Un castillo utilizado como arena.

Un castillo utilizado como arena.

A todas las ciudades les gustaría tener una arena. Otros se contentan con una estructura portátil para celebrar sus festividades. En la localidad de Barcarrota, en Badajoz, nunca ha habido problema porque su plaza de toros, al menos su embalaje, existe desde hace siglos. Tienen la plaza desde finales del siglo XIX dentro de su castillo, una construcción defensiva con origen en el siglo XII en cuyo patio de armas se colocó posteriormente la arena. La presidencia se ubica en la Torre del Homenaje cada vez que se celebra una corrida, muchas veces porque la afición es grande y los carteles están programados con una continuidad que a muchos municipios les gustaría.

Un ruedo tan curioso es tan discreto que no se ve desde la ciudad, salvo esa citada torre de la fortificación que emerge junto a la Plaza de España donde se ubica el Ayuntamiento. Es propiedad municipal y si algún aficionado quiere visitar este peculiar ruedo, lo único que tiene que hacer es pedir la llave al ayuntamiento y acceder al interior para confirmar el uso del Castillo de las Siete Torres, que aún conserva sus siete murallas. .

Se trata de un edificio almohade del siglo XII que luego se convirtió en la residencia de los primeros señores de la ciudad tras la Reconquista. Como se detalla en un cartel en la entrada, en el siglo XVIII se añadió su Torre del Homenaje, el templo que alberga el reloj de la ciudad, y ya en el siglo XIX se construyó un ruedo en el patio de armas. , «Uno de los más bellos y únicos de Extremadura», reza.

Cifras. En sus tejas destacan los toreros que han pasado. /

hoy dia

Sobre sus orígenes, Francisco Joaquín Pérez González, en su publicación «La actividad taurina en Barcarrota a finales del siglo XIX (y otros datos posteriores relativos a la Sociedad Plaza de Toros)», precisa que el ruedo de Barcarrota se inauguró en 1887 La fortaleza, perteneciente a la Casa de Montijo, se encontraba en mal estado y fue vendida a la Municipalidad luego de que la Municipalidad hubiera pedido que la propiedad «o reformar el edificio, dado el peligro que representaba para el barrio y que, al mismo tiempo, una vez fue refugio de matones, o para ser demolido ”, dice el investigador.

Actualmente el estadio Barcarrota tiene una capacidad de alrededor de 5.000 asientos y está clasificado como un estadio de tercera categoría. Un detalle: como es sabido, en Barcarrota son especialistas en cerámica, por lo que en la entrada reflejaron en los azulejos un reconocimiento de tres figuras – Enrique Ponce, Antonio Ferrera y Miguel Ángel Perera – que actuaron en esta plaza.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *