Energías alternativas: una posible alternativa al cierre de la central nuclear de Almaraz

Energías alternativas: una posible alternativa al cierre de la central nuclear de Almaraz

La central nuclear de Almaraz cerrará en 2028. Será una pérdida significativa para el PIB de la región, ya que la instalación genera empleo y riqueza en la zona. Una alternativa laboral y económica para compensar el cese de la actividad nuclear sería el megaproyecto industrial de producción de baterías de litio que el grupo Volkswagen llevará a cabo en España.

Extremadura es una de las dos opciones consideradas para albergar esta factoría. El otro es Sagunto (en Valencia), que parece ser el favorito para ser el destino final del proyecto.

En la región, aunque no se ha revelado la ubicación exacta, Navalmoral de la Mata es la posibilidad más ruidosa. Existe ExpacioNavalmoral, un polígono industrial muy bien equipado – que cumple con los altos requerimientos eléctricos de la fábrica de baterías – y que cuenta con una sola empresa establecida.

Espacio libre

En este polígono, según Avante -propietario del espacio-, hay 2,1 millones de metros cuadrados disponibles y «para una fábrica de baterías como la proyectada se necesita un millón de metros cuadrados», dijo Matías Carnero, presidente de una ‘entrevista en Abril del comité de empresa de SEAT y miembro del consejo de vigilancia del grupo Volkswagen.

Además, es en la misma comarca donde ahora mismo se ubica la planta de Almaraz. El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha repetido reiteradamente que no consentirá el cierre de la central nuclear sin una ocupación alternativa de la zona.

La instalación del megaproyecto de baterías de litio, que supone una inversión de entre 2.000 y 3.500 millones de euros y la generación de hasta 5.000 puestos de trabajo directos, con un mínimo de 3.000, sería una opción para el futuro de la zona.

Extremadura tiene sus puntos fuertes en esta carrera con Sagunto. Los yacimientos minerales que proporcionan algunas de las materias primas necesarias para el proceso se encuentran ubicados en la región. Aunque la lejanía de los lugares donde se producen los vehículos eléctricos puede contarse entre las debilidades de la opción extremeña.

Las minas de la región no solo suministran litio, que se extraerá de Las Navas, en el municipio de Cañaveral, en Aguablanca (en Monesterio) también hay níquel, ambos necesarios para fabricar las baterías.

La decisión final sobre la ubicación de la megaindustria la tomará Volkswagen, incluso si la construcción de la fábrica se financiará con fondos europeos de nueva generación (plan de recuperación Post-Covid para Europa) y los criterios los establecerá Perte ( Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) del vehículo eléctrico, que será elaborado por el Ministerio de Industria.

En este sentido, el criterio de reparto de la riqueza entre los territorios que defiende el gobierno puede ser un recurso adicional a favor de Extremadura.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.