La Fiscal recuerda que la prueba positiva en un accidente fatal conlleva pena de prisión

La Fiscal recuerda que la prueba positiva en un accidente fatal conlleva pena de prisión

Se podría sancionar hasta dos años y medio de prisión para el joven de 28 años que fue detenido por la Guardia Civil por conducir bajo los efectos de las drogas el vehículo que el 24 de octubre salió de la autovía A-5 cerca de Torrefresneda, un accidente en el que murieron dos jóvenes que ocupaban el vehículo y un tercer pasajero resultó herido.

Las investigaciones sobre este caso comienzan ahora en los juzgados de Don Benito, pero el fiscal de carreteras de la provincia de Badajoz, Diego Yebra, advierte de las graves consecuencias penales que puede tener este tipo de conducción. “A costa de las pruebas y de lo demostrado en el juicio, la prueba que vio la Guardia Civil es que el conductor estaba bajo los efectos de las drogas y no había dormido durante mucho tiempo. Por lo tanto, se aumentó el tiempo de respuesta, lo que hizo que la conducción fuera imprudente «.

El fiscal cree que aún es pronto para especular sobre el resultado del proceso penal, pero aclara que conducir bajo los efectos de las drogas con el resultado fatal de dos muertes quedaría regulado por el artículo 142 del Código Penal, que establece la pena de 1 a 4 años de prisión. “La pena mínima de la que partiremos es de 2 años, 6 meses y 1 día de prisión y 3 años, 6 meses y 1 día de privación del derecho a conducir”.

La Delegación del Gobierno presenta las Medallas al Mérito de la Seguridad Vial

Con este castigo, el ingreso a prisión sería obligatorio y la sentencia no se suspendería por más de dos años. “Realmente no hay muchos casos así porque lo normal es que el conductor muera en este tipo de accidentes, pero no es el único que ha sido investigado por la Fiscalía de Badajoz”, apunta.

Similar consecuencia pudo haber sido el siniestro de tráfico ocurrido el 21 de febrero de 2020 en el kilómetro 609 de la N-630 (Calzadilla de los Barros), donde un coche embistió a otro vehículo frente a él ocupado por cinco trabajadores agrícolas. Murieron dos personas que viajaban en ese segundo vehículo y pocos días después falleció una persona que viajaba en el auto que habría provocado el accidente, cuyo conductor, menor de 25 años, dio positivo en alcohol y conducía demasiado rápido. . “La pena en este caso podría ser mayor porque hay pluralidad de fallecidos, podría llegar hasta los 6 años de prisión”.

Tres declaraciones más

Este incidente es el más grave investigado el pasado año por la Fiscalía de Tráfico de Badajoz, que también se ocupó de otros tres incidentes en los que los conductores están acusados ​​de infracciones mortales de seguridad vial.

Uno de ellos ocurrió el 2 de julio cerca de Zalamea de la Serena, donde chocaron un camión y una furgoneta. En este caso, el conductor de la camioneta falleció cuando las balas de paja que transportaba con el camión cayeron sobre su vehículo. «El conductor fue acusado de homicidio por perder la carga».

La pena podría variar de 1 a 4 años de prisión, pero en tal caso se podría aplicar la pena mínima, un año de prisión, por lo que sería difícil que la persona responsable del incidente ingresara en prisión incluso si su su afirmación ha sido probada.

En Jerez de los Caballeros hubo otra muerte que se está investigando. Era el 10 de diciembre y ocurrió cuando un camión invadió el carril contrario y chocó con un vehículo mixto que circulaba con regularidad. “La carretera estaba mojada y no iba a velocidad moderada. Quizás podría ser una imprudencia menos grave que no conduzca a la cárcel sino a una sanción económica.

Más graves podrían ser las consecuencias para el conductor del automóvil que el 8 de octubre realizó un paso ilegal en línea continua y chocó de frente con otro vehículo conducido por una mujer de 73 años que falleció.

El accidente se produjo en el kilómetro 26,6 de la N-432, cerca de La Albuera, y el conductor de 23 años del auto que pasó también podría ser acusado de homicidio involuntario. «Aquí no hay alcohol ni drogas, pero está prohibido adelantar».

Más cheques

El Ministerio Público recuerda que solo el año pasado se realizaron 64.766 pruebas con alcoholímetros en la provincia de Badajoz con un resultado de 411 positivos. De estos, 185 fueron considerados delitos y terminaron en los tribunales.

La Guardia Civil también realizó 776 tests de drogas y los positivos fueron 139, un 18% del total. “Después de la pandemia, los positivos han aumentado, por lo que se acordó que en las próximas vacaciones se incrementarán los controles sobre el alcohol y las drogas y las campañas de velocidad”.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *