Crónica Negra: El asesinato que cerró los bares de Badajoz

Crónica Negra: El asesinato que cerró los bares de Badajoz

Un día sin desayuno en Badajoz y sin cerveza al final del día. El 10 de octubre de 1985 se cerró la gran mayoría de bares, cafeterías y restaurantes de la capital, Badajoz. Fue una protesta porque unos días antes el dueño de un club de ocio había sido estrangulado adentro.

El asesinato que cerró los bares de Badajoz fue apodado ‘el crimen del cinturón’ porque la víctima se presentó un viernes por la mañana asfixiada con esta prenda. En ese momento ya existía preocupación entre los dueños de los locales de entretenimiento porque varios habían sufrido severos ataques y robos. Con la muerte del acompañante, los hoteleros explotaron porque el restaurante se quedó con la puerta abierta y las luces encendidas toda la noche, pero nadie se dio cuenta. Informaron que era prueba de que ninguna patrulla policial patrullaba la zona. Fue en la Ciudad Vieja.

Ya eran las siete de la mañana cuando un vecino, sorprendido de ver el local abierto, alertó a la familia del dueño, quienes lo encontraron asesinado adentro. “Lo que nos parece intolerable es que desde las once de la tarde hasta las siete de la mañana estuvo tirado en el bar, que estaba abierto, con la televisión encendida y en una zona conflictiva como su puesto y cuya puerta era por la que había pasado la policía. seis o siete veces esa noche. No sucedió, lo que no se puede aceptar. O si pasaron y no se dieron cuenta de lo que pasaba, que es inconcebible ”, dijo uno de los hoteleros que asistió a la protesta.

Se realizaron tres arrestos poco después del crimen, pero después de 72 horas todos fueron liberados, lo que ni siquiera se ha calmado.

El día de la protesta, el 98% de los lugares de entretenimiento de la ciudad, incluidas tabernas, cafés y restaurantes, estaban cerrados. Los pocos que continuaron con su negocio estaban llenos de clientes, empresarios, según las crónicas de la época, y fueron duramente criticados por sus compañeros por mantener el negocio.

La descripción que hizo HOY el 10 de octubre de 1985 recuerda el encierro de hace un año y medio. “Quioscos cerrados, terrazas vacías y calles con menos aglomeraciones de lo habitual, debido al cierre unánime de cafeterías y bares donde miles de badajonses desayunan todos los días y toman algo después del trabajo, eran la tendencia generalizada”, ha publicado este diario. . La huelga no solo ha afectado al centro, sino que se han sumado todos los barrios e incluso los locales de ocio de Talavera la Real como muestra de solidaridad.

La Asociación Provincial de Empresarios aseguró que el asesinato fue el colmo de la paciencia de la industria. Afirmaron que todas las noches debían enfrentarse a alborotadores, matones y delincuentes sin contar con el apoyo de la policía.

Uno de los problemas recurrentes fue el jolgorio de los presos en licencia. Todos los fines de semana, como advirtieron los hoteleros, la prisión provincial autorizaba la salida de los internos cuyo régimen carcelario les permitía permanecer en la ciudad por unas horas.

«Como ejemplo, les diré que, recientemente, uno de esos presos con licencia y una motocicleta entró en un bar estadounidense y amenazó a los empleados diciendo que si alertaban a la policía, es posible que no pudieran regresar. El próximo fin de semana, pero otros Habrían ido a su casa ”, dijo uno de los empresarios afectados HOY. El mismo hotelero informó que, días antes del asesinato, otro colega había sido golpeado en uno de los locales de la Plaza de España.

El grupo de hoteleros pidió reunirse con el gobernador civil (ahora delegado del gobierno). Pidieron más presencia policial porque no podían permitirse tener seguridad privada en todas partes.

Un mes después, el crimen del cinturón seguía abierto y el miedo pasó de golpear a los hoteleros a extenderse por Badajoz porque había un nuevo asesinato. Un joven estudiante de medicina, que era tuno, apareció apuñalado varias veces en el Parque Infantil, cerca del auditorio Ricardo Carapeto. La guitarra y la cartera del joven fueron arrojadas al estanque de Castelar.

Dos asesinos sueltos

Se disparó la alarma en Badajoz, donde los vecinos creían que ambos delitos podían estar vinculados, ya que no era habitual semejante serie de violencias. La policía lo descartó por completo y luego el titular de HOY fue que había dos asesinos sueltos en la ciudad. Y así continuaron, porque ambos casos quedaron sin resolver.

La policía explicó que no estaban relacionados porque el ‘modus operandi’ era diferente y también el perfil de los asesinos. Creían que la persona que estranguló al posadero era «un hombretón, no demasiado joven, con poca educación y posiblemente con antecedentes penales». Mientras que la persona responsable de la muerte del estudiante «debe ser bastante joven, posiblemente con una educación media y probablemente sin antecedentes penales».

En el caso del estudiante también hubo sospechas, pero no se ha probado su responsabilidad. De hecho, encontraron un cabello debajo de una uña, pero en la década de 1980 la prueba de ADN no era tan precisa. Se concluyó que este remanente correspondía al 90% del cabello del principal sospechoso, pero el juez consideró que no era suficiente.

En cuanto al hotelero, había un cuarto recluso. Fue un residente del centro quien denunció a uno de los principales sospechosos. Cuando la policía verificó que el acusado tenía coartada, interrogaron al informante. Todos estaban en libertad condicional, pero años después todavía no habían sido procesados.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.