto afectado por los problemas de suministro de materiales de construcción que se están presentando en todo el mundo.

A la visita de este viernes asistió Francisco Martín, director general de Turismo de la Junta de Extremadura, quien destacó que la actuación en el túnel de San Lázaro supone «recuperar un lugar emblemático para la ciudad». “El hecho de que haya 65 kilómetros para senderistas y ciclistas entre Plasencia y Navalmoral de Béjar es una gran apuesta por el turismo de naturaleza, hasta el punto de que habrá un antes y un después de este proyecto”, vaticina Martín, que califica la ruta de «un espectáculo, algo realmente maravilloso, con las dos catedrales de Plasencia al fondo, con el río Jerte y entrando en una zona de bosque y dehesa».

Representantes del Estado, la Junta de Extremadura y el Municipio, junto a la entrada sur del túnel. /

palmera

Sergio López, concejal de Medio Ambiente del Consistorio de Placentino, cree que la iniciativa «permitirá dinamizar la zona, más aún teniendo en cuenta que el tramo final del recorrido atraviesa la ciudad, donde ya hay empresas interesadas en aprender». la ruta, en concreto, con la intención de crear empresas: «Era importante recuperar el túnel de San Lázaro, y es importante que el camino atraviese una joya natural como Valcorchero».

Los seis kilómetros más bonitos

Probablemente el tramo Jarilla-Plasencia no estará terminado oficialmente y listo para ser inaugurado hasta agosto. Pero la plataforma para caminar y andar en bicicleta estará disponible dentro de uno o dos meses. Desde mayo o junio hasta agosto habrá otra serie de obras por realizar que, si bien no están finalizadas, no permiten la conclusión del proyecto. Son principalmente tareas relacionadas con la seguridad y la presentación de informes.

En los meses de mayo y junio, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación llevará a cabo una campaña informativa sobre los senderos naturales de España, que es el nombre oficial de este tipo de senderos, ya que no solo incluyen andenes reconvertidos ( vías verdes) pero también rutas zootécnicas y otros caminos históricos. Los Caminos Naturales de España existen desde hace más de treinta años y en total agrupan más de diez mil kilómetros repartidos por todo el territorio nacional.

El día 24 el Director General de Turismo de la Diputación se reunirá con los responsables de este programa. Sobre la mesa no solo estará el tramo en construcción Jarilla-Plasencia, sino también actuaciones y proyectos para todos estos senderos en Extremadura. Cabe recordar que el Ayuntamiento tiene arrendados los terrenos por los que discurren a Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) hasta el año 2042, y que también es la administración encargada del mantenimiento hasta esa fecha. Todo ello a cambio de la financiación del Ministerio para la reconversión de los antiguos andenes ferroviarios en vías turísticas.

Temas

Grupo Tragsa, Junta de Extremadura, Cáceres, España, Fuentes de Béjar, Jarilla, Jerte, Nava de Béjar, Navalmoral de Béjar, Plasencia, Carril bici, Senderismo


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.