Ataque de Rusia: «Ciertamente ya se están cometiendo crímenes de guerra en Ucrania»

Ataque de Rusia: «Ciertamente ya se están cometiendo crímenes de guerra en Ucrania»

Desde que Rusia atacó Ucrania, Cástor Miguel Díaz Barrado (Madroñera, 1959) no ha dejado de recibir llamadas para analizar esta guerra. Es profesor de derecho internacional público y relaciones internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, pero primero pasó por la Universidad de Extremadura y fue decano de la Facultad de Derecho.

–¿Cómo define lo que está pasando en Ucrania?

-La intervención armada que están realizando las tropas rusas se puede calificar como un acto de agresión. Lo digo claramente, es decir, todos los hechos ocurridos hasta el momento caen dentro de los parámetros establecidos por la Resolución 3314 de 1974 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que define el acto de agresión. Y este es el acto más rechazado por la comunidad internacional y debe ser condenado. Lo que está pasando en Ucrania es muy grave.

-¿Entonces estos hechos podrían ser juzgados en un tribunal internacional?

– Merecen ser juzgados como un crimen internacional. Que sea procesado o no depende de varias circunstancias, pero materialmente es bastante grave, sobre todo ahora que se están produciendo ataques contra civiles. Lo que pasa es que para ello se necesitan una serie de requisitos formales. En este caso, los crímenes de guerra pueden haberse cometido ya, seguramente ya se han cometido por la información que nos está llegando. El fiscal de la Corte Penal Internacional abrió un examen preliminar en 2014 y lo que ha decidido ahora es abrir una investigación sobre todos los hechos ocurridos en Ucrania desde 2014 y ampliarla a lo que ocurre ahora.

¿Cómo puedo ayudar a Ucrania desde Extremadura?

– ¿Cree que la Unión Europea reaccionó demasiado tarde?

– La UE ha mostrado una gran unidad y se están implementando todas las opciones posibles, pero sí hay un déficit en la Unión Europea porque carece de autonomía estratégica y militar, y todo esto ocurre dentro de la UE. No creo que haya actuado tarde, sino que las circunstancias también dificultan la acción concreta. En cuanto a las sanciones, actuaron con bastante rapidez.

“El derecho internacional siempre está en discusión, pero es un elemento a favor de los estados débiles”

– ¿Cree que estas sanciones impuestas a Rusia son suficientes?

-Nadie ve lo suficiente para detener la agresión, pero también se están tomando medidas para suministrar armas al ejército ucraniano para la defensa del territorio. Por lo que se ha observado, será muy difícil detener la agresión rusa en este momento. Hay que tener en cuenta que no es el primer estado en realizar un acto de agresión, pero cuando sucedió en los últimos años ya pensamos que la comunidad internacional era lo suficientemente fuerte para detenerlo. Ya hemos descubierto que no lo es. La comunidad internacional en ocasiones se encuentra impotente ante supuestos de este tipo, quizás porque el sistema creado a partir de 1945 aún no es lo suficientemente útil para responder a hechos tan graves.

-Los expertos económicos hablan de un efecto boomerang por las sanciones contra Rusia. ¿Esto ya está pasando?

–En un marco descentralizado como el orden internacional, ese es el problema. Las sanciones económicas podrían producir algún tipo de consecuencias en el Estado que las impone. A pesar de esto, deben ser adoptados. Lo que no puede ser es que Rusia realice una intervención armada de esta magnitud y la comunidad internacional guarde silencio.

– ¿Cree que el derecho internacional ha fallado con este conflicto?

-El derecho internacional es un ordenamiento jurídico que siempre está en discusión, y más cuando hechos de esta gravedad aparecen en las portadas de los diarios. Es un instrumento a favor de los estados débiles, a favor de la paz y la convivencia. Es cierto que ahora ha habido un colapso del derecho internacional, que ha sacudido esta situación, pero debe seguir vigente. De lo contrario estaríamos en la ley de la selva. Tienes que tener reglas y son muy simples: no usar la fuerza en las relaciones internacionales y la resolución pacífica de disputas. Aquí es donde deberían haberse movido las diferencias entre Rusia y Ucrania.

“Pensábamos que la comunidad internacional tenía la fuerza para frenar estos actos y ya hemos visto que no es así”

– ¿Qué papel juega China en este conflicto?

– Por ahora, silencio con aquiescencia. Aunque hubo unanimidad en la comunidad internacional contra la agresión, China no participó, demostrando de alguna manera que Rusia tenía razón. Hace unos meses, durante la visita de Putin a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, hubo una reunión con el presidente chino. Ya ha habido una manifestación pública en la que tanto Rusia como China han afirmado tener una visión estratégica del mundo diferente a la de Estados Unidos, pero China tampoco ha expresado su apoyo directo a Rusia.

– El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, dijo que Putin tiene la intención de reconstruir el imperio soviético. ¿Es posible?

-Es difícil. Una vez ocurrida la desintegración, que comenzó en 1990, ahora sería muy difícil repetir el pasado en los mismos términos. Lo que ha dejado muy claro el gobierno de Moscú es que necesita un espacio en el que establecer su control y que la OTAN no llegue a sus puertas. Veo imposible reconstruir el imperio soviético tal como era antes de 1989. Lo que está claro es que Rusia quiere expandirse y moldear el dominio más allá de su territorio.

-¿Entonces podría llegar a otros países?

– Esperemos que no. Estos días hemos visto algo de amenaza para Finlandia y Suecia, pero entiendo que no, esto es parte de la escalada verbal.

¿Durará mucho la guerra?

– Hacer profecías en las relaciones internacionales siempre es imposible. Para las tropas rusas estas horas son cruciales porque están tratando de controlar las grandes ciudades de Ucrania. Lo peor es que el conflicto ya pasó y esto ha sido una derrota para el derecho internacional, pero sobre todo para la comunidad internacional. Todos perdemos con un conflicto de esta naturaleza y escala, y esperamos que dure lo menos posible y tenga la menor cantidad de víctimas.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.