Airef evalúa las políticas de gasto en salud y empleo de la Junta

Airef evalúa las políticas de gasto en salud y empleo de la Junta

El gasto sanitario en equipamiento de alta tecnología será uno de los temas a analizar. / HOY DIA

La agencia ha puesto en marcha un estudio que incluirá medidas para reducir costes y mejorar la eficiencia de los servicios públicos

Juan Soriano

La Junta de Extremadura ha iniciado un proceso de evaluación del gasto sanitario y de las políticas activas de empleo con el fin de aplicar mejoras que permitan una gestión más eficiente y un ahorro de costes. Para ello contará con la colaboración de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

La salud, con 2.000 millones de euros, y el empleo, con unos 385, junto a la educación son las voces de las políticas sociales que roban más dinero de los presupuestos del próximo año. De ahí la importancia de evaluar cómo se realiza este gasto.

Según ha explicado el Ministerio de Hacienda, desde hace unos años el Ayuntamiento y Airef vienen colaborando de forma satisfactoria, con conclusiones en los análisis de este organismo «que son de gran valor para el diseño de políticas públicas».

Paralelamente, la administración autonómica ha participado en varios estudios realizados por el organismo como parte del proyecto encargado por el gobierno en 2018 para la revisión del gasto público en áreas como subvenciones (estrategia y trámites facilitadores), salud (gasto sobre prescripción hospitalaria) y empleo (políticas activas e incentivos a la contratación).

A fines del año pasado, se dio un paso más al pedirle a Airef que desarrollara un plan de acción para evaluar el gasto público en salud y la efectividad de las políticas activas de empleo implementadas en la comunidad. La entidad ya ha realizado un trabajo similar para Andalucía, Castilla y León, Cantabria y Cataluña en temas como el sistema universitario, el funcionamiento de empresas y fundaciones públicas y la construcción de infraestructuras. Estos informes suelen incluir propuestas de mejora así como reformas estructurales que contribuyan a una mejor gestión de los fondos públicos. Algo a lo que ahora aspira Extremadura.

La intención del gobierno regional es que esta evaluación ayude al diseño de políticas públicas «con el objetivo de incorporar mejoras en la gestión de estas áreas de especial importancia que se traduzcan en el bienestar de Extremadura».

Conclusiones en 2023

Tras celebrar varias reuniones para definir y organizar el trabajo, el Consejo de Gobierno aprobó la comisión formal para el estudio de revisión mencionado el pasado mes de septiembre. Este trabajo ya ha comenzado y continuará durante todo el año 2022, por lo que se esperan conclusiones para principios de 2023.

La revisión de las políticas de salud incluye los recursos humanos, el gasto hospitalario, la compra de medicamentos y bienes de capital de alta tecnología, la gestión de los sistemas de información.

Una vez aprobado el plan de acción, el plazo de ejecución de la obra es de doce meses. Las evaluaciones se dividirán en dos fases. Durante los primeros siete meses se abordará el análisis del gasto farmacéutico y las inversiones en equipos de alta tecnología.

En la segunda parte, que se solapa en parte con la primera, se estudiará la política de recursos humanos del Servicio Extremadura de Salud, la contratación pública y el modelo logístico de compras y salud.

El objetivo final es determinar las posibilidades de optimización del gasto y la sostenibilidad del sistema ante incrementos de costos. Como se recogió HOY, las entradas en medicamentos y suministros hospitalarios han crecido un 60% en tres años. Los presupuestos regionales de 2019 han recaudado 210 millones para estos fines y en las cuentas del próximo año, aún afectado por la pandemia del covid, supera los 335 millones.

En cuanto a las políticas laborales activas, su análisis se considera importante por su impacto social y los recursos que gestiona. En este caso, se evaluarán los principales programas gestionados por la Junta de Extremadura. Estos incluyen fondos para promover el autoempleo y la contratación por parte de las autoridades locales de la región.

En este caso, el plazo máximo para la finalización de las obras es de ocho meses. La intención es determinar la utilidad y alcance de las medidas actuales y proponer las reformas que podrían introducirse para optimizar la intervención pública en el mercado laboral.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.