Una pareja y su hijo, con discapacidad, sin techo durante una semana

Una pareja y su hijo, con discapacidad, sin techo durante una semana


Airam del Pino Viera, nacido hace 35 años en la capital tinerfeña, reconoce que su vida dio un vuelco el pasado mes de agosto cuando perdió su trabajo en Ibiza, por lo que decidió trasladarse a Santa Cruz, donde inicialmente se instaló en la casa familiar. Aunque estaba casado y tenía un hijo de 9 años, trató de buscar otras alternativas de alojamiento que se le opusieran.

Este chicharrero, que pasó su infancia y juventud en los barrios de Ofra y Añaza, admite que no tuvo una vida fácil, «pero todos tenemos derecho a equivocarnos» y la capacidad de volver a la vida normal después de pagar la deuda «, dice.

Desde que llegó de Ibiza, ha asegurado que estuvo primero en casa de su madre hasta que acudió al Instituto Municipal de Bienestar Social, que le concedió una pensión; su esposa, Lorena Serrado Fernández, de 37 años, dice que también pasó un tiempo en el centro de recepción municipal. Airam admite que en octubre pasado se informó de un caso de Covid-19 en la casa de huéspedes donde el ayuntamiento le había puesto plazas. «Estaba abrumado y decidí ir solo y buscar una casa».

“Un conocido me ofreció una casa y hasta le pagué una cantidad”, explica sin reproche, admitiendo que era la casa que un conocido había dejado como ocupante ilegal y se la ofreció a Airam, su esposa e hijos. Permanecieron en esta Casa de Ofra durante dos meses hasta que la orden de lanzamiento, que estaba prevista para el 22 de mayo, se pospuso al 21 de julio. En esta segunda cita Lorena se trasladó a Málaga para un reconocimiento médico de su situación personal y cuando regresó a Tenerife resultó que Airam había perdido su casa precisamente porque había sido ocupada por otra persona. «No lo culpo, porque yo también vivía en una casa sin contrato», admite.

En esto forma sinuosa de garantizar un techo para su esposa e hijo, aseguró que había encontrado otra casa desocupada y cuando estaban a punto de mudarse encontraron que los dueños habían instalado una cerradura y un sistema de alarma. “Eso pasó hace unas semanas, hemos estado en la calle desde entonces; y gracias a que contamos con la ayuda de compañeros de la plataforma anti-evacuación, «que dieron la bienvenida a la madre y al hijo para que puedan pasar la noche y por la mañana se reúna la familia».

Airam explica que el único dinero que tenía se gastó en pagarle al conocido para que le diera la casa que estaba a punto de dejar. Arriba, Lorena, que tiene una discapacidad reconocida, afirma que ha perdido su pensión desde que se mudó a Tenerife; De hecho, actualmente están en proceso de reclamar esta ayuda.

El esposo de Lorena asegura que no puede acceder a ayuda porque vive en la casa de su madre y los recursos económicos de la unidad familiar le impiden recibir ayuda; Aparte de que la relación entre su familia se está deteriorando porque, según Airam, tuvo que elegir entre el amor y su madre y hermanos y eligió a Lorena.

Este matrimonio especifica que su hijo, que nació en Tenerife hace nueve años, tiene una discapacidad reconocida ya que sufre de pie zambo, una malformación caracterizada por la posición de los talones en relación con las piernas con las plantas hacia adentro. Lorena señala que el seguimiento médico, que incluso incluyó operaciones, se realizó en Málaga y que ella misma pagó lo máximo posible por las intervenciones de su hijo, a pesar de su deterioro de salud.

Ayuda de la plataforma

Airam y Lorena aseguran que se enteraron hace una semana que un grupo de desalojos se está movilizando frente a la sede del gobierno canario. “Nos pusimos en contacto con ellos y desde entonces Airam y yo nos hemos quedado aquí con algunos compañeros con mis hijos. Estamos muy agradecidos de que nos traten como si fuéramos su familia y que se preocupan por nosotros.

Esta pareja asistirá hoy a una nueva cita con la trabajadora social que está a cargo de su caso. “Nos ayudaste, pero está claro que no fue la ayuda que necesitábamos, porque mira dónde estamos sin techo para nuestra familia”, explica Airam. Este vecino de Ofra se queja: «Debería habernos ayudado antes», aunque vinieron desde Ibiza en agosto del año pasado, y reconoce que le han cedido plaza en una pensión desde IMAS. «Necesitamos un hogar donde podamos llevar una vida normal en familia», dice Airam, recordando sus experiencias en los sectores de la construcción, la hostelería y los servicios. «Pedimos un techo, eso es lo único», dice, como si fuera fácil de conseguir. Y su esposa Lorena asegura que hay muchas casas vacías en Santa Cruz, “y hay familias como nosotros con un niño con discapacidad y yo que necesitamos un techo. No se preocupe por el trabajo; Estoy buscando eso ”, dice Airam, confiando en que la reunión de hoy con los técnicos del IMAS le proporcionará un techo.

Airam y Lorena afirman que su hijo, nacido en 2012, está matriculado en el colegio Ofra Vistabella, aunque están construyendo un nuevo centro para facilitar la movilidad del niño en silla de ruedas. Ellos garantizan que el niño y su madre ahora cuentan con el apoyo de los miembros de la plataforma, que los acogen en sus hogares pero exigen un techo. «Este mes nos estamos quedando sin cartillas de racionamiento que nos dio IMAS; Apreciamos este beneficio ”, admiten, pensando en voz alta,“ Necesitamos un techo para comer y disfrutar de la familia que somos.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *