Agustín Carreño, la calle de la discordia en Navalmoral

Agustín Carreño, la calle de la discordia en Navalmoral

Agustín Carreño Camacho, nacido en Navalmoral de la Mata el 23 de julio de 1909, fue alcalde de 1942 a 1957, durante la dictadura franquista. Antes y después fue médico, que empezó a ejercer desde muy joven, a los 21 años, en Jaraíz de la Vera, y luego se especializó en pediatría en Madrid, donde fundó una academia. Es por eso que muchos lo recuerdan más que alcalde por su profesión, que ejerció hasta su muerte en 1974.

Su nombre aparece en la lista de 17 calles, una avenida y una plaza que deben cambiar de nombre de acuerdo con la Ley de Memoria Histórica, aprobada por el pleno con los votos del PSOE, Unidos por Navalmoral y Extremeños (8), contra el PP (5), la abstención de la ciudadanía (2) y la ausencia en ese momento de un alcalde socialista y de la concejala de Vox.

De hecho, es el nombre que más polémica ha generado, ya que aunque algunos vecinos han rechazado el cambio en las redes, creyendo que «hay cosas más importantes en las que gastar dinero», el resto, en su mayor parte, son personas. que tenía poco o nada que ver con Navalmoral, en gran parte militar.

Agustín Carreño es una calle larga y funcional, generalmente llena de vehículos estacionados, cerca de la Plaza de La Chíritu, que la familia quisiera conservar. Preguntaron, primero recolectando firmas y luego enviando una carta abierta a los vecinos que no estaban de acuerdo con esa decisión.

A su juicio, el acuerdo plenario se adopta con la excusa de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica “que los grupos políticos que lo apoyaron interpretan de manera amplia, sesgada, sectaria y contraria a su letra y espíritu. El artículo 15.1 insta a las administraciones a retirar escudos, insignias, placas y demás objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la insurrección militar, la guerra civil y la represión de la dictadura. No es el caso de Agustín Carreño, que nunca ha elogiado ni patrocinado ninguna revuelta o acto de represión ».

Muy joven. Agustín Carreño fue nombrado alcalde en 1942, solo tiene 33 años y permaneció allí hasta 1957. /

HOY DIA

Por el contrario, aseguran que dedicó su vida y tiempo a «ayudar a los demás, buscando el desarrollo y la prosperidad de Navalmoral», pues creen que las obras y esfuerzos «relevantes» culminaron durante su mandato, como el suministro de agua corriente, demostrar. , la construcción del parque municipal, el Jardincillo, el distrito de Minas, la clínica, la Plaza de Abastos, el campo de fútbol y el cuartel de la Guardia Civil o la reapertura del Hospital Antimalárico.

Unos aciertos que el difunto cronista oficial, Domingo Quijada, ya había recordado en 2018 en el informe que había elaborado la primera vez que el PSOE había llevado la cuestión a pleno y en el que había defendido que, como otras figuras del momento, han dedicado calles o plazas «por el trabajo que han hecho a favor de Navalmoral, no por su ideología o posiciones».

«La Ley de la Memoria Histórica no protege la retirada del nombre de una calle por simples razones políticas. No constituye excusa ni señal para utilizar el nombre de nuestras calles por motivos sectarios y partidistas. Y no permite una revisión general y acrítica del camino para borrar de nuestra historia a quienes han dado su tiempo y lo mejor por la modernización de Navalmoral ”, añaden los familiares.

Es por ello que creen, para concluir, que “la aplicación excesiva y extensiva de la Ley, lejos de ser utilizada como instrumento de armonía, reparación y convivencia, se convierte así en un instrumento para tratar la moral y utilizar el nombre y la honra de nuestro familias para reescribir nuestra historia común como más te guste. La historia de Navalmoral pertenece a los moralos y no a los partidos.

Opinión de las partes

Alegatos similares fueron defendidos en comunicados separados por Vox y PP, quienes impugnaron el expediente llevado al Pleno porque «no se permitió la participación de los vecinos y porque la comisión de expertos creada por el consejo asesor, pero no puede imponer un criterio diferente al ejercido por Domingo». Quijada sin ningún rigor ».

Placa dedicada a Agustín Carreño, junto a la Cruz de los Caídos. /

HOY DIA

Domingo Quijada, en su estudio, informó sobre el tema e indicó lo que hacían por la gente -y para eso les dedicaban caminos, no por su ideología ni por sus posiciones- Sanz Catalá, Luis Julve, Sánchez Arjona o Agustín Carreño, sobre lo cual el comité de expertos no explica cómo elogiaron la revuelta militar, la guerra civil o la represión de la dictadura.

Por el contrario, Valentín Tomé, de Unidas por Navalmoral, defiende que no se pueden retener nombres como Sánchez Arjona, Calvo Sotelo o Agustín Carreño, ya que según el espíritu de la ley “cualquiera que ocupara un cargo público de poder durante el franquismo podía no tener un lugar en una hoja de ruta correspondiente a un entorno democrático como el actual. Navalmoral ha dado un gran paso a favor de la memoria democrática.

¿Y qué dice el equipo de gobierno, y sobre todo el PSOE, que ya ha experimentado los cambios hace más de tres años? Entonces, como hoy, es necesario «respetar la legalidad de la Memoria Histórica, contribuyendo así a cicatrizar las heridas abiertas en gran parte de la sociedad».

Precisando, eso sí, que no hay ningún tipo de animosidad hacia la familia de Agustín Carreño, ya que con su hijo, del mismo nombre, hubo una estrecha colaboración durante la anterior legislatura como consejero del Grupo Independiente por Navalmoral.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *