Una patera en la Avenida Roncesvalles de Pamplona, ​​símbolo para conmemorar el Día Mundial del Refugiado


PAMPLONA, 18 de junio (EUROPA PRESSE) –

La Dirección General de Política Migratoria del Gobierno de Navarra conmemora el 20 de junio el Día Mundial del Refugiado con una exposición fotográfica en la Avenida Roncesvalles de Pamplona titulada “Refugiados: Huyendo para vivir”.

Además de las fotografías que se pueden ver junto al monumento del Encierro hasta el próximo día 28, también se mostrará una patera rescatada en el Estrecho de Gibraltar en 2018. El barco estaba a 4 millas del cabo de Trafalgar en Cádiz.

A bordo viajaban 55 personas de origen magrebí; De ellos, 24 eran menores de edad y dos mujeres. Llevados al puerto de Barbate, cuatro de ellos requirieron tratamiento médico y dos fueron trasladados al hospital.

En 2018, 768 personas murieron en el Mediterráneo mientras intentaban llegar a la costa española. Por ello, esta embarcación se muestra como “un símbolo de este camino lleno de riesgos”, personas que viajan en busca de refugio, como enfatizó el ministro de Política Migratoria y Justicia, Eduardo Santos.

Las imágenes mostradas son obra de cuatro fotoperiodistas navarros y reflejan algunos de los motivos de la huida de los refugiados de sus países de origen así como los peligros a los que están expuestos durante su ruta migratoria.

El gobierno de Navarra dijo en un comunicado que se pueden ver imágenes de la guerra en Siria, retratos de personas que han sido perseguidas por su constitución sexual, o las duras condiciones en las que atraviesan el Mediterráneo desde Turquía hasta Grecia.

Los fotoperiodistas de estas instantáneas son Iván Benítez, Unai Beroiz, Daniel Burgui y Maite Hernández Mateo. El trabajo de estos comunicadores, que llaman la atención sobre la dramática situación de los refugiados, también tiene un espacio de homenaje y recuerdo en esta exposición.

Una de las imágenes mostradas muestra a David Beriáin, periodista navarro, asesinado en Burkina Faso ese mismo año mientras grababa un reportaje sobre migraciones en el Mar de Alborán.

MINUTO DE SILENCIO

La muestra se inauguró este viernes con un acto en el que, además del apartado de política migratoria y justicia, están representadas diversas asociaciones de migrantes o dedicadas al refugio, acogida y acompañamiento.

Precisamente, tras una intervención del consultor y un refugiado en Navarra, se descubrió el barco, que se colocó entre dos vallas que sostienen los lienzos con las fotografías.

Luego se guardó un minuto de silencio en memoria de los migrantes que murieron en el mar en busca de un lugar seguro. Un silencio que solo se rompe con la música del tema ‘Mediterráneo’, interpretado por Pedro Razkin, de la banda La Fuga.

El asesor Eduardo Santos señaló que “no solo se pierden estas vidas por naufragios como los mencionados, sino que también hay muertes en campamentos de refugiados o cuando estas personas caen en manos de mafias despiadadas que prácticamente las esclavizan”.

Todas estas circunstancias se reflejan en las imágenes recogidas en la exposición, que se llevarán a diversas localizaciones de la Comunidad Autónoma durante los próximos meses, algunos de los cuales los ayuntamientos ya han manifestado su interés por la organización.

Con esta muestra, los navarros buscan “un ejercicio de empatía” que el ministro Santos ha pedido para “ir más allá de las noticias llenas de números y presentarse en una situación similar a la de estas personas”.

“¿No tomaríamos la misma decisión de huir, de vivir? ¿No querríamos entonces que nos dieran la bienvenida como las personas que somos, dondequiera que vayamos? “

La exposición incluye 13 fotografías del drama de los refugiados, tomadas en diferentes partes del mundo por los cuatro fotoperiodistas navarros. Las imágenes están intercaladas con datos sobre solicitantes de asilo y refugiados en el mundo y textos que cuentan algunas de sus historias y sentimientos. Además del castellano y el euskera, estos textos también combinan inglés, francés y árabe.

Los lienzos sobre los que se han impreso textos e imágenes han sido colocados en vallas que intentan simbolizar los muros y vallas que las personas que huyen para vivir se encuentran en su camino y que les dificultan o en ocasiones les impiden hacerlo para que logren el objetivo. metas seguras que necesitan y anhelan.

Además de las fotografías de gran formato, Iván Benítez muestra escenas de la guerra de Siria, que ha producido tantos miles de refugiados en los últimos años, y los muros que encuentran los migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos.

Maite H. Mateo aporta dos retratos en imágenes y palabras de personas que por su condición sexual tuvieron que huir para salvar sus vidas. El fotoperiodista Dani Burgui refleja con sus imágenes dos de las rutas migratorias más frecuentadas hacia Europa: la llegada a la isla de Lesbos desde Turquía y la llamada “ruta de los Balcanes”.

Unai Beroiz, por su parte, muestra el inicio del fin de esta ruta migratoria con el rescate de estas personas por barcos de salvamento marítimo como el Aita Mari.

La decimocuarta imagen de la exposición cambia las tornas, porque convierte a un periodista en protagonista. Es la foto de Juan José Pérez Monclús que muestra a David Beriáin de guardia con migrantes rescatados del Mar de Alborán.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *