Elecciones en Andalucía 2022: Málaga pone a prueba su termómetro electoral

Elecciones en Andalucía 2022: Málaga pone a prueba su termómetro electoral


El PP partía hace cuatro años como favorito para romper el empate de los parlamentarios con el PSOE, y Ciudadanos y Vox buscan consolidar su ascenso

antonio m romero

Un total de 1.226.655 malagueños están llamados a las elecciones en Andalucía este domingo y marcarán con su voto el nuevo panorama político malagueño. Las elecciones andaluzas del 19 de junio son las primeras de un ciclo electoral que continuará en mayo de 2023 con las municipales, a finales del próximo año -si no hay avances- con las generales y ya en 2024 con las europeas. Hace cuatro años, los socialistas provinciales ganaron por votos en las elecciones autonómicas, pero hubo un triple empate en cuatro escaños con PP y Ciudadanos, el original Adelante Andalucía (con Podemos e IU en la coalición) ganó tres diputados y Vox consiguió dos. Desde entonces, el panorama ha cambiado y con él la relevancia de las elecciones de este domingo, que tomarán la temperatura política en Málaga.

El PP parte como favorito para ganar las elecciones de la provincia, según todas las encuestas de empresas demográficas públicas y privadas. Los partidos populares acuden a estas elecciones con el visto bueno de la gestión realizada en la Mesa y lo han dejado claro en campaña electoral y con viento a favor de su candidato a la reelección a la presidencia del Gobierno regional, Juanma Moreno. , quien encabeza la candidatura provincial. En el partido que preside Elías Bendodo son cautelosos y contienen euforia, pero tienen muchas ganas de intentar duplicar el número de parlamentarios de hace cuatro años y llegar a ocho, logrando en alguna regional sus mejores resultados en la provincia. logrado en 2008 y 2012. Moreno se ha volcado a la campaña en Málaga, consciente de que es una provincia clave y por ello el líder nacional del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha estado presente en dos ocasiones.

Las elecciones de este domingo son las primeras desde que Daniel Pérez llegó a la Secretaría General del PSOE en Málaga el pasado mes de diciembre, por lo que son la primera gran prueba de fuego a la que se enfrenta. Los socialdemócratas ganaron las elecciones provinciales de 2018 y ahora quieren volver a ganar y aumentar su número de escaños. José Aurelio Aguilar, quien debuta como líder de lista, se mostró optimista al respecto, pronosticando que se podría llegar hasta a seis parlamentarios; aunque se marcaron como objetivo en el partido consolidar el quinto puesto.

Como en el resto de Andalucía, el éxito de los socialistas dependerá de movilizar a su electorado que se quedó en casa hace cuatro años y de evitar la fuga hacia las masas populares. El PSOE malagueño lo puso todo al grill durante la campaña, donde organizó el acto más multitudinario con 3.500 personas en Cartama y la presencia del gobernador Pedro Sánchez. A ello se suma un destacado aterrizaje de Ministros: Isabel Rodríguez (Portavoz), María Jesús Montero (Ministerio de Hacienda), Félix Bolaños (Presidencia), Diana Morant (Ciencia), Luis Planas (Agricultura), Reyes Maroto (Industria y Turismo) y Nadia Calviño (vicepresidenta primera). Y la presencia de miembros de la dirigencia federal como Adriana Lastra, Santos Cerdán, Felipe Sicilia, Javier Izquierdo y Andrea Fernández, así como de los Portavoces del Congreso y Senado, Héctor Gómez y Eva Granados.

desafío naranja

Hace cuatro años, Ciudadanos llamó a la puerta de Málaga y se posicionó como la tercera fuerza política y con los mismos escaños que socialistas y partidos mayoritarios. Esos eran los días en que los liberales estaban de moda. Ahora la formación naranja llega a esta cita con las mesas electorales en una situación diametralmente opuesta, en una situación de debilidad y desintegración, como demuestran los últimos resultados electorales en otras comunidades y como vaticinaron los sondeos.

El reto al que se enfrenta la candidatura naranja, que encabeza Nuria Rodríguez, exdelegada de la Comisión de Turismo, como debutante, es conservar un escaño en la provincia. En este sentido, Ciudadanos mantiene la gestión llevada a cabo por el Gobierno regional durante los últimos tres años y medio y que Málaga fue una provincia en la que Ciudadanos contó desde el principio con un excelente apoyo electoral. En las elecciones autonómicas de 2018 recibieron el 19,80% de los votos.

En estas elecciones, Vox ha sido la gran sorpresa con su fuerte incursión en el parlamento autonómico y la obtención de dos escaños para la provincia.La formación de Santiago Abascal, con el viento a su favor y la utilización de gran parte de los votos de los ciudadanos de descontento, aspira entonces a consolidar su crecimiento y aumentar el número de plazas en Málaga. Para ello presentan una candidatura profundamente renovada, encabezada por Antonio Sevilla. Durante la campaña, Abascal y su candidata al Ejecutivo, Macarena Olona, ​​han dado especial importancia a la provincia celebrando diversos actos.

Paracaidista, Inmaculada Nieto encabeza la lista de Por Andalucía en Málaga como candidata a presidir la junta. Una candidatura que Adelante Andalucía, que cataloga a Carmen Máximo como número uno de la lista, impugna el voto del espacio ideológico a la izquierda del PSOE. En 2018, este espacio ideológico ganó tres curules provinciales, ahora enfrenta el desafío de mantenerlo, aunque la fragmentación podría perjudicarlo.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.