Extremadura, un paraíso para las aves en declive

Extremadura, un paraíso para las aves en declive

17 años después, hay un nuevo Libro Rojo de las Aves en España. La publicación SEO / Birdlife que analiza las poblaciones de estos animales en todo el país acaba de ser actualizada y Extremadura juega un papel destacado en la misma. Porque la región sigue siendo un referente ornitológico a escala nacional, europea y mundial para algunas especies. Queda claro cuando se analizan los diferentes archivos incluidos en el Libro Rojo, que evalúa la situación de 359 especies. En algunos, los autores mencionan de manera particular a Extremadura. Este es el caso de los que se describen a continuación.

Aguja de cola negra

Las Vegas Altas del Guadiana representó el 14% de los ejemplares en España, pero la presencia de la especie ha disminuido «drásticamente» en la última década en la región «donde la población invernante en el período 2015-2020 es un tercio de lo que Fue en la primera década de este siglo.

Avetoro común

Las cuencas de Arrocampo y Casa Zafra son los únicos lugares en la comunidad donde SEO / Birdlife ha registrado parejas reproductoras.

Águila imperial ibérica

La comunidad alberga al 8% de la población reproductora nacional, según el censo del año pasado. «Extremadura es la única región donde se ha producido un descenso en el número de territorios de cría en la última década», afirman los autores, que también lamentan que la comunidad «conserve documentos obsoletos sobre la zonificación de especies en vigor». Esto «compromete seriamente su supervivencia, exponiendo sus áreas sensibles a la ubicación de proyectos incompatibles con la vitalidad presente y futura de las poblaciones».

Aguila pescadora

Se detectó una pareja reproductora en 2015, pero ya no se está reproduciendo, dice la publicación. Se pueden ver algunos especímenes hibernando cerca de embalses, ríos, pantanos, humedales y otras áreas donde pueden pescar para su propia comida.

Alcotan. europeo

«Es más frecuente en Cáceres, en los pinares del Sistema Central, donde, sin embargo, parece estar en declive. Se encuentra localmente en mayor densidad en los pinares de Tiétar y Monfragüe, y es más escaso en Badajoz », recoge SEO / Birdlife.

Raisers rojizo

Sólo existe en Extremadura y en otras tres autonomías. La región alberga el 28% de la población nacional, o entre 3.000 y 7.500 ejemplares. El 70% de ellos tiene su hábitat en la provincia de Badajoz, según el Libro Rojo, que especifica que desde 2004 la población de Badajoz ha disminuido un 86%. “Se están extendiendo cultivos emergentes que desplazan a los tradicionales y no son aptos como hábitat, como es el caso del pistacho y el almendro que en Badajoz sustituyen a viñedos y olivares”, explican los autores, que denuncian “el proceso de destrucción del hábitat por parte de la ‘ puesta en marcha de proyectos fotovoltaicos que conducirán inevitablemente a la desaparición de parejas, como ya ha ocurrido en Badajoz ». En Cáceres la especie está presente en encinas y olivos silvestres.

En Europa ya se habla de la degradación de nuestros hábitats ”

«Extremadura sigue llamando la atención de los aficionados a la ornitología por la cantidad de especies que permite ver en un día, pero está empezando a cambiar», comenta Marcelino Cardalliaguet, responsable de SEO / Birdlife en Extremadura y colaborador del Libro Rojo de aves. En los foros de turismo ornitológico, entre empresas británicas o alemanas -añade- ya hay constantes comentarios sobre la degradación de los hábitats que está sufriendo nuestra región ”.

“Ya hay zonas que han perdido su encanto ornitológico, como las estepas de La Serena, Los Llanos de Cáceres y Trujillo o La Albuera, o las dehesas y estepas de la comarca central, que se van llenando de cultivos intensivos leñosos”, añade el delegado de la organización medioambiental. Al analizar las causas de esta degradación, cita «nuevos usos agrícolas, que en los últimos veinte años han destruido ecosistemas bien conservados». «Extremadura ya no es el lugar donde la biodiversidad se ve por todas partes, casi sin esfuerzo. Sigues buscándolo, pero empieza a ser necesario buscarlo ‘.

Trinquete europeo

Un censo realizado en 2019 indicó que existían 173 parejas en la región, cifra muy inferior a las 700 estimadas en 1994. En las últimas dos décadas, la superficie de ocupación ha disminuido entre 80% y 85%. Esta tendencia negativa «está asociada a importantes transformaciones de los hábitats agrícolas, con grandes extensiones reorientadas a cultivos forestales intensivos y de regadío», explican los investigadores. “De hecho -añaden- en Extremadura se ha producido un aumento de la mortalidad de los pichones en el nido en el medio de regadío respecto a los nidos en las zonas de posío (tierras áridas que han descansado durante más de un año y uso extensivo), lo que sugiere que la contaminación por plaguicidas podría afectar a sus poblaciones.

chorlito de Kent

Las primeras referencias de anidación en la comunidad se remontan a 2015. En 2007 se estimaron entre 5 y 25 parejas reproductoras, y de 25 a 100 en 2014. “El lugar principal fue el embalse de Valdecañas, donde se descubrió como criador en 2011, con 47 parejas reproductoras, cifra que en 2018 se redujo a solo cuatro ».

Ganga ortega

Aproximadamente 855 personas se registraron en la región en 2019, frente a un estimado de 1,500 en 2005. Sin embargo, los autores creen que el censo de 2019, estos estudios son muy complejos, podría subestimar la población real.

Cometa real

Castilla y León, Navarra, Extremadura y Aragón representan alrededor del 90% de la población española. Y entre Castilla y León, Extremadura y Aragón acogen el 70% de la invernada y el descanso nocturno. La EES considera que «en Andalucía, Castilla La Mancha y el sur de Extremadura, la especie debe ser considerada en peligro crítico, debido a la importante tendencia a la baja de sus poblaciones».

Avutarda

Las estepas cerealistas de Extremadura y las del altiplano sur son las principales zonas de cría y concentración invernal. Muchos ejemplares proceden de Francia.

Águila perdicera

Extremadura alberga alrededor del 13% de la población nacional. Solo Andalucía la supera en importancia, donde ronda el 45%.

Aguilucho montagu

La región alberga alrededor de 600 parejas, aunque en un declive demográfico significativo. Badajoz registra una de las mayores poblaciones de España.

Buitre egipcio

La Sierra de San Pedro y sus cerros, las sierras que bordean el río Tajo y Las Villuercas son los principales núcleos de la comarca. El Libro Rojo denuncia el aumento de casos de intoxicaciones y reivindica la protección de «zonas de reproducción o concentración de individuos de gran y creciente importancia para la especie en España». Entre estos, cita «zonas cercanas a Cáceres, donde recientemente ha habido una tendencia al sedentarismo (dejar de migrar)».

Cernícalo común

La región cuenta con 1.541 parejas reproductoras, que constituyen el 16% de la población nacional. El número de especímenes ha disminuido en más de un 70% desde 2004.

cigüeña negra

La mitad de los ejemplares de España se encuentran en la región. La mayoría en Cáceres, que aglutina a un tercio de la población nacional. Su situación es estable, aunque los parámetros reproductivos (productividad y velocidad de vuelo) muestran una tendencia claramente negativa. El Libro Rojo pide un plan de recuperación de la especie en la comunidad autónoma.

paleta común

Los humedales de Extremadura, principalmente cuencas artificiales como las de Montijo, Arrocampo, Alqueva o Azud del Guadiana en Badajoz, juegan un papel importante en los movimientos migratorios de la especie entre las colonias del norte de Europa y el sur de España. La región pasó de cinco parejas reproductoras en 2000 a cincuenta en 2010 y a 80 en 2015, pero en 2017 se redujo a 60, repartidas en diez colonias.

Asunto ibérico

La región no llega a los mil individuos, cuando en 2005 tenía 1.250.

Avutarda euroasiática

Alberga al 4% de la población española, aunque contando la población invernal llega al 7%. “En el periodo 2011-2019, el descenso es alarmante, alcanzando el 67% en Cáceres y el 70% en Badajoz”, apunta SEO / Birdlife, que no obstante considera necesario realizar nuevos censos de la especie.

Otras especies

El Libro Rojo de la SEO también hace referencia a la presencia en la comarca extremeña de otras aves, entre otras por ejemplo: corredor sahariano, carrizo, cernícalo vulgar, grajilla occidental, martín pescador, canasta común, golondrina común, perdiz perdiz, pico de paaza, morito común, porrón penacho y bigotudo.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *