seo U38130177152oro

No hay en Extremadura una estepa en sentido estricto, pero un buen número de paisajes de agroestepa, es decir, campo abierto con cultivos que atraen especies icónicas y ayudar a mantener la región como referencia mundial en ornitología. “Y si queremos que siga así, seguir visitando gente de lejos para ver las aves de aquí, tenemos que cambiar algunas cosas”, dice Marcelino Cardalliaguet, delegado regional de SEO / avifauna, acabas de renovar con Fundación Iberdrola la Campaña de rescate de aves esteparias agrícolas.

Ese acuerdo firmó ayer un Trujillo da continuidad al año pasado y permitirá que estas aves las encuentren mejores hábitats en puntos estratégicos del mapa regional. “Actuaremos 452,550 hectáreas que hemos dividido en nueve áreas ”, explica Cardalliaguet, que cita entre los lugares especialmente sensibles La Serena, La Campiña Sur y Los Llanos de Cáceres, Trujillo, La Albuera, Alcántara y Brozas. “Además”, agrega, “en la región hay otras áreas agroesteparias que están disminuyendo, como El Gordo y margen norte del embalse de Valdecañas, entorno de Guijo de Coria, Villanueva del Fresno o zonas de Zafra, Bienvenida y Usagre“.

Dentro de estas 452,550 hectáreas, la asociación ha identificado 140,866 que atienden las principales áreas de Anidamiento. Y el año pasado se acercó a los propietarios de 16 granjas para acordar un retraso en recogido o la modificación de algunos Practicas de la agricultura Peligroso para los nidos, ya que estas aves se refugian y anidan en cultivos maduros o pastizales. Varios propietarios han recibido una compensación económica del Ayuntamiento por los daños que les ha causado el cambio en estos usos, fórmula en la que se seguirá trabajando este año. Además, este año estarán marcados con transmisores satelitales uno o dos ejemplos de avutarda para hacer un seguimiento a largo plazo.

“Es un campaña de rescate – Resume el delegado de SEO / Birdlife -, para evitar la muerte de las pocas parejas restantes de especies como la avutarda, ya en Peligro de extinción, la avutarda, con fuerte tendencia negativa, o el aguilucho aguilucho Montagu, también en regresión. En el caso de la avutarda, su censo se ha reducido a la mitad en los últimos años, y el de la avutarda en un 60%, afirma Cardalliaguet, que define el trabajo como “uno de los mayores sobre distribución de especies que se realizan en España, y que permite Extremadura sea la región con la mejor información sobre estas tres especies y también sobre otros cinco: el ganges ibérico, el orga ganga, el zarapito, el aguilucho lagunero y el cernícalo vulgar ».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *