«En cinco años no puedo recordar cinco minutos sin dolor»

«En cinco años no puedo recordar cinco minutos sin dolor»

Maribel dice que en los últimos cinco años, la vida ha pasado a sus lados mientras ella ha permanecido en la hibernación de su sillón. Es el tiempo que no ha podido caminar erguida, teniendo que levantar la pierna derecha con las manos para acostarse y viviendo con un dolor que no le quita ni las dieciocho pastillas que toma al día. Su columna no puede soportar el peso de su cuerpo y mientras espera una operación para reforzar sus vértebras con placas y tornillos, lo ha perdido todo: su taller, sus máquinas, su hueco en el mundo del arte, al final, su vida.

En Badajoz se la conoce como ‘La Ratona’, el nombre de su taller que tuvo primero en su casa, luego en el barrio de Llera y finalmente en la calle Encarnación, en el corazón del Casco Antiguo. Allí retomó una vocación que descubrió en la carpintería de su abuelo, en la que posteriormente se formó con la licenciatura en Bellas Artes y con la que logró adentrarse en el mundo artístico de la ciudad, especializándose en el diseño y fabricación de piezas de hierro y acero. , madera y resina.

Hasta que pudo dedicarse de lleno a su taller, pasó muchas horas en bares y restaurantes para poder pagar su hipoteca y mantener a su hija, que sigue creciendo sola. Y finalmente llegaron los importantes encargos, el reconocimiento a su obra y su lugar en la lista de artistas de Badajoz.

Ya entonces apareció el dolor, que comenzó como ciática, que se alivió con antiinflamatorios. «Lo que inicialmente eran crisis aisladas se han convertido en un dolor cada vez más intenso e invalidante». Con un trabajo creativo que requería el esfuerzo físico de dar forma al hierro o la madera y sin poder darse de baja porque el dinero que no ganaba no vendría de otra manera, trató de cuidarse, de buscar soluciones. en osteopatía, acupuntura o fisioterapia, pero sin descansar.

«Mi cuerpo colapsó»

En este momento de crisis intermitente, Maribel ya conocía a los médicos. En los diez años que soportó hasta que el dolor literalmente la duplicó, no ha habido ningún diagnóstico para ella. “En 2017 mi cuerpo colapsó. El médico de familia ni siquiera sabía a dónde llevarme porque el dolor y la inflamación irradiaban tanto que me acompañaba un cólico renal, intestino irritable … Tuvieron que vestirme, ducharme, acostarse, sentarse, levantarse, Estaba absolutamente adicto. Tenía 37 años y no he podido enderezarme desde entonces.

«A los 37 tenían que vestirme, ducharme, sentarme, acostarme y levantarme, yo era absolutamente adicto»

Tuvo que renunciar a proyectos que la emocionaban, como subir las escaleras del nuevo edificio de Las Tres Campanas o la escenografía de una compañía de teatro que estaba a punto de convertir escenarios como el Romano de Mérida. Pero no pensó en absoluto que esta crisis duraría hasta hoy. “No sabía lo que me iba a pasar. Cuesta mucho encontrar un lugar para vivir de mi profesión y lo que quería evitar a toda costa era perder mi trabajo ».

Entre las pastillas

No podía elegir porque aunque el dolor, en sus palabras, estaba evolucionando, nunca desapareció del todo. «Durante los últimos cinco años, no recuerdo cinco minutos sin dolor». Maribel no puede estar de pie en horizontal, por eso duerme (bebé) en el sillón del salón, acurrucada entre los cojines, con un cuenco lleno de ampollas y un vaso de agua en el reposabrazos y varios ovillos de lana de colores con los que lanzar tu creatividad. fuera.

En cinco años esta Badajoz se ha topado con protocolos médicos de consultas, citas, tratamientos, esperas, quejas …, que ha intentado aligerar vendiendo las máquinas de su taller para pagar consultas y pruebas de forma privada y poder seguir viviendo . El neurocirujano le dijo que padecía síndrome facetario, una erosión de las facetas de las vértebras de la columna vertebral que la obliga a caminar como una anciana.

“El primer día que me vio me dijo que la solución era operarme, pero que antes de llegar al quirófano tenía que probar una serie de tratamientos. Infiltraciones, ozono, bloqueo epidural y diatermocoagulación … Nada me quitó el dolor y ya no podía soportar las agujas en la espalda ».

«Cuando el neurocirujano decidió que había vivido lo suficiente y que era hora de operar, fue hace 4 años».

Durante este período, sus tratamientos fueron paliativos, a través de la Unidad de Dolor y sus ingresos a urgencias. Dice que sabe exactamente cómo reacciona su cuerpo a la química. Lo ha probado de todo, incluida la morfina que llevaba un año y medio tomando y que le hizo ‘simio’ cuando se la quitaron, que -confesó- “es lo peor que he sentido en mi vida, ni siquiera el dolor.» Ahora su tratamiento es de 18 pastillas al día, pero dice que el dolor nunca desaparece.

“Cuando el neurocirujano decide que he vivido lo suficiente y que ha llegado el momento de la cirugía, han pasado cuatro años. Me incluye en la prioridad dos, lo que significa que debería estar en el quirófano en tres meses, pero todavía estoy esperando hoy. El dolor limitó mi vida y mi profesión se truncó, pero siento que mucha burocracia y mucho protocolo médico es lo que me ha robado gran parte de mi tiempo ”.

Maribel ya está a las puertas de su tan esperada operación. «Mi esperanza es que el neurocirujano me haya dicho que me pondrá de pie, pero todavía no puedo imaginarme qué será de mí después». A los 42 años está lista para empezar de nuevo, incluso desde cero.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *