“Ser accionista del quinto banco solo puede ser bueno para nosotros”

“Ser accionista del quinto banco solo puede ser bueno para nosotros”

La Fundación Caja Extremadura inicia una nueva trayectoria, que pasa a formar parte de Unicaja Banco, entidad en la que se fusionó Liberbank y que se ha convertido en la quinta de nuestro país. El cambio los convirtió en accionistas más pequeños, aunque con un pastel más grande. La presidenta de la Fundación, Pilar García Ceballos-Zúñiga, cree que la operación “sólo se puede ver de forma muy positiva”, también por los intereses del organismo heredero de la ex Obra Social de Caja Extremadura.

«Éramos partícipes de Liberbank con un porcentaje cercano al 5% y ahora casi hemos llegado al 2%, es decir, desde ese punto de vista se reduce la presencia como accionistas, pero la nueva entidad financiera es la quinta en España. La entidad se fortalece y, por tanto, se beneficiará la parte económico-financiera que nos interesa como accionistas ”, asegura.

“A pesar de ser una entidad independiente del banco, como accionistas vemos que esta fusión es muy positiva, también desde otras perspectivas comerciales y de retención laboral. La verdad es una etapa apasionante para la entidad resultante e incluso se habla de que entrará en el Ibex 35. Bueno, ya veremos ».

Hemos comprobado que si los proyectos se llevan a cabo en colaboración con otras entidades, los efectos se multiplican ”

Pilar García no descarta que todavía haya nuevas fusiones en el panorama bancario español, “lo que falta es saber quiénes serán los actores, pero la tendencia es fortalecer las entidades como se ha hecho hasta ahora, y es un proceso”. que creo que seguirá en el futuro porque, además, las autoridades reguladoras, el Banco Central Europeo o el propio Banco de España también lo recomiendan.

La Fundación asume que habrá un reparto de dividendos, que los alimenta para sus proyectos, lo que no ha sido posible en el último año debido a los cambios provocados por la pandemia.

Por su tamaño, Caja Extremadura no tiene un presidente en el consejo de administración del nuevo banco, al igual que la Fundación Unicaja y la Fundación Cajastur, que mantienen un paquete accionario muy superior. La circunstancia no parece preocupar a Ceballos-Zúñiga, quien recuerda que “en Liberbank teníamos representación en ese momento, pero con posteriores ampliaciones de capital nuestra participación ya se ha reducido por debajo de niveles suficientes”.

Respecto a los proyectos que se han desarrollado en los últimos años, el presidente de la Fundación asegura que continuarán “sin afectar a nada”.

«Tenemos muy claras y mantenidas nuestras tres líneas de actuación: la cultura, el emprendimiento y la parte social. Seguimos con nuestros planes y también estamos satisfechos porque hay proyectos muy ilusionantes como el que tenemos en colaboración con la Fundación Botín ». La Caja Extremadura también cuenta con el programa “Contigo más cercano”. “El fondo de inversión de este programa que se creó con Liberbank con fines solidarios seguirá trabajando con la nueva entidad”, dice.

En la parte de emprendimiento, continuaremos con Samara Rural, que ya ha completado varias ediciones, y mantendremos la Samara Emprende para empresas, además de los premios que se otorgan.

Para García, la fusión bancaria puede abrir nuevas vías de colaboración con otras fundaciones. “Nos dimos cuenta de que si los proyectos que iniciamos se llevan a cabo en colaboración con otras entidades, los efectos se multiplican. Por tanto, en esta nueva etapa se abren nuevos horizontes para colaborar, por ejemplo, con la propia Fundación Unicaja, que tiene líneas muy importantes, y con las demás que también forman parte del nuevo banco. Ya estamos explorando esta posibilidad de planificar juntos ahora que somos accionistas del mismo banco.

Entre las ideas de futuro también está la de aprovechar la celebración de La Edad del Hombre en 2022 en Plasencia para celebrar actividades complementarias con el fondo cultural que posee la Fundación, estrechamente vinculado a la ciudad de Extremadura a través de la Sala d ‘Otoño y Trabajo abierto. «Plasencia es una ciudad importante para nosotros y seguimos apostando por ella. Es cierto que con la pandemia todo se ha congelado un poco, pero sin duda Las edades del hombre es un momento importante para realizar acciones en paralelo ”.

En cuanto a las opciones de la Fundación para enajenar sus activos, Pilar García no las contempla en este momento. Por el contrario, cree que la gestión del edificio Coliseo de Cáceres, cerrado desde hace 15 años y ahora alquilado a la cadena de gimnasios Altafit, salió bien. “También es una ventaja para la ciudad, porque creemos que un edificio cerrado no tiene ningún sentido. Si tiene un uso, gana el propio edificio, pero también el público en general, como creo que pasó en Cáceres, y así lo vemos nosotros con el resto de inmuebles que tenemos. Cualquier opción mixta también beneficiará a la ciudad misma.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *