La fiscalía llega a la conclusión de que la empresa de von Castor no ha cumplido con las órdenes de autorización

La fiscalía llega a la conclusión de que la empresa de von Castor no ha cumplido con las órdenes de autorización


Los imputados, de espaldas, al inicio de las audiencias judiciales en el caso Castor. / EFE

El ministerio también cree que la empresa ha retenido información relevante y asegura que es «innegable» que los terremotos afectaron la vida cotidiana de la población.

El Juzgado de Primera Instancia de la Audiencia Provincial de Castellón ha declarado condenada la sentencia en el caso Castor. La Fiscalía y las partes han presentado sus informes finales y conclusiones en las que nuevamente revelaron las mismas calificaciones legales que al inicio del litigio, con el único cambio en la fiscalía que redujo la infracción al eliminar el agravante de «riesgo de desastre». .

Ratificación de delitos

Así, el Ministerio Público y la privada querella en los delitos medioambientales de los directivos de la empresa que extrae el yacimiento de gas Castor en la costa de Vinaròs (Escal UGS SL) y de la propia empresa en el proceso de inyección, así como en el ámbito civil. responsabilidad por el daño moral de los 123 Afectados que fueron presentados como cargas particulares a través de la plataforma Aplaca.

Para el fiscal, se ha demostrado que Escal no cumplió con los reales edictos que autorizaban la actividad, ya que no se llevó a cabo en las condiciones previstas en el plan de explotación. El fiscal ha manifestado que durante la Fase 1 encontró la inyección de gas almohada con un caudal máximo de 8 millones de metros cúbicos por día cuando el caudal fue de 8 millones de metros cúbicos los días 5 y 6 de septiembre, que era el monto previsto para la cuarta Fase o cuarto año.

Además, cree que la empresa ha ocultado información «relevante». Para ello, se apoya en la correspondencia que el presidente de Escal, Recadero del Potro, envió al Ministerio de Industria en los días de la crisis sísmica. Dice que no transmite las incertidumbres e incógnitas que les da el Observatorio del Ebro, ni que incluso recomendó detener la inyección así como atenuar los terremotos detectados. «No se informó claramente y era información relevante la que se estaba ocultando, por lo que se debe aplicar el tipo de impuesto de ofuscación de información», concluyó.

«La actitud del comerciante y sus guías refleja la idea que tenían del campamento desde el principio», dijeron los fiscales, señalando que despreciaban el problema «porque estábamos en una zona con baja sismicidad y que el bajo riesgo no es» una razón para protegerse en ausencia de una evaluación de riesgos «.

Grave peligro

En cuanto a la responsabilidad civil hacia los afectados, el fiscal aseguró que es «indiscutible» que la situación «afecta la intimidad personal y familiar, la inviolabilidad del hogar y la calidad de vida de los ciudadanos de los grupos poblacionales afectados». y que el peligro es grave porque la población y los afectados eran numerosos. Ha tenido un gran impacto en su vida diaria «, dijo.

Recordó que a partir de los relatos de los testigos presentes en el juicio se comprobó la relación causa-efecto y temporal entre los terremotos y los daños a las viviendas, así como el miedo que habían sufrido. «Su testimonio no puede ser invalidado por la prueba pericial y el hecho de que algunos testigos que han sufrido daños no interpusieron una demanda porque la prueba no puede ser controvertida», concluyó.

El abogado del BCV Lex representante del reclamo particular, la Asociación de Afectados Aplaca, integrada por 123 víctimas, también dejó claro en sus conclusiones que se contrastaba la conexión entre el terremoto y la actividad industrial de Castor; y que había que evaluar el peligro sísmico, ya que la sismicidad inducida se conocía desde 2005, como lo demuestran los cientos de denuncias de grupos y plataformas.

Seguimiento insuficiente

También se dice que el seguimiento de Escal fue «inadecuado e ineficaz» en esos días y que el Observatorio del Ebro, que era el encargado de realizar este control, no fue informado de que se inyectaría gas en esos días. lo que demuestra que en caso de sismicidad no hubo registro peligroso.

El fiscal particular, al comparecer en el juicio, reafirmó la legitimidad de Aplaca y reafirmó el daño moral infligido a sus imputados, recordando que hubo 552 terremotos, 15 de los cuales fueron de la población con una intensidad de hasta 3 e incluso uno. golpeó el 4 el 2 de octubre, «lo que también fue confirmado por los propios trabajadores de la plataforma».

Ha señalado que, a pesar de que la jurisprudencia no tiene obligación de acreditar el daño moral, se ha presentado dicha prueba, incluido el cuestionario entregado a los socios de Aplaca, que concluye que el 81% son Afectados graves y extremadamente afectados, Algo que se escuchó con el testimonio de los afectados que pasaron por las audiencias judiciales.

Absolución libre

Los tres abogados de los acusados ​​han solicitado la absolución porque ni el fiscal ni los fiscales privados han presentado pruebas contra sus clientes y hablan de un «vacío de pruebas». Los fiscales fueron acusados ​​de «relato fáctico y predeterminado» y de no presentar pruebas sólidas en su contra.

Los acusados ​​de provocar terremotos con la plataforma Castor afirman que los terremotos fueron naturales

Exoneran a sus imputados Recadero del Potro y José Luis Martínez Dalmau como presidente y con una serie de personas calificadas y expertos en hidrocarburos, respectivamente, y que ninguno «tenía» indicios que cuestionaron, que estas personas no lo estaban haciendo bien y que no confiaban en que pudieran «.

Niegan cualquier ocultamiento de información y recuerdan la declaración del entonces subdirector general de Política Energética y Minería, Sergio López, de que continuará en cualquier momento y que incluso se ha contactado con el Ministerio con el Observatorio del Ebro para información directa.

También avalan la actuación de Escal una vez iniciada la crisis, asegurando que «ha actuado de forma responsable, prudente y adecuada en esta fase de inyección» y «desde el minuto en adelante» con un seguimiento más amplio de las presiones desde el día en adelante. «En España no había norma ni protocolo para actuar, pero Escal aún actuaba como si hubiera un sistema de semáforos», aseguró la defensa.

Sin prueba de daño moral

Duro se desempeñó como abogado defensor de José Luis Martínez Dalmau en la acusación particular, acusado de frívolo responsable de daño moral. «No se presentó informe médico, diagnóstico clínico o psicológico, y la mayor parte de lo que recibimos fue una encuesta que la mitad de los miembros de Aplaca ni siquiera completó».

También habló de «vacíos visibles» en la credibilidad de los daños a la propiedad de las casas, ya que los expertos dicen que el daño se debió más a defectos de construcción o al momento en que se construyó la casa. «No existen avalúos ni facturas a pagar por las reparaciones», destacando que los terremotos detectados fueron insuficientes para causar daños materiales, «y menos para causar daño moral».

Rendimiento «efectivo» y «proporcionado»

El defensor comercial se ha centrado en desmantelar la alegación de la fiscalía de incumplimiento de los reales decretos. Se ha asegurado que el número contenido en el plan de desmantelamiento del decreto de permiso no es un máximo y puede ser superado y que no se ha violado la ley ambiental, que habla de reparación, no de prevención, y que Escal sin embargo ha tomado la «vigencia «Mida, reduzca el caudal de inyección y» proporcionalmente «utilizando un sistema de luces de riesgo que no existía en ese momento.

También ha negado cualquier interés económico que hubiera resultado en acelerar el proceso de inyección. “Escal había solicitado su inclusión en el sistema de pago y no había prisa porque con ella no se podía conseguir nada, porque no era hasta la puesta en marcha definitiva, dy la extracción total del mismo. Y en ese momento estábamos al 25% de la inyección «, explicó.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *