El equipo de Mérida con doscientos infartos en un año

El equipo de Mérida con doscientos infartos en un año

Médicos, Enfermeros y Auxiliares en el Tratamiento de los Infartos en Mérida / JM ROMERO

Se han invertido ochocientos mil euros en la sala de hemodinámica del hospital de Mérida y alcanza registros similares a los de grandes hospitales como el Virgen del Rocío

antonio gilgado

Cuando el concejal Vergeles visitó la nueva sala de hemodinámica del hospital de Mérida, el doctor Cerrato le hizo un símil futbolístico. “Si tienes al Real Madrid, quieres que juegue en un campo de hierba y no de tierra”.

Se invirtieron 800.000 euros en máquinas de imagen más potentes para mejorar los resultados. Y los datos, explica Cerrato, hablan por sí solos: en su primer año de actividad, aumentó un 14% el número de cateterismos, angioplastias, implantes de stents coronarios e intervenciones urgentes en caso de infarto.

Cerrato habla de la evolución de su departamento. En 2014, matiza, se dio el primer paso porque hasta entonces muchas de las intervenciones que ahora se están haciendo se referían a Badajoz. Poco a poco fueron asumiendo más casos y el reconocimiento definitivo llegó con los nuevos equipos. Para estas intervenciones se instaló un aparato completamente nuevo. Fue el más moderno de España y durante un tiempo único en Europa.

Han estado trabajando durante un año con máquinas de definición de imágenes de más de sesenta pulgadas que los médicos distribuyen según lo que ven. Y con un polígrafo de última generación. Pueden integrar CT y ecocardio en una sola imagen antes de la cirugía.

El año pasado se realizaron mil doscientos ochenta cateterismos y seiscientas sesenta angioplastias. “Para una habitación es mucho, mucho”, insiste.

De media sale cinco al día incluyendo sábados y domingos. Pero los sábados, domingos y madrugadas son solo emergencias.

También aumentaron significativamente las primarias. Pacientes con infarto severo que mueren si no son tratados en menos de noventa minutos. Doscientas intervenciones urgentes resueltas el año pasado. Los doscientos infartos en su habitación son los mismos que registra, por ejemplo, el hospital Virgen del Rocío. Con mayor volumen de población. El protocolo del código de infarto lanzado hace tres años ha batido récords cada año. En 2020 fueron ciento sesenta. El siglo XIII de 2021 es interpretado por el Dr. Cerrato como un salto cualitativo definitivo. “Trabajamos mucho. No lo negamos, pero cuando ves los datos te llena de orgullo porque ves que el esfuerzo de todo el equipo merece la pena y repercute en los pacientes». El noventa por ciento de los cuidadores ingresan por una enfermedad coronaria. Angina de pecho o infarto de miocardio que, cuando una arteria está obstruida, debe abrirse con una guía por la que se introducen los stents. Con el dispositivo de paquete localizan el punto obstruido en segundos, el stent se abre y aplana la obstrucción.

El otro diez por ciento se debe a problemas con las válvulas y se requiere cateterismo porque las válvulas coronarias deben revisarse antes de repararlas. Lo normal, explica Cerrato, es que cada paciente no tarde más de cuarenta minutos. Aunque hay que tener en cuenta el procedimiento, la preparación inicial antes de poner la máquina en funcionamiento. La cual suele durar un máximo de veinte minutos. En promedio, por lo tanto, cada caso pasa una hora en la habitación. Cerrato aclara que no se trata de una cirugía, sino de una intervención. No abren el pecho ni ninguna cavidad. Los catéteres pasan a través de la arteria radial de la muñeca. Y cuando se abre, el stent se atasca en la arteria coronaria y dura toda la vida. El cuerpo lo asimila. El paciente siempre permanece consciente y habla con el profesional sanitario. Las sedaciones son realmente extraordinarias. Una o dos veces al año. Solo cuando se ponen muy nerviosos y no queda más remedio que llamar a los anestesistas. Mirando al futuro.

Dados los números, esperan que pronto se incorpore otra sala para derivar aún menos casos a Badajoz.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.