clipping TWBi5o 1557



  • El ruido, los malos olores, la contaminación, la mugre y las acumulaciones de los repartidores son las principales quejas que generan estas empresas.


  • Varios barrios de Barcelona lamentan la proliferación de cocinas fantasma que cocinan comida para vender a través de aplicaciones móviles


  • Un grupo de vecinos de Les Corts descubrió una cocina fantasma antes de ponerla en funcionamiento: “Será un Sinvivir en todos los sentidos”

La habitación de Juani se abre al refrigerador en una cocina fantasma. “Tengo que encender la televisión para poder dormir sin escuchar los motores”, lamenta la mujer que vive en Barcelona. Desde octubre de 2020, los vecinos de este bloque de pisos en el barrio de Baró de Viver se han visto obligados a convivir con la actividad de este negocio que cocina comida para vender a través de aplicaciones móviles en casa y que provoca grandes molestias allá donde se instale.

“Empezaron a trabajar en octubre y desde entonces los motores están muy ruidosos, gritan por la noche, los camiones pasan con un ruido terrible. Estoy completamente confundido ”, explica Juani.

“Lo sentimos El pescado y los mariscos huelen todos los días; desde las 6 de la mañana en el baño “, agrega Diana y califica la situación de” terrible “porque no pueden ventilar porque no tienen ventana.

Además, la hija de este vecino sufre autismo y los ruidos que comenta Juani tampoco la dejan dormir, lo que dificulta aún más la rutina de la pequeña. “Ella tiene un alta sensibilidad al ruido… Vino un chico a medir el ruido y tenemos un punto al que ir para llegar al límite, pero se dio cuenta por sí mismo de que este negocio no debería estar aquí ”, explica Diana.

Cocinas fantasma en Barcelona

NIUS

La La actividad en esta cocina fantasma es diaria, desde la primera hora del día hasta la madrugada, tanto entre semana como fines de semana y festivos. Un verdadero “Sinvivir”, según los vecinos que lo culpan Ayuntamiento desde Barcelona: “Lo que no puedo entender es que les permitieran hacer eso en un bloque de apartamentos”.

También en otras partes de la ciudad

El negocio de las cocinas fantasma se ha extendido a los barrios de las grandes ciudades. Un grupo de vecinos afuera Les Corts, también en Barcelona, detectó la instalación de uno antes de que comenzara y se han unido para impedir su actividad: “Vimos la chimenea, y cuando llegó el concejal se llevó las manos a la cabeza”.

El de la cuadra de Ana ocupaba 1,400 metros cuadrados dividido en dos plantas sótano, una planta baja y un piso. Más de 40 cocinas que aparecieron “todos a la vez”; Ni siquiera quiere imaginar el mal olor que se esparce por el vecindario. “Será un Sinvivir en todos los sentidos: por el olor, por la contaminación, por la movilidad de los repartidores que vienen por los pedidos y esperan todo”, añade.

Cocinas fantasma en Barcelona

NIUS

De hecho, creen que los dueños de la cocina fantasma han “engañado” al ayuntamiento. Afirman haber solicitado un pequeño permiso de trabajo cuando “este es un trabajo grande y debe hacerse en una zona industrial”, como añade Lidia, refiriéndose a la chimenea que surgió como consecuencia de la futura apertura de la cocina: ” La chimenea está adosada al edificio vecino, a las ventanas de los baños vecinos, y no tienen luz ni ventilación “.

Mientras tanto es Restauradores La zona aguarda acontecimientos con sospecha. “Pagamos por la terraza, por la limpieza, muchos permisos y no creo que tengan que pagarlos”, dice Magda, mesera de un restaurante. “Creo que es terrible que el ayuntamiento esté permitiendo que competencia desleal“, Concluye, mientras otro vecino agrega:” Vendes online y solo gana el dueño, se cargan todas las tiendas “.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *