Castellón | El proyecto verde del Ministerio de Agricultura para limpiar la montaña termina con diez burros muertos

Castellón |  El proyecto verde del Ministerio de Agricultura para limpiar la montaña termina con diez burros muertos


Los burros que debían limpiar la montaña, junto con el detalle de uno de los animales muertos. / Radio Castellón

La iniciativa puesta en marcha en Desierto de las Palmas se paraliza tras los intentos de construir cortafuegos naturales con animales

Haz de los animales grandes aliados para prevenir incendios forestales. Con esta idea en mente, la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencias Climáticas y Transición Ecológica puso en marcha una experiencia piloto en el Parque Natural Desierto de Las Palmas de Castellón el pasado mes de agosto.

El programa consistió en rescatar animales como burros e introducirlos en el parque natural para que ayudaran a sacar plantas y limpiar la zona de combustible para evitar incendios.

4 de agosto
Un total de 52 burros del Grau de Castellón han llegado a este parque natural de Castellón al paraje de la ermita de Les Santes, con la idea de que la experiencia se pueda trasladar al total de hectáreas que cubre.

La experiencia apenas duró dos meses. El Consell terminó el programa en octubre de este año «porque no funcionó», dijo el ministerio.
El motivo del fracaso del programa: la muerte de 10 burros.

Estas fechas solo se conocieron cuando un vecino de Cabanes dio la alarma en las redes sociales, lo que desató la indignación de grupos como Gecen (Grupo de Estudio y Conservación de Áreas Naturales), que denunciaron la opacidad del ministerio al respecto y pidieron responsabilidad por negligencia en la administración de este programa. «Hasta ahora solo han dicho desde el ministerio que han abierto un expediente, pero estamos pidiendo responsabilidad porque la mortalidad de estos animales no se debe a un evento específico ni a una situación intermedia porque hay fotos de algunos ejemplares hambrientos y eso no es un día ”, enfatiza el vocero de Gecen, Paco González.

Desde el grupo ambiental, entienden que deberían haber actuado de antemano y seguir el programa.

«No estamos en contra de este tipo de proyectos
para el manejo de la vegetación y la protección contra incendios con burros, caballos o vacascomo en otras áreas. Sí, en la forma en que se llevó a cabo la vigilancia y su negligente administración ”, enfatiza González.

Esta experiencia comenzó por iniciativa del propio parque natural «como otros similares que se están desarrollando en muchas otras partes del mundo, utilizando animales para limpiar la maleza de la maleza y combustible», explican desde el ministerio y, para ello, Tenía la de Mireia Mollà al frente del departamento «una ganadera propietaria de los animales» que los trasladaba a «una finca privada cuyo dueño autorizaba su uso».

procedimiento

Sin embargo, según confirmaron fuentes del ministerio regional a LAS PROVINCIAS, pronto quedó claro que «la experiencia no funcionó y recibimos una advertencia a principios de octubre de que los animales no estaban en lo que debían estar». Ante esta situación, «se le pidió al ganadero que retirara los animales».

Una vez que se haya enviado este pedido y se haya completado la iniciativa,
El ministerio decidió el martes «abrir un expediente para aclarar lo sucedido porque», admiten, «Es realmente inusual que estos animales tengan estos problemas en tan pocas semanas».

La administración no quiere especular sobre la causa o responsabilidad de lo sucedido, ya que los entrenadores del expediente ahora «tienen que hablar con los involucrados y aclarar qué sucedió exactamente con los animales y la experiencia».

Ante la pregunta de quién se encarga del cuidado de los animales, el ministerio asegura que «el ganadero es el responsable de los animales», pero evitan culparlo por lo sucedido e insisten en que lo hagamos Tenemos que esperar resultado del expediente por el que tiene. para hablar con todos los involucrados.

Uno de los burros del proyecto en el desierto de Las Palmas. / LP

«Cada vez que la visitaba, encontraba un animal inanimado»

El dueño de los 52 burros, Juan Lebrián, dijo ayer que a principios de este mes llamó la atención del ayuntamiento sobre el hecho de que “cada vez que visitaba a los burros, aparecía uno sin vida en una zanja o entre espinos. Entonces murieron un total de diez burros. Lebrián negó que el departamento que dirige Mireia Mollà le haya ordenado retirar los animales introducidos durante la prueba piloto en el Desierto de Les Palmes en agosto.

El pastor enfatizó que desconoce la causa de la muerte de los animales, pero señaló que «estaban heridos en las piernas», heridas que consideró correspondían a las de «perros de caza utilizados para cazar jabalíes».

El ganadero, que ya ha sacado a los burros de la zona, sospecha que tras la muerte de diez de sus animales se encontrarán manos humanas, ya que cree que les es imposible «cortar los cables o el pastor eléctrico». También afirmó: “Un burro no salta en los arbustos espinosos. Es imposible perder diez burros en dos meses y medio si tienen suficiente comida.

Para apoyar esta hipótesis, Lebrián contó la historia de otro ganadero que “tenía burros en otro barranco cercano y un día se topó con un cartel que decía que o quitaría una campana que llevaban los burros, o la matarían”. . todos «. En este caso, sin embargo, el párroco de Castellón niega haber recibido advertencias o amenazas previas.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *